Amaya Fernández

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Mentiras y acercamiento de etarras

Los presos de ETA han vuelto a colarse en la agenda política vasca y nacional después de que el lehendakari Iñigo Urkullu, sustentado en Euskadi por los socialistas vascos, decidiese que debían ser uno de los ejes centrales de su política y por ello también parte del contenido de su primera reunión con el presidente Pedro Sánchez, cuyas deudas con el nacionalismo son ya una realidad. Las facturas afloran en la medida en que desde Moncloa se envuelve en papel de regalo un acercamiento de presos que, lejos de solucionar un problema que tiene que ver con la reinserción de criminales, con la impunidad terrorista y con el relato público, supondrá, de facto, una concesión al nacionalismo y a quienes siguen orgullosos de haber tratado de subvertir nuestro orden constitucional a golpe de bombas y balazos contra nucas desnudas.…  Seguir leyendo »

Más de 2.000 años después, siguen estando de actualidad las reflexiones de alguien que hoy es recordado en bustos esculpidos en mármol. Marco Tulio Cicerón nos regaló dos joyas. Dejó escrito que las leyes guardan silencio cuando suenan las armas. También que para ser libres hay que ser esclavos de la ley. De toda la ley. Las dos frases deberían retumbar en la antesala de lo que parece ser el final de ETA, una banda criminal que no sólo ha sembrado fuego y sangre durante décadas, sino que nos deja un legado de odio y rabia que costará eliminar del País Vasco y de Navarra.…  Seguir leyendo »

El nacionalismo vasco se enfrenta a una dicotomía preocupante. Preocupante sobre todo para el propio nacionalismo vasco. Que el PNV esté condicionando su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado apelando a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña ha generado un alto grado de incomprensión en la sociedad vasca en general y, también, en los que hasta ahora veían en el partido nacionalista una formación más útil para los intereses de los vascos que para los intereses del independentismo.

Que las Cuentas presentadas por el Gobierno de España son buenas para la ciudadanía es algo innegable. Son las más sociales de la historia de nuestro país –siete de cada diez euros, gasto social–, promueven la equiparación salarial de policías y guardias civiles, incluyen una modificación del IRPF que beneficiará a tres millones y medio de españoles, ayudas fiscales que mejorarán la vida de más de 600.000 familias, ayudas a la conciliación familiar que permitirán aumentar el permiso de paternidad de cuatro a cinco semanas, reducen el IVA aplicable a entradas de cine de un 21% a un 10% y prevén inyectar más de siete mil millones en I+D+I.…  Seguir leyendo »

La crisis que el procés ha generado en Cataluña ha colocado al País Vasco en el foco central de la política nacional porque muchos temen –tememos– una nada recomendable réplica. Para entender lo que hoy sucede en Euskadi es imprescindible leer a Enric Prat de la Riba, padre del nacionalismo catalán. Fue él quien en La nacionalitat catalana de 1906 manifestó sin tapujos cómo era posible romper barreras y tender puentes para lograr vender gato por liebre: «Evitábamos todavía usar abiertamente la nomenclatura propia, pero íbamos destruyendo las preocupaciones, los prejuicios, y con calculado oportunismo insinuábamos, con sueltos y artículos, las nuevas doctrinas».…  Seguir leyendo »