Anastasio Gil García

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Desde el año 1926 se celebra en la Iglesia universal, el penúltimo domingo de octubre, la Jornada Mundial de las Misiones, más conocida como Domund. Su finalidad es poner en escena una de las características esenciales de la Iglesia católica, la universalidad. Su celebración puede considerarse como un “buque insignia”.

La actividad misionera de la Iglesia católica desde sus orígenes tiene esta connotación fundamental. “Id por todo el mundo…” fue el encargo que Jesús hizo a los discípulos. Lo que fueron unos inicios aparentemente insignificantes ha alcanzado resonancia en toda la humanidad, sin fronteras geográficas ni limitaciones humanas y sociales. Su dimensión universal se refiere tanto a sus protagonistas en la acción, como a los destinatarios del mensaje y, por supuesto, a los recursos para la difusión.…  Seguir leyendo »

Con los enfermos, aunque tengan ébola

En una sociedad en la que se lleva el afán de protagonismo, resultan desconcertantes las figuras de quienes, como los misioneros y misioneras, se desgastan en su labor sin ninguna pretensión de atraer la atención sobre sí. Cuando ellos son noticia, lo son a su pesar, y única y exclusivamente por asumir en carne propia el dolor del pueblo en medio del cual realizan su tarea. Así ocurrió, por ejemplo, cuando hace justo veinte años, en 1994, fueron las misioneras en Ruanda y Burundi quienes dieron al mundo la voz de alarma del genocidio que estaba teniendo lugar; así está ocurriendo ahora con los misioneros afectados por el ébola, precisamente por haberse entregado en cuerpo y alma a curar a esos enfermos y a clamar por una ayuda internacional que nuestra indiferencia les negaba y les sigue negando.…  Seguir leyendo »

No son pocos, dentro y fuera de la Iglesia, los que se están preguntando en dónde radica la clave del pontificado del papa Francisco. Este periódico es testigo de la sorpresa que, día a día, está generando ese humilde seguidor de Francisco de Asís y discípulo aventajado del eficiente Ignacio de Loyola. Las perspectivas a la hora de abordar las causas de esa capacidad del Papa de introducirnos en la novedad del Evangelio, de ponerse a la cabeza de las críticas a las estructuras temporales de la Iglesia, y de pedir el cambio del corazón como motor de una humanidad nueva, son múltiples y no siempre concordantes.…  Seguir leyendo »