Alberto Gil Ibáñez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de enero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

¿Por qué cuesta tanto a algunos españoles reconocer la españolidad de la primera vuelta al mundo? No será por falta de razones históricas. Tenemos el reciente informe de la Academia de la Historia. Sabemos, entre otras cosas, que Magallanes, nacido portugués, renunció a su condición de vasallo del Rey Manuel; que Portugal incluso intentó matarlo, debiendo ponerle escolta el obispo de Burgos; que Magallanes fue nombrado caballero de la española Orden de Santiago por el Rey Carlos I; que de los 250 marinos que lo acompañaron 150 eran españoles y solo 30 portugueses; y que de los 18 que llegaron a puerto había más griegos e italianos que portugueses (sólo uno lo era), siendo once españoles.…  Seguir leyendo »

Este año celebramos dos efemérides que tienen muchos puntos en común: los 500 años de la primera vuelta al mundo y los 50 de la primera llegada a la luna. Ambas hazañas tuvieron un mérito indudable, ambas cambiaron el mundo tal como se conocía en ese momento, ambas supusieron y demandaron un formidable avance tecnológico, ambas demandaron buenas dosis de heroísmo, tenacidad y sacrificio (que incluyeron pérdida de vidas humanas), ambas fueron impulsadas por una gran potencia económica y política, en pugna y competencia con otra por el liderazgo global (España y Portugal por el dominio de la ruta de las especias, y  EEUU y la URSS por quién dominaba el espacio), y las dos fueron empresas multinacionales que requirieron de aportaciones de otros países.…  Seguir leyendo »

Resulta difícil admitir que las primeras imágenes simbólicas de Europa presentaban a España como la cabeza de un continente con forma de mujer: bien una princesa fenicia raptada por Zeus o una Virgen con una corona de estrellas. Para Guillaume Postel (1510-1581) España era la cabeza de esa mujer; la Galia, el pecho; Italia y Gran Bretaña, los brazos; Alemania, el vientre…. Sebastian Münster (1488-1552) en su «Cosmographia» situaba a Hispania en la cabeza de la «Europa Regina». Mientras, para otros antiguos geógrafos España ocuparía la cabeza de una Virgen coronada, siendo el corazón Francia, Gran Bretaña e Italia los brazos y manos y la llanura rusa su túnica de amplios pliegues.…  Seguir leyendo »

En la batalla por imponer un relato y un lenguaje, la estrategia de la defensa en el llamado juicio del procés ha resucitado una vieja contraposición (falsa) entre democracia y Estado de derecho. Ellos (los separatistas) estarían del lado de la democracia, los otros (los malvados españolistas) utilizarían la ley y los jueces como instrumentos totalitarios para ahogar la voz del pueblo. La democracia estaría por encima de jueces y leyes (salvo las suyas, claro).

Se trata de un discurso falaz, pero que han comprado (en ocasiones a buen precio) algunas personas y medios, claramente desinformados, fuera de nuestras fronteras. Lo más sorprendente es que numerosos actores constitucionalistas hayan entrado en ese terreno, sin cuestionar el paradigma de base: ¿realmente es más democrático el separatismo?…  Seguir leyendo »

Hemos escrito en más de una ocasión sobre la Leyenda negra por antonomasia, la que injusta y arteramente se focaliza en los supuestos excesos que cometió España en América (y en Europa). Hoy toca hablar de una de las leyendas negras más reales, y tal vez por ello, más ocultada por la Historia: la de las potencias europeas en el continente africano. No se trata de compensar relatos, sino de hacer justicia histórica y de paso ofrecer una explicación alternativa al fenómeno de la emigración africana que sufre (toda) Europa.

A pesar de su cercanía con el continente africano, España fue excluida por las potencias dominantes de su entrada en África.…  Seguir leyendo »

La Monarquía no tiene quien la escriba, al menos si es para defenderla. Bueno, sí, algunos lobos solitarios, pero poco más. Mientras, desde fuera comienza a calar el (falso) mensaje de que nuestra monarquía es la que tiene menos apoyo de Europa. Es lo que decía el pasado 10 de diciembre el «Süddeutsche Zeitung», asumiendo el relato del separatismo: que el discurso del 3 de octubre de Felipe VI fue negativo para resolver el conflicto catalán. Justo lo contrario de lo que piensa la mayoría de los españoles, a los que el corresponsal al parecer no ha preguntado. Luego se extrañan de lo que deciden ciertos jueces alemanes.…  Seguir leyendo »

Cuando alguien comienza a destacar en algún ámbito de la vida —sea político, social o económico— o amenaza con dominar un mercado o un sector, sus competidores o perjudicados tratan de contratacar, incluyendo las consabidas campañas de desprestigio. Dado que España fue, al menos durante siglo y medio (desde 1492 hasta la batalla de Rocroy en 1643, incluso hasta 1820 cuando perdimos las “Españas de América”), el enemigo a batir resulta lógico que fuera asimismo blanco de una propaganda negativa por parte de sus rivales.

Como ha destacado Peer Schmidt (La monarquía universal española y América. La imagen del imperio español en la Guerra de los Treinta Años) España fue el primer país de la Historia que pudo aspirar razonablemente a dominar el mundo.…  Seguir leyendo »

La evolución tecnológica es probablemente el factor más determinante de la evolución de la sociedad y por ende del ser humano. El homo habilis bajó del árbol gracias a que aprendió a utilizar determinadas herramientas, entre otras cosas para garantizar su seguridad; de hecho, guerra y evolución tecnológica están directamente conectadas. El paso de la sociedad agraria a la industrial también fue consecuencia de la tecnología. Lo mismo que el cambio de la era industrial a la post-industrial. Pero si algo caracteriza a nuestra época es que la revolución tecnológica ha adoptado un ritmo acelerado y sin control.

Hasta ahora la capacidad del ser humano para incidir en la naturaleza -y en su propia supervivencia- era limitada, pero conforme la evolución de la tecnología avanza esta capacidad es exponencialmente mayor.…  Seguir leyendo »

Nuestra Historia se caracteriza por la doble vara de medir con que se han medido nuestros aciertos y errores en comparación con los de los demás. Se dice, por ejemplo, que el Imperio español fue más cruel que otros, pero nadie se pregunta dónde quedan más indios hoy, si en el norte o en el sur de América, o nadie dice que en Canadá tras la llegada de británicos y franceses murieron el 95% de los indígenas, o que en Australia y Nueva Zelanda se extinguió el 90 por ciento de la población autóctona, o que en Tasmania murió el cien por cien.…  Seguir leyendo »

Montesquieu clamaba «Que nos dejen ser como somos». Pero ¿quién decide cómo somos en realidad? La sociedad ha cambiado radicalmente, no sólo aquí sino en todo Occidente. Este cambio ha tenido dos vertientes: una claramente positiva (en España, por ejemplo, hemos evolucionado hacia una democracia liberal y entrado en Europa), pero existen aspectos bastante más cuestionables. La postmodernidad comienza con el movimiento hippie y el mayo del 68, lo que se ha llamado «contracultura». Proponía sustituir la cultura tradicional por otra caracterizada por mayor libertad, creatividad, espontaneidad y lucha contra la autoridad. Esto se plasmó en el arte (abstracto y surrealismo), la filosofía y la política.…  Seguir leyendo »

Desde los movimientos separatistas se viene promocionando la tesis de que España nunca habría sido una nación sino un «mero» conjunto inconexo de pueblos o reinos. Es cierto que hemos sido el resultado de una fusión de pueblos, pero como el resto de las naciones, y desde el principio (ligures, íberos, celtas, vascones, tartesios, campsos, saefos, cántabros, fenicios, griegos, romanos, visigodos…). La trampa metodológica consiste en aplicar a la historia antigua de España conceptos propios del siglo XIX y XX con el objeto de concluir que no se constata «de forma indubitada» la presencia de un «concepto nacional único».

Otros tienen la fortuna de poder abordar el estudio de su historia nacional sin complejos.…  Seguir leyendo »

EL programa de la televisión vasca es criticable porque ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, pero reconozcámoslo, sigue la estela de una cierta leyenda cultural que hemos interiorizado. Un fantasma recorre por España desde que los «curiosos impertinentes» de los que habla Tom Burns Marañón crearan un estereotipo: que somos sinónimo de atraso, de pereza, de ineficacia, que los que inventan son ellos y que no hemos aportado nada relevante al mundo…. Nada mal para un país que protagonizó la mayor hazaña jamás contada, que albergó la Escuela de Traductores de Toledo, que dominó los mares…, y sin cuya aportación decisiva ni Europa, ni América, ni el catolicismo probablemente existirían o, ciertamente, no serían lo mismo.…  Seguir leyendo »