Buscador avanzado

Conmemoración de los jesuitas asesinados en San Salvador, en 2015.Oscar Rivera / EFE

El día del asesinato de mis queridos compañeros jesuitas de El Salvador estábamos escondidos en un barranco Rogelio Ponseele, sacerdote belga, y yo. Concretamente en el norte del departamento de Morazán, zona controlada entonces por el FMLN.

Ocho años atrás (11 de diciembre 1981) más de mil campesinos desarmados fueron asesinados en el Mozote y otros caseríos del Norte de Morazán por el mismo batallón Atlacat que asesinó a los jesuitas. Entre los asesinados hubo más de 100 niños menores de 12 años (136 ya encontrados sus restos). La única sobreviviente, Rufina Amaya, contó muchas veces cómo se desarrolló aquella horrible matanza en la que asesinaron a sus cuatro hijos, uno de ellos de pecho.…  Seguir leyendo »

Un monumento en El Mozote, donde el batallón Atlácatl de la Fuerza Armada de El Salvador masacró a unas mil personas en 1981 CreditSusan Meiselas/Magnum Photos

Durante la brutal y sangrienta guerra civil de El Salvador, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), una coalición de grupos guerrilleros de izquierda, y la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), partido político de extrema derecha que tenía sus propios escuadrones de la muerte, fueron enemigos a muerte, asesinos y asesinados.

Desde el homicidio en 1980 del arzobispo Óscar Romero —cuyo autor intelectual fue el fundador de Arena— hasta la firma de un acuerdo de paz en 1992, miles de campesinos fueron masacrados. A líderes sindicales y estudiantes les ataron con alambre los dedos pulgares detrás de la espalda, luego les dieron un tiro de gracia y dejaron sus cuerpos detrás de centros comerciales como una advertencia para los demás.…  Seguir leyendo »

Susan Meiselas/Magnum Photos. Soldiers searching bus passengers along the Northern Highway, El Salvador, 1980

Between errands and a family dinner one Sunday in October 2015, Professor Angelina Godoy hurried to her office at the University of Washington in Seattle to pick up a book for her teenage daughter. When she unlocked the door, it took her a moment to notice that her computer was gone. An external hard-drive had been taken, too. There was sensitive information on both of the stolen devices about a pending lawsuit against the Central Intelligence Agency, and a former, once-powerful Salvadoran colonel with ties to the US. In place of the computer on her desk was a hand-carved wooden cat about three inches long with its front paws extended and its back arched.…  Seguir leyendo »

Tributo al Arzobispo Óscar Romero por Jamie Morgan. Foto: Franco Folini / Flickr

La historia del salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, más conocido como monseñor Romero, es la de la defensa de la paz, la solidaridad y los derechos humanos. A los 35 años de su muerte y tras su reciente beatificación, este documento contextualiza la vida y muerte del arzobispo en vísperas de una guerra civil.

Contenido

(1) Introducción: monseñor Romero en el gran angular
(2) La historia en monseñor Romero: una aproximación a la problemática de la crisis salvadoreña
(3) Guerra civil y construcción de la paz en El Salvador: una aproximación al proceso salvadoreño
(4) Monseñor Romero en la historia: constructor de la paz

(1) Introducción: monseñor Romero en el gran angular

Hay momentos que se graban y permanecen siempre en la memoria colectiva, que hacen la historia y permanecen en ella; y nos acordamos para siempre de qué hacíamos y dónde estábamos cuando sucedieron.…  Seguir leyendo »

Mural de Óscar Romero en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales de la Universidad de El Salvador.

El coronel, jefe del destacamento, ordenó a su tropa tomar la pequeña iglesia del poblado y traerle a su despacho la imagen de San Antonio. Los soldados cumplieron la misión, llevaron la imagen al puesto de mando y esta permaneció secuestrada en el cuartel. El coronel acusaba a San Antonio de colaborar con la guerrilla, estaba convencido que este santo prevenía a los insurgentes de los operativos militares que lanzaban sus tropas. Se desconoce si el coronel intentó torturar la imagen para obtener información o exigirle algún milagro, pero la historia es totalmente verídica. Ocurrió en el departamento de Morazán durante la guerra civil de El Salvador en los años 80.…  Seguir leyendo »

A escasas semanas de la investidura del nuevo presidente salvadoreño, el efemelenista Salvador Sánchez Cerén, y tras un proceso electoral convulso en el que el partido opositor, Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), llegó incluso a pedir la nulidad de los resultados electorales argumentando “falta de imparcialidad” del Tribunal Supremo Electoral por no atender a su petición de hacer un recuento “voto por voto”, parece evidente que los grandes retos de este nuevo Gobierno irán de la mano de “los problemas de siempre”.

Las cifras de feminicidios, aun habiéndose reducido en un 76% entre 2011 y 2013 según la Red Feminista Frente a la Violencia Contra las Mujeres (RED-FEM), continúan arrojando vergonzantes porcentajes de impunidad promovidos en gran parte, por la negación de los propios jueces a aplicar la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres aprobada en 2011.…  Seguir leyendo »

La avalancha de acontecimientos tanto internacionales como domésticos que acaparan nuestra atención -empezando por ese monstruo denominado "la crisis" y siguiendo con la incidencia de flagrantes casos judiciales hasta la espléndida irrupción de triunfos deportivos de destacado relieve mundial-, nos hacen olvidar muy fácilmente acontecimientos y conmemoraciones cuyo peso moral y social merece un obligado recuerdo.

Así, no resulta extraño que pasara inadvertida en su momento una importante conmemoración: el 30º aniversario del vil asesinato de monseñor Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador, máxima autoridad de la Iglesia católica en aquel país y prominente figura del catolicismo comprometido con las clases más humildes de América Latina.…  Seguir leyendo »

Se cumple hoy una trágica conmemoración: el vigésimo aniversario de la muerte en El Salvador del padre Ignacio Ellacuría, rector de la Universidad Centroamericana (UCA), y de sus cinco compañeros jesuitas españoles, asesinados por una unidad del Ejército salvadoreño en la madrugada del 16 de noviembre de 1989, junto con las dos mujeres, madre e hija, que les atendían en su residencia en el campus de la propia universidad. Muy pocos días antes, Ellacuría había recibido en Barcelona el Premio Alfonso Comín, en solemne acto celebrado en el viejo recinto del Consell de Cent.

Según consta en el informe de la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas sobre El Salvador, la unidad del Ejército salvadoreño que perpetró el múltiple asesinato recibió la orden concreta de "eliminar a Ellacuría sin dejar testigos", requisito que costó la vida a siete personas más.…  Seguir leyendo »

En los años 1960-1970, la República de El Salvador (Centroamérica) se encontraba en estado de ebullición, con asesinatos de gente indefensa, organizados por los paramilitares, con una pobreza creciente y con movimientos sindicales que protestaban porque la reforma agraria no acababa de llegar.

Gran parte de la tierra estaba en manos de las '14 familias', que ni la trabajaban ni permitían que otros lo hicieran. Los cultivos existentes eran típicamente coloniales, o sea, no orientados a las necesidades de los habitantes del país, sino al comercio exterior. Durante esos años se cultivaba sólo café y algodón.

En su tesis doctoral, 'La teología histórica de Ignacio Ellacuría', José Sols Lucia escribe: En 1976, el Gobierno de Molina se había decidido a llevar a cabo una reforma agraria, de la cual el país estaba muy necesitado.…  Seguir leyendo »

Con nocturnidad, alevosía y sin piedad. Así asesinaron los militares del Ejército de El Salvador al filo de la madrugada del 16 de noviembre de 1989 en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) a seis jesuitas y dos mujeres salvadoreñas. Entraron en la residencia disparando y el primer tiro fue a dar al corazón de monseñor Romero en una fotografía suya que colgaba de la pared. Diez años después de su asesinato, sabían que seguía vivo en la memoria del pueblo salvadoreño y querían matarlo de nuevo. Luego sacaron a los jesuitas al patio, les obligaron a tumbarse boca abajo y les dispararon a la cabeza.…  Seguir leyendo »