Antón Costas

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Confieso estar sorprendido al ver la gran preocupación que manifiestan las élites biempensantes por la oleada de populismo nacionalista y lo poco que hacen para poner remedio a las causas que lo alimentan. ¿Por qué, en vez de demonizarlo, no bajan al campo de batalla para competir con ellos en ofrecer mejores políticas?

Antes de dar una explicación, déjenme que me detenga en el cambio moral experimentado recientemente por nuestras sociedades que, en mi opinión, es la semilla del populismo. Aun cuando normalmente la noción de moralidad la aplicamos a las conductas individuales que entendemos como buenas (honestidad, sinceridad, lealtad, amistad, respeto a los demás), esta tiene también una dimensión pública, definida por aquellos rasgos que atribuimos a una buena sociedad: abierta, tolerante, con igualdad de oportunidades, movilidad social y económica, equidad y democracia.…  Seguir leyendo »

Si la economía va bien, ¿por qué el populismo autoritario continúa ganando apoyo social y amenazando las democracias liberales? La razón, a mi juicio, es que el crecimiento ya no trae progreso social para todos sino, especialmente, para una nueva aristocracia del dinero que tiene todos los vicios de la vieja aristocracia pero no alguna de sus virtudes como la de “nobleza obliga”. Es decir, el compromiso con los más débiles.

Son numerosas las voces que alertan de la amenaza que significa el populismo autoritario, identitario y nacionalista para la democracia. La última, la del presidente francés Emmanuel Macron. En su intervención ante el Parlamente europeo habló de Europa como un continente dividido entre “democracias iliberales” que amenazan con desguazar el proyecto común y las “liberales” que han de escuchar “la cólera del pueblo”.…  Seguir leyendo »

Las clases medias están huyendo de servicios públicos fundamentales como la educación y la sanidad. De continuar esta tendencia, podrían acabar siendo circuitos de beneficencia más que servicios esenciales para el ejercicio de la ciudadanía moderna. Por la razón que ahora diré, la permanencia de las clases medias dentro de estos servicios públicos es esencial para evitar este deterioro.

El deterioro de la educación no solo perjudica a los más débiles: trae una sociedad más clasista, una política más polarizada y una democracia más aristocrática. La economía también sería menos innovadora y productiva. Pregúntense porqué Francia es el país del mundo con mayores niveles de productividad de sus trabajadores.…  Seguir leyendo »

Ahora toca la reforma social

Hay un tiempo para cada cosa, según el Eclesiastés. Esta sabiduría de los textos sagrados bien puede utilizarse para justificar el giro que han de dar las democracias liberales occidentales a sus políticas. Tras más de tres décadas en que la orientación dominante han sido las reformas económicas, ahora es tiempo de la reforma social.

Si la sabiduría de los textos sagrados no es suficiente fuente de autoridad, podemos recurrir a la teoría de los ciclos de la historia. Este enfoque sostiene que después de una etapa elitista conservadora viene —no sin convulsiones— una etapa democrático liberal. Sucedió así después de la “Belle Époque” (desde la segunda mitad del XIX hasta la Primera Guerra Mundial).…  Seguir leyendo »

A Catalunya parece sentarle mal el autogobierno. Lo estamos viendo con los efectos que ha tenido el procés en las salidas de sedes empresariales y en la división social. No es la primera vez. Sucedió ya en 1934 con la proclamación del Estado Catalán por el presidente republicano Lluís Companys. Por el contrario, el dinamismo empresarial, la convivencia y el progreso social han sido mayores en aquellas etapas en las que se dejó la gestión de la política al Estado y los catalanes dedicaron todas sus energías a hacer empresa y a crear riqueza. Parece como si existiese un dilema catalán consistente en tener que elegir entre el autogobierno o crear riqueza.…  Seguir leyendo »

Confieso estar un poco sorprendido. Gratamente sorprendido. Algo se mueve en la Comisión Europea en su visión sobre la situación económica en la Unión. Según el informe de otoño que la Comisión acaba de publicar, la recuperación económica se consolida. Todos los países del euro vuelven a crecer. Y el pronóstico para el 2018 es también positivo. Es una buena noticia.

Sin embargo, la sorpresa surge cuando se leen los adjetivos que el informe utiliza para calificar ese crecimiento: «incompleto» y «atípico». ¿Por qué motivo? Porque no viene acompañado de un paralelo crecimiento de los salarios. «Pobre»,  «flojo», «débil» crecimiento salarial.…  Seguir leyendo »

¿Cuál es el pegamento que hace que una sociedad se mantenga unida y evite una fractura social y el caos político? Si tuviéramos respuesta podríamos afrontar mejor el malestar ciudadano y los conflictos políticos territoriales que tenemos delante. Para ver cuales son sus componentes conviene volver la vista atrás. Las sociedades occidentales desarrolladas vivieron una etapa de armonía social y política en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Fueron los “Treinta Gloriosos”.

¿Cómo se logró? Con un contrato social entre fuerzas anteriormente antagónicas. Los partidos socialdemócratas aceptaron que la economía de mercado era un instrumento válido de creación de riqueza.…  Seguir leyendo »

¿Es el independentismo un fenómeno propio de Catalunya, algo así como una planta endémica del país, o tiene algo en común con otras convulsiones políticas que se están produciendo simultáneamente en la mayoría de países occidentales? Pienso que la pregunta es pertinente y necesaria. Necesaria para no obsesionarnos y atemorizarnos en demasía, sin que este signifique banalizar las consecuencias de lo que está ocurriendo en Catalunya. Pero tomar distancia nos permite sacar la mirada de nuestro ombligo y adquirir perspectiva.

En mi opinión, estamos asistiendo a un nuevo cambio de ciclo político en las democracias liberales occidentales. La etapa neoliberal y cosmopolita que se inició en los 80 ha tocado a su fin; una nueva etapa neonacionalista está emergiendo para un largo período.…  Seguir leyendo »

¿Por qué las clases medias, así como muchos profesionales, están apoyando a dirigentes autoritarios y votando a partidos de extrema derecha y a radicales de izquierda? Cuando hago esta pregunta a mis alumnos y personas de mi entorno las causas que mencionan son tres: 1) la crisis financiera y económica, 2) la globalización, 3) la inmigración. Estos factores son para ellos como los tres jinetes del Apocalipsis que estamos viviendo. Pero lo lógico es pensar que han afectado fundamentalmente a los perdedores de la globalización y de la crisis, pero no –o, al menos, no tanto– a las clases medias altas, profesionales y funcionarios que siguen conservando su empleo y tienen ingresos.…  Seguir leyendo »

La lucha generacional parece estar reemplazando a la lucha de clases. Aunque, cuidado, no me entiendan mal, el conflicto de clases sigue estando entre nosotros. Cuando le preguntaron a George Soros –influyente gestor de fondos de inversión– si pensaba que la lucha de clases había desaparecido, respondió: «Aún existe, y vamos ganando nosotros».

Hay muchas señales que apuntan a que el conflicto redistributivo entre mayores y jóvenes es un rasgo definitorio de las sociedades occidentales desarrolladas en este inicio del siglo XXI. Hoy solo quiero poner la atención en una de esas señales en el caso de España.

Según un informe que acaba de publicar el Banco de España, a lo largo de esta crisis la renta media de los hogares encabezados por un menor de 35 años ha caído un 28,4% respecto de su nivel en el 2008.…  Seguir leyendo »

¿Perjudica el bloqueo político la continuidad de la recuperación de la economía española? Esta es una pregunta que se nos hace a los economistas de forma recurrente en estos últimos meses. De la misma forma, se nos pregunta con insistencia si el llamado “proceso de desconexión” impulsado por los independentistas catalanes está debilitando el dinamismo de la economía catalana.

La respuesta, en ambos casos, es que no. Al menos a corto plazo. Esta ausencia de perjuicio económico no deja de ser una sorpresa para todos. Incluidos los centros e institutos de previsión económica, tanto españoles como internacionales, que están revisando al alza el crecimiento español para el 2016.…  Seguir leyendo »

¿Debemos alegrarnos de que los salarios continúen cayendo? Si nos centramos solo en los efectos sobre la competitividad de costes a corto plazo de las empresas, la respuesta sería que sí. Pero los salarios tienen otras funciones importantes, tanto para el buen funcionamiento de la economía y las empresas como para la existencia de una sociedad decente. Si las tenemos en cuenta, no está claro que sea una buena noticia. Al contrario, una economía de bajos salarios no construye una buena economía ni una sociedad justa y armoniosa. Pero antes veamos los datos.

La encuesta de costes laborales por hora trabajada del segundo trimestre que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística confirma lo que ya había mostrado la del primer trimestre.…  Seguir leyendo »

El tiempo transcurrido desde las elecciones generales del pasado 20 de diciembre y los bloqueos para formar gobierno están alimentando alguno de los viejos fantasmas que dominaron en el pasado la vida política española. Uno de ellos es la idea de España como un país ingobernable, necesitado de liderazgos fuertes y soluciones extraparlamentarias ad hoc. Otro es la percepción de que la clase política española está movida sólo por intereses particulares –ya sean personales o de partido–, y es incapaz de atender al interés general.

Pero bien mirado, no somos raros. Cuando nos comparamos con otros países europeos salimos bien parados.…  Seguir leyendo »

El bloqueo político que sufre España desde las elecciones del 20 de diciembre del 2015 para la formación de un Gobierno tiene muchos componentes. Vivimos tiempos políticos atípicos que traen consigo nuevas circunstancias. La situación actual exige una cultura política del acuerdo para la que los partidos, tanto los tradicionales como los nuevos, aún no están preparados.

Pero hay un elemento que es, a mi juicio, el más determinante: el uso de argumentos ad hominem para impedir acuerdos políticos de gobierno que son necesarios. Es decir, el uso de argumentos contra las personas como forma de bloquear los acuerdos y la formación de Gobierno, prolongando de esa forma la interinidad y la inestabilidad política, que tanto perjudican la reforma de la política y la gestión de la economía.…  Seguir leyendo »

“No apoyaremos la investidura de Rajoy. No nos abstendremos. Y no estamos en condiciones de presentar una candidatura alternativa”. Si de verdad se desea evitar unas terceras elecciones, esta es una imposible trinidad. Dada la aritmética político-parlamentaria, es necesario cambiar al menos un no por un sí como condición necesaria para impedirlas.

La dirección del PSOE y de su comité federal se ha situado en un negativismo peligroso. Esta actitud les impide identificar y transmitir a sus votantes y a la ciudadanía cuáles son sus propuestas. El resultado será que caerá sobre sus espaldas la responsabilidad del bloqueo político.

Ciudadanos, otra formación de centro sobre la que recae también la presión para facilitar la investidura, ha manejado mejor la situación.…  Seguir leyendo »

Imaginen una situación en la que un familiar es llevado de urgencia al quirófano para corregir un fuerte desequilibrio orgánico. Después de varias horas de impaciente espera, el cirujano sale para informar a los familiares que la operación ha ido bien…, pero el paciente ha muerto. La culpa, según el médico, fue del paciente, incapaz de resistir los rigores quirúrgicos. Probablemente, después de unos momentos de desconcierto interrogándose sobre la salud mental del médico, le hubiesen lanzado por la ventana o llevado al juzgado de guardia.

Por suerte, esto no ocurre con los médicos. Pero si sucede con frecuencia con los responsables de la política económica.…  Seguir leyendo »

Qué es mejor para la democracia, que Pedro Sánchez acepte apoyar al PP o que le niegue ese apoyo y se quede liderando una oposición fuerte y responsable? En todo caso, si opta por la segunda opción, ¿puede Mariano Rajoy encontrar los apoyos necesarios para la investidura y formación de gobierno? Si no lo consiguiese, ¿nos abocaríamos a unas terceras elecciones o habría fórmulas alternativas?

Al buscar responder a estas cuestiones no pretendo hacer recomendaciones de lo que deben hacer unos y otros, sino examinar a la luz del análisis político económico los efectos de una u otra opción política. Veamos.…  Seguir leyendo »

Ha cambiado algo en la política española tras los resultados electorales de este domingo? ¿Es más fácil ahora formar gobierno? Aparentemente no. Con sus ajustes al alza y a la baja en el número de diputados, las nuevas elecciones dejan el mismo escenario básico que el 20-D: cuatro no ganadores. Por sí solos, o en bloques ideológicos, no están en condiciones aritméticas de formar gobierno.

Pero desde otra perspectiva, las cosas sí han cambiado. Las nuevas elecciones han corregido las expectativas presidencialistas de unos y otros y las han ajustado a la realidad. Mariano Rajoy ha aumentado su apoyo, pero su expectativa de mayoría queda acotada.…  Seguir leyendo »

Esta semana se celebra en Barcelona el Congreso de la Sociedad Española de la Cirugía de la Obesidad (SECO). El doctor Antonio Lacy, jefe del servicio de cirugía gastrointestinal del Clínic, ha tenido la amabilidad de invitarme a la sesión inaugural. Después de agradecérselo me he preguntado qué podía ofrecer un economista como yo a un congreso de esta naturaleza. Posiblemente aportar una mirada externa a la profesión sobre un problema que es una verdadera epidemia social y que, sin embargo, permanece oculto a los ojos de la sociedad.

Al contrario que otras enfermedades como el cáncer o las degenerativas, la obesidad no atrae la atención de la sociedad.…  Seguir leyendo »

Los economistas y los responsables de la política económica (policymakers) no tienen muy buena reputación pública en los últimos años, aunque eso no les haya restado influencia. Las razones son el no haber sabido prever la crisis del 2008 (“Si son tan listos, cómo no vieron la crisis”, preguntó la reina de Inglaterra a los economistas de la prestigiosa London School Economics) y el apoyo que han dado a las políticas de austeridad y devaluación de salarios que han castigado duramente a los más débiles. De ahí la percepción de que la economía está reñida con la ética.

Algo de razón tienen.…  Seguir leyendo »