Agustín del Valle

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El pasado noviembre expuse en estas páginas mis dudas sobre la gestión económica del Gobierno anterior y sostuve que había mucho que cambiar. El deterioro de las clases medias y los aumentos de desigualdad, pobreza y precariedad laboral, derivados principalmente del recorte de gastos y de la reducción salarial, habrían impedido la participación generalizada de la población en los beneficios del crecimiento.

El nuevo Gobierno, forzado por la amenaza populista y por su minoría parlamentaria, parece modificar algunas posturas. Así podrían interpretarse ciertas afirmaciones del Ministro de Economía sobre España y Europa en declaraciones a este periódico: “La desigualdad es lacerante y resurgen populismos… Los riesgos políticos hacen necesario un cambio de política económica… La política fiscal debe jugar un papel (más expansivo) tras el ajuste”. …  Seguir leyendo »

Todos parecen coincidir en la necesidad de regenerar la vida política española. ¿Y la economía? No está tan claro. Porque ha calado en nuestro país el mensaje triunfalista del PP sobre su gestión económica y muchos piensan que no es necesario cambiar de rumbo, sobre todo cuando una desdibujada socialdemocracia ha sido incapaz de hacernos llegar otras alternativas. Ante esta sociedad desinformada, creo oportuno, desde el rigor profesional, desmontar algunos mitos sobre la excelencia de la política económica del pasado Gobierno, sin ignorar sus logros. Pueden abrirse vías a la regeneración.

El mensaje del PP se resumiría así: cuando llegó al poder encontró, como herencia del Gobierno socialista, una economía en caída libre, al borde de la intervención y con graves desequilibrios; posteriormente, la política económica de Rajoy convirtió la recesión en crecimiento y empleo, evitó el rescate y redujo los desequilibrios; en la actualidad, aunque queda mucho por hacer, avanzamos en la dirección correcta y cualquier cambio de orientación sería una marcha atrás.…  Seguir leyendo »

La recuperación económica constituye un tema capital para nuestro país y será previsiblemente el protagonista de la campaña electoral ya en marcha. Pero el ciudadano está perplejo: nadie le explica en qué consiste ni percibe sus efectos favorables. Conviene clarificar el significado de la recuperación, con realismo y rigor, antes de que sea politizado y tergiversado en los debates electorales.

La recuperación es un cambio de tendencia del crecimiento: nuestra economía, tras largos años cayendo y mucho (el 7,5% desde 2008), empezó a crecer débilmente (unas décimas), impulsada principalmente por la demanda exterior, desde mitad de 2013 y, recientemente, se ha registrado un ligero repunte del empleo.…  Seguir leyendo »

Los datos favorables de los últimos meses, especialmente de junio, sobre paro registrado y afiliaciones a la Seguridad Social pueden crear falsas expectativas de una mejora en nuestro mercado laboral que suponga un cambio de tendencia. Por ello, conviene matizar estos datos antes de analizar nuestro grave problema del desempleo, objeto de estas reflexiones.

Respecto a los datos, el descenso de parados y aumento de afiliados son puramente estacionales; corregida la estacionalidad, los cotizantes siguen disminuyendo, aunque la cifra de parados parece tocar techo. Además, pese a continuar la destrucción de empleo, el estancamiento del paro registrado se debe a descensos de la población activa (por desánimo o emigraciones) o a bajas en las oficinas de empleo por falta de motivos para mantenerse inscrito.…  Seguir leyendo »