Andrei Kolesnikov

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Rusia está atrapada en una batalla entre la historia oficial (la historia del estado) y la contra-historia (la historia de la sociedad civil y las memorias del pueblo). Este año en que se cumple el centenario de la Revolución de Octubre, el choque se instalará en el centro de la vida pública.

El presidente Vladimir Putin es la personificación de la nostalgia no tanto por los tiempos soviéticos sino por la sacralización del estado de ese período, que le permitió al gobierno utilizar, en lenguaje moderno, “noticias falsas” para fomentar sus propios fines. Por cierto, la Revolución de Octubre es recordada con una cuota no menor de ambivalencia e inquietud.…  Seguir leyendo »

Uno por uno, el Presidente ruso Vladimir Putin ha ido sacando de sus cargos a sus asesores más cercanos y antiguos. La víctima más reciente (y seguramente no la última) es Sergei Ivanov, ex agente de la KGB (como el mismo Putin) y ministro de defensa, que acaba de ser obligado a dejar sus funciones como jefe de estado mayor del Kremlin.

Ivanov, dirigente relativamente importante, está siendo reemplazado por un administrador más bien ornamental: Anton Vaino, ex jefe del Directorado del Programa de Protocolos. De manera similar, el reformista ministro de educación y ciencias, Dimitri Livanov, fue despedido y reemplazado por la insulsa burócrata Olga Vasilieva, en lo que resulta ser un inusual nombramiento de una mujer conocida por sus opiniones estalinistas (imaginad al presidente francés dando un puesto importante del gabinete a un funcionario medio perteneciente al Frente Nacional de extrema derecha).…  Seguir leyendo »

Hace dos años, un largo proceso de autoritarismo y aislacionismo creciente bajo el presidente Vladímir Putin culminó con la anexión rusa de Crimea. Pero aunque la comunidad internacional condenó la acción, los rusos aparentemente la recibieron con agrado. De hecho, el “regreso” de la península al control ruso tuvo un profundo efecto sobre la opinión pública, que parece haber fortalecido el poder de Putin, a pesar de los profundos desafíos políticos y económicos a los que se enfrenta Rusia.

En marzo de 2016, el 83% de los rusos apoyaba la anexión de Crimea, mientras que solo el 13% se le oponía.…  Seguir leyendo »

Cuando el presidente ruso, Vladimir Putin, habló ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el 28 de septiembre, sabía que captaría la atención del mundo y eclipsaría al presidente norteamericano, Barack Obama, con su llamado a crear un frente unido en la lucha contra el Estado Islámico. Pero Putin se estaba dirigiendo a los rusos también, plenamente consciente de la necesidad de distraerlos de las aflicciones económicas cada vez más evidentes de su país.

El año pasado, la distracción era la anexión de Crimea, seguida del apoyo a los separatistas pro-Rusia en el este de Ucrania. El reciente envío por parte de Rusia de aviones, misiles y unos miles de tropas a Siria es un sustituto patriotero de aquel proyecto “Novorossiya” fallido.…  Seguir leyendo »

En un tratado de 1970 titulado Salida, voz y lealtad, Albert Hirschman analizó las tres opciones que tienen las personas insatisfechas con organizaciones, empresas y Estados: irse, demandar cambios o ceder. En los 45 años desde que se publicó el libro, el marco planteado por Hirschman demostró su utilidad en una muy amplia variedad de contextos. También puede ser muy útil para comprender la política rusa actual.

En 2011 y 2012, muchos ciudadanos rusos, bien educados y relativamente pudientes, se volcaron a las calles para exigir democracia real, con la esperanza de usar su “voz” para cambiar el sistema desde dentro.…  Seguir leyendo »

La actitud occidental para con Rusia se basa en la suposición de que una presión continua sobre ese país obligará al régimen del Presidente Vladimir Putin a hacer concesiones o incluso provocará su desplome. Nada podría estar más alejado de la verdad.

La suposición subyacente a la eficacia de las sanciones occidentales es la de que el profundo deterioro económico resultante de ellas volverá al público ruso, en particular la minoría selecta política y financiera, contra el Kremlin. Putin no podrá soportar la disensión en aumento de las zonas urbanas acomodadas y la incipiente clase media.

Entretanto, según esa concepción, la presión militar –en forma de un posible ayuda letal a Ucrania– inmovilizará igualmente a los rusos de a pie contra Putin.…  Seguir leyendo »