Alejandro Nieto

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de junio de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En una sociedad heterogénea la minoría dominante tiende a excluir a los grupos menos poderosos a través de una limpieza poblacional bien sea mediante el genocidio puro y simple (caso de los campos nazis de concentración) o mediante su expulsión del país según se hizo en España con los judíos y los moros. Cuando no se llega a este nivel de violencia se facilita la eliminación de los indeseables mediante una política de marginación y acoso haciéndoles la vida tan incómoda que se les induce a abandonar ‘voluntariamente’ el país que así va limpiándose poco a poco.

Con esta limpieza poblacional pacífica pero en constante aceleración se pretende conservar o restaurar una sociedad homogénea que fue desequilibrada por la presencia de quienes tenían otra religión o por inmigrantes de etnias distintas o por quienes no están avalados por abuelos locales o en fin por forasteros que se resisten a abandonar su cultura propia.…  Seguir leyendo »

Política: publicidad y manipulación

¿Qué impulsa al elector a escoger una determinada papeleta y luego en los siguientes comicios utilizar otra quizás completamente distinta? Esta es la gran pregunta de las democracias. Los partidos políticos toman con más o menos cuidado sus decisiones ideológicas; pero mucho más les preocupa la opinión de los ciudadanos dado que será ésta la que les dé, o niegue, la llave del poder. Lo que de veras importa no son sus políticas concretas sino los resultados electorales y éstos dependen en buena parte de las tácticas que se utilicen en las campañas preparatorias. De aquí que sobre este extremo concentren su reflexiones y acumulen asesores y especialistas.…  Seguir leyendo »

Emplazamiento ante las Cortes

Mariano Rajoy no quiere dialogar porque la soberanía nacional es irrenunciable. Oriol Junqueras tampoco quiere negociar porque la independencia de Cataluña es irreversible. Artur Mas pone condiciones a los posibles contactos. Pero si no se habla nos quedamos como estamos, aunque con una fuerte deriva hacia la violencia civil. Un laberinto, cada día más agobiante, que parece no tener más que dos salidas: o la intervención del Ejército o la declaración unilateral de independencia, o las dos cosas juntas.

Algunos, quizá la mayoría, instan al diálogo pensando que hablando se entiende la gente. Una operación, sin embargo, nada fácil cuando los protagonistas no quieren.…  Seguir leyendo »