Andrés Betancor

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Adam Smith, uno de los padres del liberalismo, es recordado por una frase, recogida en su libro Una investigación sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones (1776), que dice lo siguiente: “Al perseguir su propio interés [el individuo] frecuentemente fomentará el de la sociedad mucho más eficazmente que si de hecho intentarse fomentarlo. Nunca he visto muchas cosas buenas hechas por los que pretenden actuar en bien del pueblo”. Utiliza la celebre metáfora de la “mano invisible”; la que une la persecución del interés propio con el de la sociedad. Es la máxima exaltación del egoísmo: sirve a tu interés, ya que el de los demás se verá satisfecho como la consecuencia natural de aquel.…  Seguir leyendo »

El infierno está lleno de buenas intenciones; en política, no existen. El infierno político está lleno de malas decisiones. Una de ellas, la de contar con un mediador en la mesa de partidos. Es evidente que no es necesario; y, en cambio, significativo que quien lo anuncia es Carmen Calvo, en su condición de vicepresidenta del Gobierno (no es la secretaria de igualdad del PSOE). Se hace al margen de los cauces del partido porque es una decisión del Gobierno de España que, encima, se presenta como medida dentro de la estrategia para solucionar “la crisis política que afecta a Cataluña”.…  Seguir leyendo »

Para que sirva y enamore

La Constitución, afirmó el Rey Felipe VI en su alocución del pasado día 23 de diciembre, “no es una realidad inerte, sino una realidad viva que ampara, protege y tutela nuestros derechos y libertades”.

Es una “Constitución viva” entendida como “el modo en que una determinada Constitución escrita es concretamente interpretada y actuada en la realidad política” (R. Guastini). Es la Constitución “vivida” por los poderes; los que garantizan su cumplimiento y sancionan sus incumplimientos. Y, aún más importante, la vivida por los ciudadanos.

Los ciudadanos han de vivir y sentir lo que supone que la Constitución afirme que “España se constituye en un Estado”, al que le atribuye unos rasgos (social y democrático de Derecho), a la par que proclama que debe servir, como su ordenamiento, a unos valores “superiores” (señas de identidad del liberalismo progresista): los de la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político (artículo 1).…  Seguir leyendo »

Donald Trump no es culpable

La decadencia de los Estados ha suscitado siempre un extraordinario interés. Por su carácter alegórico, la del imperio romano es el mejor ejemplo (Gibbons, entre otros). La de la democracia, aunque presente incluso desde sus primeros teóricos (Aristóteles), ha sido convertida en la actualidad en uno de los temas centrales de la reflexión política.

La decadencia de la democracia desafía la opinión convencional sobre su consolidación y estabilidad. Hoy se reconoce que está en retroceso (según el último informe de Freedom House, Freedom in the World 2018) e, incluso, se habla de su posible desaparición. Es la tesis de autores como Steven Levitsky y Daniel Ziblatt (Cómo mueren las democracias) y Yascha Mounk (El pueblo contra la democracia: Por qué nuestra libertad está en peligro y cómo salvarla).…  Seguir leyendo »

Atila y la tragedia de los comunes

Garrett Hardin, en el año 1968, acuñó una expresión que ha hecho una extraordinaria fortuna más allá de su ámbito inicial. Sostenía que, en relación con los recursos naturales, se produce la “tragedia de lo común”, de los bienes comunes: el conflicto entre el interés personal de la explotación y el interés colectivo de la conservación acaba convirtiendo la despreocupación por lo común en un perjuicio individual.

El proceso contra el golpismo catalán es otro ejemplo, salvando las distancias, de la tragedia de lo común; la de las instituciones que, como las definiera Ralf Dahrendorf, sirven para la construcción normativa de la sociedad de la democracia liberal.…  Seguir leyendo »

Ejercicio de transparencia o populismo

El BOE del pasado sábado publicó el “contenido de las declaraciones de bienes y derechos patrimoniales de los altos cargos de la Administración General del Estado”. En sus 715 páginas se desgranan los valores consolidados de activos y pasivos de los patrimonios de los altos cargos, tantos los cesados como los nombrados. El Gobierno lo ha celebrado como un ejercicio de transparencia. Va más allá de la casualidad que haya coincidido con el escándalo de Pedro Duque y su sociedad instrumental para la tenencia de su patrimonio inmobiliario.

La transparencia ha sido ensalzada como un nuevo valor central de las democracias modernas.…  Seguir leyendo »

La dictadura de un sol poble

Manuel García nació en Castro del Río (Córdoba); llegó a Cataluña hace 50 años. Convertido en pequeño empresario de la restauración, regenta un negocio en Blanes. Simpatizante del PSC, ha dicho basta; basta a los lazos amarillos en su negocio. La reacción del poble es la conocida: el boicot, las amenazas, las agresiones… El pasado sábado sufrió un escrache promovido por los partidos y organizaciones secesionistas, encabezados por el Comité local de Defensa de la República (CDR).

No es el único caso. Es la otra Cataluña, la que Q. Torra y sus seguidores se niegan a reconocer. Como ha afirmado Torra, “un catalán que aspire a ser español no es nada”.…  Seguir leyendo »

N. Bobbio (1909-2004) definía el Estado de Derecho, en su “sentido profundo”, como el Estado en el que no sólo hay subordinación de los poderes de cualquier grado a las leyes generales del país, sino también subordinación de las leyes al límite material del reconocimiento de algunos derechos fundamentales considerados constitucionalmente y, por tanto, inviolables.

El Estado de Derecho es “antipático” al poder; sólo entiende de límites, de restricciones. La libertad de los modernos, según la famosa caracterización de B. Constant (1767-1830).

El poder, iluminado por la legitimidad del pueblo, y justificado por objetivos bendecidos por éste, no entiende, ni nunca entenderá, de tales límites.…  Seguir leyendo »

Abuso de poder desde el Gobierno

El poder público tiene una fuente, la soberanía nacional (artículo 1.2 Constitución), se ejerce conforme a la Ley (art. 9 CE) y sirve a un objetivo: el interés general (art. 103 CE). Así debería ser. Sin embargo, el poder puede ser ilegal, arbitrario y abusivo; en pocas ocasiones estas tres características se suman, fruto de una concepción (política) que admite su servicio a los intereses particulares del gobernante y a los de su partido. La utilización por el presidente Pedro Sánchez del avión oficial para asistir a un concierto del Festival de Benicàssim es la muestra más descarnada, pero no la más relevante.…  Seguir leyendo »

El catalán errante

Entre los juristas, la dogmática alemana ha sido tradicionalmente un referente. Sin embargo, también en Alemania hay malos, incluso, muy malos juristas. El mejor ejemplo es el Auto de 12 de julio de 2018, de la Sala Primera de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Schleswig Holstein.

Rudolf von Ihering (1818-1892), el gran jurista alemán, publicó un opúsculo titulado La lucha por el Derecho. Su tesis conclusiva fue “la lucha es el trabajo eterno del Derecho. Si es una verdad decir ‘ganarás tu pan con el sudor de tu frente’, no lo es menos añadir también que ‘solamente luchando alcanzarás tu derecho’.…  Seguir leyendo »

En las 1.586 páginas de la sentencia del caso Gürtel se juzga no una época. Se juzga una manera de concebir el ejercicio del poder. Los nombres son intercambiables. Se llamarán Correa, Bárcenas, Crespo, Ortega, López Viejo, etc. Es irrelevante. Son piezas en un mecano; en un sistema; en un esquema… que tiene el poder en el centro. Lord Acton acuñó la frase: “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”. El único antídoto es el control. Y el más importante de todos, la certeza del castigo. El miedo. El miedo de que te pillarán y, si te pillan, el castigo será importante.…  Seguir leyendo »

Alexander Hamilton (1757-1805) afirmaba en El Federalista que el Judicial es el «más débil de los tres departamentos del poder»; «no posee fuerza ni voluntad, sino únicamente discernimiento, y que ha de apoyarse en definitiva en la ayuda del brazo ejecutivo hasta para que tengan eficacia sus fallos». Este founding father norteamericano concluía que, «por la natural debilidad del poder judicial, se encuentra en peligro constante de ser dominado, atemorizado o influido por los demás poderes».

Hamilton destacaba que su defensa era imprescindible. No puede haber un Estado de derecho sin un poder judicial independiente. Y no puede serlo si está dominado, atemorizado o influido por los demás.…  Seguir leyendo »

Continuó en Schleswig-Holstein

Que en Schleswig-Holstein se esté escribiendo una de las páginas más importantes de la Historia contemporánea de España no deja de ser otra muestra del humor de los dioses que guían la Historia de la humanidad. Un Land alemán que, durante siglos, hasta su constitución definitivamente como parte de la República Federal de Alemania, se estuvo debatiendo entre ser parte de Dinamarca o de Prusia. Ha formado parte, total o parcialmente, de una y otra; incluso se plebiscitó, en el año 1920, si “regresaba” a Dinamarca, como así sucedió el 15 de junio de 1920.

Un territorio con una turbulenta historia tiene, en manos de sus autoridades judiciales, el poder para decidir si el principal cabecilla del golpe de Estado producido en Cataluña pasa a disposición de los tribunales españoles para ser juzgado por los delitos de rebelión y de malversación de caudales públicos.…  Seguir leyendo »

España es uno de los países más seguros del mundo. Y, sin embargo, la seguridad es objeto de una encendida polémica. Una de las dimensiones del bienestar, según todas las clasificaciones al uso, es la relativa a la seguridad. En el reciente trabajo de Herrero, Villar y Soler (Las facetas del bienestar, Fundación BBVA, 2018), en la categoría seguridad, España está por encima de la media de la OCDE. La sensación de seguridad es superior, por ejemplo, a la de Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Países Bajos y Portugal. No hay, por lo tanto, un problema de «inseguridad». Es otro.…  Seguir leyendo »

Se está convirtiendo en un lugar común hablar de la reforma de la Constitución. Cuando entramos en su cuadragésimo aniversario, numerosas propuestas se están presentando. La organización territorial está en el centro de los análisis. Se denuncian las insuficiencias, los problemas y los defectos; se ofrecen alternativas y soluciones. Sin embargo, pocos se están ocupando en mostrar aquello que, estando contemplado en la Constitución, los políticos se han entretenido en marginar. Me refiero a la Alta Inspección educativa del Estado.

La Constitución establece, en el artículo 27, que los poderes públicos deben inspeccionar el sistema educativo. El reparto competencial hizo posible que a las comunidades les correspondiese la inspección ordinaria, mientras que al Estado la denominada Alta Inspección.…  Seguir leyendo »

Alejandro Nieto, en un magnífico libro dedicado a la rebelión militar de la Generalitat de Cataluña del 6 de octubre de 1934, obra que va ganando en importancia por lo premonitorio de su análisis, reproduce las siguientes palabras: “Estoy dispuesto a todo. (…) Ha llegado la hora de dar la batalla y de hacer la revolución. Es posible que Cataluña pierda y que algunos de nosotros dejemos la vida; pero, aún perdiendo, Cataluña ganará porque necesita mártires que mañana le aseguren la victoria definitiva”.

No, no es Carles Puigdemont. Por las fechas sería, evidentemente, imposible. Pero perfectamente pueden serle atribuibles. Así se pronunció Lluís Companys en 1934 y, qué casualidad, a la luz de una sentencia del Tribunal de Garantías Constitucionales, el antecesor del actual Tribunal Constitucional, que declaraba, cómo no, inconstitucional una ley catalana (la de 11 de abril de 1934, de Contratos de Cultivo).…  Seguir leyendo »

Para alejar la política de la Justicia

Una de las propuestas del programa de reforma del Estado presentado por Ciudadanos que ha suscitado más polémica ha sido la de supresión del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la atribución de sus funciones al presidente del Tribunal Supremo y del Poder Judicial, asistido por dos adjuntos. He podido leer descalificaciones personales (“botarates”, “ignorantes”) y de otro tipo (“absurda”, “barbaridad”, “grandísimo error”). También nos alertan de sus consecuencias: “Acaba con la independencia judicial”. Sin olvidar, el consabido ataque gremial que explica el merecimiento de los anteriores calificativos, por la condición de catedráticos de Derecho administrativo que reunimos algunos de los asesores.…  Seguir leyendo »