Buscador avanzado

Después de 35 años de municipalismo democrático, el futuro del cambio democrático está cada vez más en las ciudades. La crisis económica y la posterior recesión han puesto el foco sobre la cercanía, el control democrático y las políticas destinadas muy directamente a la calidad de vida de las personas. El auge de movimientos críticos con el sistema de los aparatos de partidos, la crítica de la sumisión o de la dependencia, a las autoridades monetarias y al sistema bancario global del capitalismo, son ahora mucho más radicales que antes de 2011.

Pese a la importancia de las ciudades en el modelo de democracia propuesto por los movimientos sociales emergentes, nos encontramos con una fuerte inercia del modelo de municipalismo existente, a la vez que una generalizada ausencia de un modelo distinto, más cercano y más basado en las personas y adecuarlo a las estrategias generales de defensa de la ciudadanía que recorre la sociedad española exigiendo medidas de regeneración democrática del sistema político.…  Seguir leyendo »