Ángel Pascual-Ramsay

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El pensamiento progresista corre, en tiempos de crisis y estancamiento económicos prolongados, el riesgo de limitarse a objetivos y tácticas de resistencia, como la oposición a la necesaria modernización del Estado del bienestar, sin atender a transformaciones materiales, sociales y económicas, como las nuevas formas de trabajo y creación de riqueza habilitadas por las nuevas tecnologías, que deberían constituir oportunidades de generación de una actualizada cosmovisión. Sin esta renovación la izquierda corre el riesgo de confirmarse como opción electoralmente menor, conservadora de un status quo desarbolado por la globalización y abocada a la irrelevancia.

El centro de toda ideología progresista es siempre una antropología que responda a tres preguntas.…  Seguir leyendo »

Entre el ruido y la furia antipolítica que enturbia hoy la conversación pública española, un hecho esencial parece haber quedado olvidado: fue el sector privado, no el público, el que causó la crisis. La actuación de nuestros políticos ha sido sin duda inadecuada, pero fue determinada élite empresarial y financiera la que, con sus decisiones privadas de inversión y abuso del crédito, llevó al país al borde de la quiebra. No se trata de culpabilizar, sino de hacer un diagnóstico acertado de las causas de la crisis para así poder superarla y no volver a repetirla. Las indudables limitaciones de nuestras instituciones públicas y Administración no eximen de su responsabilidad a determinada élite empresarial de haber construido un modelo económico con pies de barro incapaz de hacer frente a la crisis internacional.…  Seguir leyendo »

Los partidos socialdemócratas están fallando a la hora de adaptarse a los grandes cambios que se han producido en los últimos años con la globalización —que, entre otras cosas, ha incorporado a la economía mundial a 2.000 millones de personas más, como consumidores (oportunidad) y productores (competencia) con modelos socioeconómicos muy diferentes de los nuestros—, e incluso con la integración europea. La socialdemocracia europea no ha tenido un discurso propio sobre esta globalización , y con la crisis ha visto q uebrarse la idea de progreso y la agenda de la visión de un futuro mejor que le eran consustanciales. No ha sabido responder al reto de gestionar el Estado del Bienestar en un mundo más complejo y en un contexto de creciente competencia, individualismo y diferenciación.…  Seguir leyendo »