Alberto G. Ibáñez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Imaginemos que un conjunto de partidos defendieran en pleno siglo XXI el que algunas personas, por razón exclusiva de nacimiento u origen, debieran tener más derechos o recibir más dinero que el resto, hablar un lenguaje propio excluyendo a la lengua común, pagar menos impuestos, organizarse y gobernarse separadamente, renunciando a su obligación de solidaridad con los que no pertenecieran a esa saga, casta o clase territorial.

Añadamos que ese grupo de personas fueran los más ricos del país y que todo ello se enmascarara bajo el principio democrático. ¿Sería esta idea admisible? Pues esto es precisamente lo que está pasando en nuestro país, con la compresión o incluso complicidad de algunos partidos de izquierdas.…  Seguir leyendo »

Hace algunas semanas Alfonso Guerra recordaba algo bastante obvio: que ser nacionalista y ser de izquierdas es incompatible. Ya en diciembre de 2014, Jürgen Habermas, reputado filósofo y faro intelectual de la izquierda europea, había equiparado a los nacionalismos de Cataluña, Escocia y Flandes con el movimiento del Frente Nacional francés de Marine Le Pen. Sin embargo, el separatismo catalán (asesorado por consultores de ficha elevada) ha logrado crear un relato exitoso tanto en España como en Europa que presenta a Cataluña como una nación de larga historia (más que España), injustamente oprimida, de autogobierno muy limitado, víctima del gobierno español dictatorial y ladrón (“España nos roba”).…  Seguir leyendo »

La España democrática ha sido, desde finales de los años 70 del siglo XX y a pesar de todas sus deficiencias, una historia de éxito. No hay más que mirar las cifras de crecimiento neto, de incremento de la renta per cápita, el Estado de bienestar, nuestras grandes empresas o éxitos deportivos, o el mero proceso de transición pacífica de la dictadura a la democracia para poder estar orgullosos. Existen y han existido claros y oscuros, como en la historia de cualquier otra nación, pero aspirar a que en una trayectoria histórica tan larga como la nuestra no aparezca ninguna sombra es muestra de la más exquisita ingenuidad.…  Seguir leyendo »

Aprovechando que curiosamente fue Podemos el único partido que utilizó en la última campaña electoral el término Patria, si bien con un sesgo únicamente social, conviene preguntarse ¿por qué España es el único país del mundo donde el concepto de patriotismo huele a rancio, mientras el de nacionalismo suena a moderno, cuando es exactamente al revés? El nacionalismo es un movimiento que surge a finales del siglo XIX. Busca la exaltación de la raza, de las emociones de las masas, y se dirige directamente a la división, a la confrontación y por tanto al desastre. Este tipo de nacionalismo es de carácter expansivo, busca invadir romper y dividir Estados pre-existentes y consolidados.…  Seguir leyendo »