Andrea Camilleri

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Antes incluso de que empezara la unificación de Italia, o poco después de que se concluyese, no faltó quien dijera que nuestro país era «una expresión geográfica». En realidad, tras una primera exploración superficial, Italia es efectivamente una expresión geográfica; como lo son en cierto modo todas las naciones, añadiría yo, porque el carácter de un marsellés no es el carácter de un bretón. Hay distancias abismales. De la misma forma, el carácter de un siciliano no es el carácter de un lombardo.

El problema de Italia consiste en que, mientras la unidad de Italia fue un proceso histórico irrevocable hacia el que todos nos encaminamos, dicha unidad se llevó a cabo de forma bastante desma-ñada, con errores que hemos ido arrastrando hasta nuestros días.…  Seguir leyendo »

Italia es una democracia cada vez más anómala. Es, caso prácticamente único en Occidente, una democracia sin una verdadera oposición al Gobierno. De hecho, Italia es doblemente anómala: en el país hay una oposición a Berlusconi, amplia, apasionada, intransigente, que sale a las calles y aprovecha cada ocasión que puede para organizarse, pero en el Parlamento es como si no existiera. Entendámonos: una oposición digna de ese nombre, que emplee todos los medios legales disponibles, día a día y de forma sistemática, para ponerle las cosas difíciles al Gobierno, aprovechar sus debilidades y contradicciones internas. Y, si es posible, hacer que entre en crisis.…  Seguir leyendo »