Ángel Ubide

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

After languishing for two decades, inflation has suddenly risen to heights not seen in 40 years. Is it owing to bad policies, or bad luck? Will high inflation persist, or can it be tamed without a recession? In broad terms, inflation results from some combination of supply shocks, demand strength and inflation expectations. Supply shocks are typically short term and transitory, while demand strength averages out over the business cycle. Only changes in inflation expectations have permanent effects on inflation. Determining which of the three explains the current surge will indicate whether inflation in America will drop back to the Federal Reserve’s 2% target without a recession.…  Seguir leyendo »

Estamos en guerra. No es una guerra entre buenos y malos, es una guerra contra un virus, un enemigo nuevo, invisible, y que se multiplica cada semana. El cerebro humano no está bien preparado para gestionar lo novedoso, necesita una partitura que le ayude a navegar. Tampoco sabe adaptarse a lo que no puede ver, por eso nos asusta la oscuridad. Y, sobre todo, no entiende los procesos que no son lineales; la rápida multiplicación de las infecciones, aunque predecible, genera pánico. Esta guerra, además de víctimas, genera angustia y miedo.

Hay que atacar al enemigo de raíz, rápido, sin vacilaciones.…  Seguir leyendo »

Ahora que el periodo agudo de la crisis ha remitido, los mercados se han empezado a normalizar, a pesar de los sustos, y no hay que tomar decisiones cada fin de semana, es un buen momento para reflexionar sobre problemas estructurales. La evolución a largo plazo de una economía depende de su capacidad de crecimiento potencial, que a su vez depende de la demografía, la capacidad del mercado laboral de emplear a la población, el crecimiento del stock de capital y, sobre todo, la tasa de crecimiento de la productividad. Cuando los economistas o los políticos o los banqueros centrales hablan de reformas —ese término tan usado y a su vez tan vacío de contenido, ya que hay muchos tipos de reformas, con impactos y objetivos diferentes, y es un término que se acaba usando como instrumento para negar la necesidad de estimular la demanda a corto plazo— se refieren a medidas para aumentar el crecimiento potencial y, sobre todo, la productividad.…  Seguir leyendo »