Alana Moceri (Continuación)

Parece que no puede pasar un solo día sin algún gesto, declaración o tuit de Trump que avergüence a una mayoría de estadounidenses. Sin insistir en los 2,7 millones de votos que quedó por debajo de Hillary Clinton, sí vale la pena observar que su tasa de apoyo ha caído ya por debajo del 40%. Aun así, es nuestro presidente y debería ser nuestro problema y no del mundo.

El problema es que el mundo está interconectado y nadie puede escapar a su influjo. Y lo más peligroso es que a él el orden mundial, su historia y contexto no le interesan lo más mínimo, y así se explican los pasos que está dando en política exterior.…  Seguir leyendo »

Era cuestión de tiempo que el matrimonio entre Donald Trump y el Partido Republicano se rompiera por el propio peso del amor. La relación ha sido como decimos en Estados Unidos un matrimonio de escopeta. Rápido y forzado. O quizá la metáfora más acertada para este hombre de negocios sea que hizo una adquisición hostil por el partido, una transacción que va camino de romperse. Se use la metáfora que se use hay que tener en cuenta que su campaña fue tanto en contra del establishment republicano como de Hillary Clinton y los demócratas.

Conviene recordar que tanto el Partido Demócrata como el Partido Republicano son lo que llamamos big-tent parties -partidos que pretenden ser atractivos para los votantes de todos los estratos sociales-, por lo que existen varias corrientes dentro de cada uno.…  Seguir leyendo »

Estamos todos con lesiones cervicales por intentar seguir la enorme cantidad denoticias, tuits y productos en venta que han protagonizado el primer mes de la presidencia de Donald J. Trump. Sin embargo, ha sido y seguirá siendo una importante experiencia de aprendizaje sobre los límites del poder presidencial en Estados Unidos.

Una de las grandes dudas sobre Trump durante su campaña fue si sus promesas electorales eran serias o simplemente eran grandes hipérboles. Ahora sabemos que iba muy en serio con algunas, como con el veto migratorio a siete países musulmanes, prohibición con la que está poniendo a prueba la Constitución estadounidense.…  Seguir leyendo »

Hoy no sólo nos despedimos de Barack Obama y asistimos a la entrada oficial de Trump en la Casa Blanca, sino que vamos a presenciar el cambio que se produce en la presidencia de Estados Unidos de toda una visión del mundo.

Ocurrió algo parecido durante la campaña de las presidenciales de 2008, cuando midieron sus fuerzas Obama y John McCain. Uno de los asuntos recurrentes fue la diferencia entre las políticas exteriores que proponían los candidatos. Y es curioso, porque desde finales de los años 80 hasta el año 2000, las diferencias entre los partidos y los propios presidentes eran mucho más acusadas en asuntos domésticos que exteriores, como tuve ocasión de constatar en mis años como alumna de Ciencias Políticas en la UCLA.…  Seguir leyendo »

Antes de la elecciones en noviembre, algunos de mis alumnos de Relaciones Internacionales, haciendo de abogados del diablo, me preguntaron: «¿No es mejor que Estados Unidos mejore su relación con Rusia?». Y es cierto, pero las relaciones se basan en la confianza mutua y a pesar de lo que piensa el presidente electo de EE.UU., Donald Trump, Rusia no hace lo que le corresponde.

De hecho, en una entrevista en septiembre en RT, me preguntaron por la supuesta rusofobia del Partido Demócrata. A la pregunta añadieron dos noticias completamente falsas sobre la filtración de los correos electrónicos de Hillary Clinton. Intenté contestar de forma honesta pero diplomática, ya que estaba hablando con un canal de televisión que pertenece al Gobierno ruso.…  Seguir leyendo »

Ocho de cada nueve estadounidenses dicen que estas elecciones les han contrariado más que emocionado, según una encuesta de The New York Times/CBS News. Informes sobre el ambiente interno que se vive en ambas candidaturas hablan de un temor apocalíptico a perder frente al adversario. Fuera de los EE.UU. el temor es otro: una encuesta de Forbes y Statista revela que los europeos están aterrorizados con la posibilidad de una victoria de Donald Trump.

Llevo meses deseando que acabe esta campaña, tan fea que ha degradado la democracia de mi país y ha dejado a los estadounidenses aún más desencantados con sus instituciones de lo que ya lo estaban.…  Seguir leyendo »

La importancia de que Hillary sea mujer

Fue el 8 de noviembre de 1994, tenía 26 años y había pasado el último año trabajando como voluntaria en la campaña de Kathleen Brown para gobernadora de California. Eran tiempos embriagadores para una mujer joven interesada en la política y la participación cívica. 1992 había sido el Año de la mujer y las mujeres de mi generación -conocida luego como generación X- pensábamos que las cosas tenían muy buena pinta… Pero no aquella noche.

Nuestra candidata perdió y me acuerdo de estar allí en una sala del Biltmore Hotel en Los Ángeles con mis amigas. Llorando. De hecho, aún me afecta pensar en ello, quizás porque recuerdo nuestra ilusión por ver a una mujer representarnos como gobernadora de nuestro gran estado.…  Seguir leyendo »

Cuando los presidentes Obama y Rodríguez Zapatero se conocieron por primera vez en 2009, la expectativa de que surgiera una amistad era grande, sobre todo teniendo en cuenta la fría relación que había existido entre el mandatario español y el presidente Bush. La esperanza era tal que los medios destacaron la frase hecha de Obama;“I’m glad to call him a friend” (me alegro de llamarle mi amigo) en vez de su gran piropo sobre España: “él (Rodríguez Zapatero) es alguien que no solamente entiende claramente la extraordinaria influencia de España en el mundo, sino que además se toma en serio esta responsabilidad”.…  Seguir leyendo »

Tras la larga campaña de un Romney severamente conservador, en los tres debates presidenciales hemos visto al Mitt moderado. El baile hacia el centro es un fenómeno que muchos candidatos y partidos suelen necesitar para ganar elecciones. Las bases del Partido Republicano son fieles y están animadas a votar, pero no reúnen apoyos suficientes para ganar. Por lo tanto, necesitan o bien una escasa participación demócrata en las urnas o lograr un margen importante de votos de independientes. La maquinaria de campaña de las bases de Obama es legendaria, y por eso los republicanos no pueden contar con lo primero; Romney no tiene otra opción que captar independientes para asegurar su victoria.…  Seguir leyendo »