Abel Veiga Copo

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En Conversación en la Catedral, la tercera novela del hoy nobel Vargas Llosa, hay una pregunta elíptica y trasladable a cualquier país y situación, «¿Cuándo se jodió el Perú?”. Llevemos este interrogante a Venezuela: ¿cuándo y por quién se jodió Venezuela? Perdone amable lector por los vocablos, pero en la convulsión que vive el país, asomado al abismo y en frente de un precipicio de proporciones inauditas, no se nos ocurre mejor interpelación.

La demagogia, la vaciedad intelectual de esa suerte destructiva en que se ha convertido la filosofía chavista está conduciendo al país al vértice mismo de la confrontación social y política.…  Seguir leyendo »

Lealtad en política, lealtad política, lealtad a un país. Pero, ¿debe la lealtad abrazar también el ideario de un partido en todos sus extremos? ¿Qué entendemos por lealtad? ¿qué es, qué significa? Lealtad no significa imposición ni acriticismo. Lealtad no exige una comunión de ideas indefectible. Exige respeto, tolerancia. Principios y axiomas. El silencio no es un arma explícita de la lealtad, sí una manifestación. Lealtad y democracia pueden y deben convivir. Pero esta está por encima de aquella. El politólogo británico David Held nos ofreció hasta once modelos de democracia. Hoy la democracia parece secuestrada por los partidos, y si esta premisa es válida, ¿por qué y como lo hemos consentido?…  Seguir leyendo »

El tacticismo ha comenzado. Tensión de nuevo en la península coreana, tensión en el paralelo 38 el más militarizado del planeta. Música insonora de una partitura pentagrameada a la perfección. La escalada verbal y estratégica se ha instalado en el régimen comunista coreano. Corea del Sur se toma en serio la amenaza. No tiene por qué no hacerlo. Estados Unidos también. Aguardan el siguiente movimiento en una ya larga y cansina partida de ajedrez.

Entre paralelos, cada uno mueve sus peones. Hace sólo unos días norteamericanos y coreanos del sur llevaban a cabo ejercicios militares conjuntos, incluidos bombarderos nucleares estadounidenses. En el norte, hundido en el abismo de la miseria tanto humana como material, las pruebas nucleares y algunos ensayos más animan in crescendo las pretensiones simplistas de un joven inexperto y aupado sucesoriamente al poder y que necesita, rehén de la gerontocracia militar y del partido, afianzar aquel y demostrar al mundo el ímpetu y la bravuconada belicista como antaño hicieron su padre y su abuelo.…  Seguir leyendo »