Álvaro de Vasconcelos

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de enero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El golpe militar que ha derrocado al primer presidente democráticamente elegido de Egipto y ha ido acompañado de las detenciones de dirigentes de los Hermanos Musulmanes en todo el país representa un enorme peligro no sólo para la transición democrática de Egipto, sino también para las esperanzas democráticas de todo el mundo árabe.

El hecho de que el golpe contara con un apoyo popular en masa es una señal de las enormes dificultades afrontadas por los Hermanos Musulmanes durante su primer mandato en el poder. El gobierno del Presidente Mohamed Morsi se esforzó por abordar las heredadas crisis económica y social de Egipto frente a las enormes esperanzas públicas infundidas por la revolución de 2011, cuyos protagonistas aspiraban no sólo a la libertad, sino también al desarrollo económico y a la justicia social.…  Seguir leyendo »

Has the uprising in Tunisia sparked a new democratic wave that will conquer Egypt and eventually sweep away the authoritarian “Arab exception”? After southern Europe in the 1970’s, Latin America in the late 1980’s, and Central and Eastern Europe in the 1990’s, it seems that now it is the Mediterranean region’s turn. For Europe, democratization immediately to its south is a vital interest.

Zine El Abidine Ben Ali’s ouster in Tunisia signalled the collapse of the Arab “stability” model, praised by many Western leaders, consisting of authoritarianism and overrated economic performance. The surge of anger and revolt in Egypt, whatever its final outcome, marks the beginning of the end for authoritarian nationalist Arab regimes.…  Seguir leyendo »

Durante una visita a Oriente Próximo, el secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, advirtió que los enemigos de Estados Unidos no debían aprovechar el vacío de poder para tratar de alterar el statu quo ni perjudicar los objetivos del nuevo presidente. Sin embargo, lo irónico es que el mayor problema en este sentido lo representa hoy el principal aliado de Estados Unidos en la región, Israel.

Los partidarios de la línea dura en Israel, como es natural, lamentan que la presidencia de Bush llegue a su fin, porque saben que, aunque el presidente Barack Obama no cambie radicalmente la política estadounidense respecto a la región cuando asuma el poder, tampoco va a reproducir el apoyo incondicional que ofrecía Bush.…  Seguir leyendo »