Alicia García Herrero

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La crisis en el Estrecho de Taiwán: otra bofetada a la globalización

Cuesta trabajo pensar en una visita más disruptiva que la que realizó Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, a Taiwán el pasado 3 de agosto. En poco más de 24 horas, Pelosi consiguió levantar la ira del Gobierno chino que, inmediatamente después de que la dirigente demócrata abandonara Taiwán, bloqueó unos 3.000 productos importados de la isla y anunció ejercicios militares durante varios días en seis áreas cercanas a las costas de Taiwán. Por si esto fuera poco, China ha anunciado que no seguirá cooperando —ni tan siquiera dialogando— con Estados Unidos en áreas enormemente importantes a nivel global, como puede ser el cambio climático.…  Seguir leyendo »

Desde el inicio de la guerra en Ucrania el pasado 24 de febrero, los movimientos tectónicos en la geopolítica mundial que Donald Trump inició con su cruzada económica contra China han adquirido una velocidad vertiginosa. Por un lado, Joe Biden ha conseguido aunar posiciones en el mundo desarrollado para imponer sanciones contundentes a Rusia como consecuencia de su invasión de Ucrania, incluso por parte de geografías lejanas al conflicto. Este es el caso de Japón, pero también Australia, Corea del Sur, Taiwán y, en menor medida, Singapur. Al mismo tiempo, China no se ha mantenido neutral ante el conflicto, sino que ha ahondado su retórica antiamericana, acercándose peligrosamente a la de Rusia aunque sin refrendar esa narrativa de apoyo con el incumplimiento de las sanciones impuestas por el mundo desarrollado.…  Seguir leyendo »

Las imágenes del cierre de Shanghái seguramente no son tan dramáticas como la guerra en Ucrania, pero sus consecuencias negativas para la economía global podrían ser aún mayores. La ironía de las cosas es que el país que primero sufrió la pandemia y también el que primero consiguió controlarla se encuentra sumido en una nueva ola de la covid aunque de características muy diferentes, puesto que la variante ómicron es mucho más contagiosa pero menos letal. Ante este nuevo reto, la estrategia china sigue siendo la misma: aniquilar el número de casos hasta que sean cero, sin reparar en los costes económicos.…  Seguir leyendo »

China, un respiro pero no una solución para Rusia

Las sanciones que el grupo de las siete economías más desarrolladas (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, que forman el G-7) y los Veintisiete miembros de la Unión Europea han impuesto sobre Rusia no solo han sido rápidas y coordinadas sino también potencialmente muy perjudiciales para la economía rusa. Aunque aún queda una carta por utilizar en la manga de Occidente —la total prohibición de importaciones energéticas de Rusia por parte de la UE—, las sanciones impuestas hasta la fecha, fundamentalmente financieras, están haciendo mella en la economía rusa. Más allá de las limitaciones para realizar pagos no solo en dólares americanos, sino también en euros, libras esterlinas y yenes, un buen número de entidades financieras rusas no podrán utilizar la red de mensajería para transacciones bancarias internacionales operada por la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT, en sus siglas en inglés).…  Seguir leyendo »

Pekín acaba de ofrecer al mundo uno de los Juegos más distópicos que se recuerdan. Más allá del espectáculo deportivo, distorsionado por la pandemia y las medidas draconianas acordes con una política férrea de covid cero, apenas se habla del impacto económico inmediato que estos Juegos Olímpicos pueden tener sobre China o, al menos, sobre Pekín. Y con razón, porque el impacto económico solo puede ser negativo: con el mismo gasto relacionado con la organización de unos Juegos Olímpicos, pero sin el beneficio del turismo que inevitablemente se genera ante un evento deportivo de esta naturaleza, dado que China sigue manteniendo sus fronteras prácticamente cerradas para luchar contra la pandemia.…  Seguir leyendo »

A medida que la transición verde despega mundialmente, la adopción de vehículos eléctricos se ha convertido en una pieza fundamental de dicha estrategia, y no tanto porque los automóviles sean la primera fuente de emisiones. La industria y las cadenas de producción son responsables de al menos la mitad de las emisiones globales mientras que a los automóviles apenas se atribuye un 12% de las mismas. El protagonismo de este sector en la transición verde se debe más bien a que ofrece una solución comercial y técnicamente factible, como son los vehículos eléctricos, para reducir emisiones y cumplir así las metas establecidas mientras se gana tiempo en sectores donde la tecnología no está aún lo suficientemente desarrollada para reducir emisiones a un coste razonable.…  Seguir leyendo »

En tan solo 15 años, China ha pasado de ser uno de los principales prestatarios del Banco Mundial y receptor de asistencia técnica a crear su propio banco de desarrollo. Más concretamente, China ha liderado la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII), que tiene la ambición de convertirse en la primera institución multilateral con sede en suelo chino, en concreto en Pekín. Mucho habría que escarbar en la historia para observar un vuelco de poder en el orden internacional tan brusco como el que ha conseguido China en los últimos años. Como si no fuera poco, el BAII —con un capital de 100.000 millones de dólares— es solo uno de los tres grandes proyectos que China está liderando para el desarrollo y la integración del mundo emergente.…  Seguir leyendo »