Abbas Milani

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Estados Unidos e Irán rara vez coincidieron sobre cómo llevar adelante las conversaciones nucleares u otros elementos de sus relaciones bilaterales. Pero las sinergias y similitudes entre dos facciones -los iraníes intransigentes y los halcones de la actual administración norteamericana- son tan contradictorias como profundas. De hecho, la nueva estrategia de Donald Trump para Irán les ha dado a los radicales en Teherán motivos para celebrar, ya que han encontrado en el presidente estadounidense un aliado involuntario en su búsqueda de dominio político.

Durante años, los “radicales conservadores” de Irán -un concepto que combina conservadurismo extremo en cuestiones de fe y filosofía con visiones radicales sobre la violencia- han sostenido que la negociación y el reacercamiento con Estados Unidos son tontos e inútiles.…  Seguir leyendo »

Las elecciones presidenciales de Irán el 19 de mayo fueron paradójicas y potencialmente fundamentales. Comenzaron como un asunto aburrido: una probable victoria para el titular, Hassan Rouhani, que se enfrentaba a un grupo heterogéneo de conservadores experimentados o principiantes. Además, desde 1981 una presidencia de dos mandatos ha sido la característica predeterminada en la República Islámica. Así, los primeros ataques contra Rouhani se vieron como esfuerzos del líder supremo Ali Jamenei, sus aliados clericales conservadores y los Guardias Revolucionarios para debilitarlo y contenerlo en su segundo mandato.

Pero entonces la contienda se agitó, cuando los conservadores se unieron alrededor de un candidato tapado, Ebrahim Raisi, jurista de línea dura con un historial de brutalidad contra la oposición.…  Seguir leyendo »

Although the Israeli and Iranian governments have been virtually at war with each other for decades, the two countries have much in common.

Both are home to some of the oldest civilizations on earth, and both are primarily non-Arab states in a mostly Arab region. In the 1950s, David Ben-Gurion’s Israel and Shah Mohammed Reza Pahlavi’s Iran were bastions of secular nationalism; the shah pushed authoritarian modernization, while Ben-Gurion advanced a form of nonreligious Zionism. Only after the 1979 Islamic revolution in Iran did radical Islam all but eclipse this secular brand of politics. It held on for much longer in Israel but is now under threat.…  Seguir leyendo »