Ana Pastor Julián

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de enero de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

«Reencuentro»: tal fue el título de la conferencia del presidente del Gobierno en el Liceu de Barcelona, cuyo propósito era preparar a la opinión pública ante la inminente aprobación de los indultos para los dirigentes del procés condenados por delitos de sedición, malversación de caudales públicos o desobediencia. Hay ciertas palabras que los lingüistas llaman autoantónimos, y que, según cómo se usen, pueden significar una cosa o exactamente la opuesta (por ejemplo conjurar, que puede ser «conspirar, uniéndose muchas personas o cosas contra alguien, para hacerle daño o perderle», o, por el contrario, «impedir, evitar o alejar un daño o peligro»).…  Seguir leyendo »

La crisis del Covid-19 ha impuesto claras transformaciones en la dinámica del mundo, que en ciertos ámbitos –el de la salud pública es el más evidente– pueden, e incluso deben, marcar un antes y un después: más que de transformaciones coyunturales, se trata de un auténtico cambio de paradigma. Con un impacto semejante, se comprende que estudiosos y analistas quieran proyectar la mirada al futuro para dimensionar también los efectos que la pandemia producirá en otros terrenos: en la economía –donde nuestro país ha recibido golpes especialmente duros–; en el terreno social, que resulta inseparable del anterior; y también en el político, porque la experiencia histórica enseña que las grandes depresiones económicas pueden acabar pasando factura a la calidad democrática.…  Seguir leyendo »

La vida institucional de nuestro país parece haberse acostumbrado a una dialéctica schimittiana de amigo/enemigo muy alejada del espíritu de pacto y acuerdo implícito en la dinámica parlamentaria. Junto a eso, sucede ahora lo que comentaba un conocido periodista, diciendo que, para un preocupante número de diputados, la ceremonia en la que se asume el mandato de la Nación no consiste ya en jurar nuestra Constitución, sino, más bien, en abjurar de ella. No debemos permitir que esa lógica inversa, que pretende afirmar un compromiso democrático a la vez que se reniega de las reglas de la democracia, se normalice en la política española; porque si alguna lección deberíamos tener aprendida los demócratas es que los contornos semánticos de la palabra democracia no pueden estirarse y reducirse a conveniencia.…  Seguir leyendo »

Hace hoy 40 años que nueve de cada 10 españoles refrendaron con su voto la que con el tiempo ha sido conocida como la Constitución del consenso. Al decir sí a la Constitución, los españoles suscribimos un pacto sobre el que hemos construido un espacio común: para nuestra convivencia, para el libre ejercicio de nuestros derechos y para nuestro desarrollo humano, social y económico. Estuvimos de acuerdo en inaugurar para España un tiempo de libertad y de concordia, y contamos con la guía de hombres y mujeres generosos que dejaron a un lado sus diferencias ideológicas y condujeron un admirable y cívico proceso de Transición a la democracia.…  Seguir leyendo »

Odisea y coherencia: el Hombre de Estado

EN sus palabras ante el Comité Ejecutivo de nuestro partido, el presidente Rajoy ha evocado la imagen de Ulises atado al mástil para referirse a una cuestión medular del trabajo en política: la necesidad de tomar decisiones y la enorme responsabilidad que ello implica. Los grandes adelantos de nuestro tiempo no han producido aún la utopía tecnocrática capaz de independizar de criterios humanos la determinación de lo que parece más conveniente al interés general; antes bien, los nuevos instrumentos de comunicación nos muestran una opinión pública que, aunque muy activa, resulta cada vez más fragmentaria y difícil de identificar. Si conducir la nave del Estado ha reclamado siempre el estar prevenidos contra los cantos de sirena, hoy la política se ejerce en medio de un estruendo en el que cuesta mucho saber cuántas son y de dónde proceden esas voces perturbadoras que amenazan con distraer a los líderes en el cumplimiento de su deber.…  Seguir leyendo »

Felipe VI y la Constitución: vidas paralelas

Celebramos el 50 aniversario de Su Majestad el Rey el mismo año en el que se cumplen cuatro decenios de la Constitución española. Esta conmemoración de nuestra democracia no es sólo una fecha que nos invita a repasar la historia, sino también nuestro presente y nuestro futuro; el proyecto de país libre y avanzado que queremos mantener y perfeccionar; la nación hace ya tiempo reconciliada que puede –y debe– seguir trazando con entusiasmo su destino compartido. Dentro de algunos años, los historiadores harán la cuenta de esa España que depende de las mujeres y los hombres de hoy, y toda esa obra podrá resumirse mediante una fórmula que traduzca nuestra continuidad histórica, la biografía de este país moderno al que sin embargo preceden tantos siglos; pues nuestra España será la España de Felipe VI.…  Seguir leyendo »

Esta semana hemos celebrado treinta y ocho años de nuestra Constitución. Celebrar es el verbo correcto, porque aquel 6 de diciembre debe ser considerado, sin duda, como una fecha feliz. Inaugurábamos entonces el periodo de mayor paz, de mayor desarrollo humano y de mayores conquistas sociales de toda nuestra historia. No serían logros obtenidos por casualidad: ya desde el momento en que respaldamos la Ley para la Reforma Política –de lo que se cumplen, también en este mes, cuarenta años–, nos hallábamos embarcados en la empresa de hacer de España una nación democrática, moderna y plural. La nación que tenemos hoy.…  Seguir leyendo »