Albert Garrido

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La hora de la verdad en Colombia no será ni la de la firma del acuerdo de paz ni la victoria del en el referéndum del 2 de octubre, que se da por muy seguro, sino la aplicación de lo estipulado en La Habana para que los guerrilleros de las FARC pasen de la lógica de la trinchera a la de las convenciones políticas, del escondrijo en la selva al arte de lo posible. De hecho, renunciar a las armas es un primer acercamiento posibilista, pero el trecho que queda por recorrer es largo y no precisamente fácil. No vale el precedente de la desmovilización del M19, una guerrilla esencialmente urbana, y tampoco el de los paramilitares, porque la larga vida de las FARC ha dado lugar a una cultura de la resistencia a ultranza, a una forma de vida, cabría decir, que es la única conocida hasta la fecha por varios millares de combatientes, inclinados o inducidos a practicar un análisis binario de la realidad.…  Seguir leyendo »

La campaña de atentados del Estado Islámico durante el Ramadán suma nuevos argumentos a la tesis desarrollada por Jean-Pierre Filiu y otros especialistas según la cual el islam esgrimido por el califato como punto de partida ideológico de sus fechorías es, en la práctica, una nueva religión articulada a partir de la retorsión o falseamiento del mensaje primigenio. De acuerdo con la tradición, es doble la recompensa que recibe el musulmán piadoso por las buenas obras que realiza durante el mes sagrado, y puesto que en el programa de mano del yihadismo se cuenta entre las buenas obras dar muerte a cruzados, herejes (chiís) y apóstatas, las carnicerías de las últimas semanas tendrán un mayor reconocimiento divino ahora que durante el resto del año.…  Seguir leyendo »

Al someter a referéndum la permanencia del Reino Unido en la UE y perder la insólita apuesta al todo o nada, David Cameron ha acabado con su carrera política y ha abierto en Europa una crisis de identidad colectiva que en los próximos años condicionará el debate político y la adopción de decisiones. Frente al cosmopolitismo de Londres y los deseos de la City se ha impuesto la pulsión nacionalista de la Inglaterra profunda, la creencia de que salirse del club europeo era –ya es– un gesto equivalente a recuperar la independencia (Independence day, tituló en la portada del jueves The Sun).…  Seguir leyendo »

La diplomacia secreta ha dado a luz un hijo posmoderno: la economía y el comercio secretos. Así lo acreditan los documentos dados a conocer por Greenpeace Holanda relativos a las negociaciones del Tratado Transatlántico de Libre Comercio e Inversión (TTIP para todos los públicos), donde cuanto es conflictivo es a la postre secreto y se oculta en una región de sombras a la que solo tienen acceso los negociadores europeos y estadounidenses. Si hasta la fecha había preocupación sobre la conveniencia del proceso en curso, ahora la alarma en Europa está más que justificada porque una cultura política de muy larga tradición corre el riesgo de sufrir una mutación genética en nombre de la macroeconomía y las finanzas globales.…  Seguir leyendo »

La izquierda latinoamericana emite señales de agotamiento. Desde la derrota peronista en la elección presidencial de noviembre en Argentina, que ganó el conservador Mauricio Macri, a cada poco sucede algo que induce a pensar en un desgaste global de los modelos, resultado de los cambios habidos en países como Venezuela, Brasil y Bolivia, donde los ascensores sociales han hecho emerger una modesta nueva clase media urbana, recién llegada al confort de las tres comidas diarias y que hoy aspira a estabilizar su situación, a garantizar su continuidad. Desaparecidos los líderes predestinados, o vistos así por sus seguidores, con Hugo Chávez al frente de todos ellos, no hay herederos que deslumbren, sino más bien que muevan a cierta melancólica añoranza por los tiempos pasados.…  Seguir leyendo »

Este Alessio Rastani que ha aparecido en un programa de la BBC para afirmar que la crisis está llenando los bolsillos de unos cuantos puede que sea un farsante o un provocador, pero no ha hecho más que confirmar una sospecha muy extendida: que unos pocos van camino de hacerse indecentemente más ricos de lo que ya eran a costa de los sufrimientos y las apreturas de muchos. Siempre ha sido así y es de temer que seguirá siéndolo por bastante tiempo. Desde tiempo inmemorial, las crisis dan muy buenos beneficios, así en la Roma imperial como en la Unión Europea de Angela Merkel.…  Seguir leyendo »

Adiós a los marineros sentados a la puerta de los bares de todos los puertos, mentirosos indomables dispuestos a contar hazañas imposibles de barcos que regresan a casa con las bodegas llenas a rebosar de pescado.

Adiós al navegante extraviado que regresó de Troya y tensó el arco para probar que era Odiseo y no el mendigo humillado por los pretendientes de Penélope.

Adiós a los mármoles en los que el alma de Occidente duerme el sueño eterno; adiós a las piedras que guardan milenios de civilización construida a la medida de los hombres y no de los héroes.

Adiós a todo cuanto engrandece la humanidad desbordada de Alexis Zorba, porque Zorba el griego debe morir por segunda vez -ahora el viaje a la nada no lo hará de la mano de Nikos Kazantzakis- para expiar pecados cuya gravedad y naturaleza desconocemos, pero que deben ser terribles e inusuales.…  Seguir leyendo »

El Estado del bienestar es incompatible con casi todas las disposiciones que se adoptan para vencer la crisis, contentar a los mercados y restablecer la confianza en el futuro. De forma genérica, es incompatible con cuanto aconsejan los gurús que dicen saber qué camino hay que seguir para salvar los muebles. De forma más concreta, es incompatible con lo que sigue:

1. El sometimiento absoluto de los estados a los criterios de los mercados financieros.

2. La reducción del Estado a su más mínima y débil expresión.

3. La suplantación de la política por la contabilidad y de los políticos por tenedores de libros.…  Seguir leyendo »

La transición marroquí es un proceso inacabable que se inició poco después de la muerte de Hasan II (1999) y no pinta que vaya a completarse de hoy para mañana. Más parece que forma parte del ADN de la democracia imperfecta que promueve el palacio real y administra el Gobierno. En esta transición sin límites, la libertad de expresión es un derecho elástico -se estira y se encoge a voluntad del poder-, el pluralismo está en vigor con matices y la disidencia está más o menos consentida según convenga en cada momento. Palacio hace y deshace, investido de un poder arbitral y sin topes, aunque Mohamed VI aparece a ojos de la UE, en general, y de Francia y España, en particular, como un gestor de la modernidad marroquí en progresión permanente.…  Seguir leyendo »