Alberto Ruiz-Gallardón

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En la madrugada de ayer, después de saltar las alarmas al saber que agentes del Sebin -la Stasi bolivariana- habían irrumpido violentamente en los domicilios de Leopoldo López y de Antonio Ledezma para ingresarlos en la prisión militar de Ramo Verde, llamé a los padres de Leopoldo. Él, en Madrid; ella, en Caracas. Ambos destrozados y, a la vez fuertes, valientes, determinados a seguir hasta el final con la lucha por la liberación de su hijo, de todos los presos políticos venezolanos y de su país. Y, una vez más, los dos me dijeron lo mismo: ¡Denúncialo! Que el mundo sepa el horror que la dictadura de Maduro ha impuesto en Venezuela.…  Seguir leyendo »

El sufrir pasa; el haber sufrido no pasa jamás». Las palabras de León Bloy, escritor francés semiolvidado, parecen describir la dolorosa enseñanza de aquel 11 de marzo de 2004. Porque la intensidad del dolor ya no es la misma, pero la huella de aquella experiencia traumática es difícil de disimular.

El sufrimiento se presentó primero en forma de conmoción. No de parálisis, porque la reacción de los servicios de emergencia y de la ciudadanía en su conjunto fue inmediata, pero sí de sorpresa ante un crimen tan desproporcionado como incomprensible. La cotidianidad más arraigada de Madrid, la que nace del trasiego de las estaciones con su flujo incesante de estudiantes y trabajadores, había sido cercenada en un instante, y eso era difícil de asimilar.…  Seguir leyendo »

Lo monstruoso es, por definición, aquello que se desvía del curso natural de las cosas, poniendo a prueba nuestro entendimiento y entereza. Por eso, para no enloquecer, necesitamos a veces aislar la maldad intrínseca del monstruo y acercarnos a él mediante elipsis. Meterle una bala en la cabeza a un niño después de darle caza junto a la verja de su colegio pertenece sin duda a esa categoría aberrante de lo que queda fuera de la comprensión humana. Y, como sabía Borges, ante determinadas cosas solo podemos referir o aludir, nunca expresar. Es imposible expresar, en efecto, toda la rabia, todo el dolor, toda la repulsa que ese acto inhumano comporta.…  Seguir leyendo »

Hay dos figuras en la vida de un hombre que lo marcan para siempre, que lo moldean y lo caracterizan de modo irreversible. Una es el padre. La otra es el maestro. Generalmente el padre es también maestro, y a veces el maestro, cuando falta el padre, puede convertirse sin saberlo en algo que se le parece. De mi padre no es necesario que hable demasiado, porque no ha pasado un día, desde que le perdí, en que haya dejado de referirme a su huella en mi vida y en mi carrera. Y acerca de mi maestro, que estuvo junto a mí cuando mi padre faltó, es de justicia que yo recuerde hoy no solo cuánto me ha influido, sino también la difícil senda que él hubo de recorrer para modernizar la derecha española y para servir a su país hasta verlo convertido en una democracia moderna y respetada.…  Seguir leyendo »

La dimensión histórica de la figura de Manuel Fraga ha hecho que en estas páginas se le compare con otros grandes del moderantismo español como Cánovas del Castillo o Antonio Maura. Su prolongada y rica contribución al progreso de España y a la convivencia de sus compatriotas acreditan que no se trata de un juicio nacido de la emotividad del momento. Tanto más, por cuanto su aporte lleva en sí el gran acierto histórico que marca la diferencia entre el último tercio de siglo y todos los regímenes anteriores que España ha conocido: el afán de encuentro y reconciliación, que excede con mucho la mecánica alternancia del turno canovista.…  Seguir leyendo »

Si es verdad que la historia de nuestro tiempo se escribe sobre todo en los periódicos —y algo de esto sabe ABC—, entonces no conviene pasar por alto una primera página recién salida de las rotativas del New York Times. El mismo día en que se producía el relevo en la alcaldía de Madrid, el primer diario de referencia estadounidense dedicaba un generoso espacio a elogiar la transformación acometida por la capital de España en los últimos años. Creo que no debe leerse ese trabajo como el balance cerrado de una etapa pasada, sino como apenas el esbozo de un proyecto en marcha que, según las primeras palabras de la nueva alcaldesa, prosigue su desarrollo.…  Seguir leyendo »

Soy un amigo sincero del pueblo judío y del Estado de Israel. Desde mis responsabilidades como presidente de la Comunidad de Madrid y alcalde de la capital de España he dado públicas muestras de ese sentimiento, propiciando una aproximación al mundo hebreo intensa y leal. Así, desde 2000, la Asamblea regional celebra anualmente un acto en recuerdo del Holocausto. Diversos monumentos han sido inaugurados en los últimos años con el nombre de israelíes ilustres. Otros aluden a la herencia judía de Madrid. En 2009 participé en las celebraciones de Janucá y Rosh Hashaná. Y hace unos meses tuve el honor de pronunciar en Jerusalén la conferencia que acompaña la entrega de los premios de la Fundación Toledano, el Nobel del universo sefardí y las relaciones hispano-israelíes.…  Seguir leyendo »

Todo un mundo de nostalgia y de tipismo empezó a ceder bajo el primer golpe de piqueta una mañana de hace cien años, en el momento solemne en que Alfonso XIII, uniformado de capitán general, dio por inaugurados los derribos sobre los que se abriría paso la Gran Vía. Hasta entonces, dos ideas muy distintas de Madrid se habían venido enfrentando en torno a ese proyecto, enzarzadas en una larga polémica que se prolongaba ya durante al menos un cuarto de siglo. Una primera, reacia al cambio, disimulaba su visión retardataria bajo un falso costumbrismo que temía ver alteradas las señas de identidad de Madrid.…  Seguir leyendo »