Amador Guallar

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Las caras de los amigos muertos en Afganistán no se borran de la mente. Tampoco los gritos de los civiles tras las matanzas salvajes, o la visión del color pálido y amarillento de la muerte atrapando los cuerpecitos destrozados de los niños.

Nadie puede curar la llaga emocional que produce escuchar el gorgoteo de un herido expirando. O los ojos rezumando locura en la cara de los soldados de la extinta Republica afgana, traicionados por el Gobierno y sus valedores occidentales.

Hay heridas que, de tan profundas, sólo se cerrarán con la muerte. Heridas que te empujan al pozo oscuro y sin fin del todo fue en vano.…  Seguir leyendo »

El día en que cayó Kabul la embajada China bloqueó sus puertas, pero nadie huyó o corrió a refugiarse en los búnkeres. El complejo diplomático situado al lado del Palacio Presidencial no pensó en evacuar, ni tampoco se preparó para un posible asalto. El 15 de agosto de 2021, mientras el aeropuerto Hamid Karzai era un hervidero de gente desesperada y del cielo llovían los cuerpos de los afganos agarrándose a las ruedas de los aviones norteamericanos de transporte C-17, el personal diplomático chino estaba tranquilo y ajeno, salvo excepciones, ante una ciudad presa del pánico.

Pekín había pactado de antemano la seguridad de sus ciudadanos y la de sus lucrativos negocios en Afganistán.…  Seguir leyendo »

Miles de afganos tratan de huir del horror talibán

“El hombre abandonó el resguardo de un tejado con goteras para sentarse bajo la lluvia” dice un viejo proverbio afgano que, hoy más que nunca, da en el clavo ante el desastre humano y social que se avecina en Afganistán, donde el emirato de la peor y más salvaje teocracia del mundo ha vuelto con más fuerza que nunca.

¿Cómo se ha llegado a este punto? El pueblo afgano ha sido vendido por sus líderes, tanto en Kabul como en las provincias. Estos han huido con las maletas llenas de dinero y nunca serán juzgados por destruir el sueño de la democracia.…  Seguir leyendo »