Antonio Cazorla Sánchez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de julio de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La noticia en principio es buena, incluso muy buena. El Partido Popular, por boca de su presidente, ha propuesto la creación de un museo nacional de Historia de España. Al mismo tiempo, de forma marginal pero, a la postre, fundamental, ha asumido la necesidad de que el Estado siga financiando la exhumación de los restos de las miles de víctimas de nuestra guerra civil que aún yacen en fosas comunes.

Hay que celebrar que, por primera vez desde la restauración de la democracia, el centro-derecha español haya sentido la necesidad de educar a la población sobre nuestro pasado mediante un programa de historia pública.…  Seguir leyendo »

Qué hacer con el pasado

En memoria de Santos Juliá

Las sociedades humanas tienden a presentar su propio pasado con orgullo, como una sucesión de hechos gloriosos en los que no hay nada de lo que hoy deban avergonzarse. Esa es la historia que se enseña en las escuelas, la que se difunde para consumo de masas, la que se repite en rituales y conmemoraciones públicas. La realidad, sin embargo, es más compleja. Ha habido hechos violentos, en los que no todos los que llamamos “nuestros” se portaron de manera ejemplar ni todo fue execrable por parte de sus enemigos.

Los países que son herederos de antiguas monarquías imperiales, o sea, casi todas las grandes potencias europeas, pocas veces se refieren a la violencia que —siempre, sin excepción— acompañó a la ocupación de tierras ajenas, sino a las motivaciones idealistas de aquella expansión: salimos de nuestras fronteras para predicar al mundo la verdadera religión, para civilizar a pueblos salvajes, para expandir los ideales de libertad que inspiran nuestro sistema político… Nunca hubo intereses mezquinos, intención de robar o explotar a otros, ánimo de imponerles nuestra autoridad o demostrarles nuestra superioridad.…  Seguir leyendo »

Keynes y la ética

En plena Segunda Guerra Mundial, el Gobierno del Reino Unido encargó al político y académico William Beveridge un informe sobre el futuro de la Seguridad Social del país. Lord Beveridge pidió ayuda con el cálculo de su costo a Keynes. Como cuenta el mejor biógrafo de éste, el también notable economista Robert Skidelsky, de esa colaboración surgieron una serie de documentos clave -empezando por el Social Insurance and Allied Services (1942), del que se vendieron 700.000 copias en unas semanas- que marcaron un giro crucial a las políticas económicas y sociales que hicieron posible a partir de 1945 tres décadas de bienestar no solo en el Reino Unido sino también en Europa occidental.…  Seguir leyendo »

La Memory Studies Association celebró su tercer congreso en Madrid entre los días 25 y 28 de junio pasados. Participaron en este evento más de mil trescientos especialistas de todo el mundo, lo que da una idea de la enorme dimensión que el campo de la Memoria ha alcanzado en las dos últimas décadas. Como ya señaló Paul Williams (Memorial Museums: The Global Rush to Commemorate Atrocities) en este corto período se han construido más memoriales y museos de la violencia que en todo el siglo pasado.

Si alguien en España creyó que la Memoria era una moda, molesta y particular, debería desengañarse.…  Seguir leyendo »

En el siglo XIX, los aristócratas con pretensiones cultas y cosmopolitas, sobre todo los británicos, tenían que hacer un Grand Tour del continente europeo, que en realidad se centraba en Italia, Francia, partes de Alemania y Grecia (y definitivamente excluía a la exótica y peligrosísima España, la de Carmen y otros bandoleros de la imaginación romántica). La expansión del turismo durante el siglo XX fue otra expresión de la irrupción de las masas como sujetos históricos activos y visibles. También fue resultado de la extensión de la sociedad de consumo a las capas medias y bajas de Occidente. El boomde posguerra hizo posible la motorización primero y los aviones a reacción después, lo que, combinado con las vacaciones pagadas permitió la explosión de la industria del turismo para los plebeyos como usted y yo.…  Seguir leyendo »

Es bien sabido que el nacionalismo catalán se inspira en el quebequense. Hoy este último es un valor político bastante alicaído, pero en 1980, cuando la opción “soberanista” fue claramente derrotada, y en 1995, cuando la diferencia entre el y el no fue mínima, los referéndos dividieron profunda y hasta traumáticamente a la sociedad canadiense, a la quebequense y a los francófonos. En YouTube están las imágenes del entonces primer ministro y líder del Partido Quebequense (PQ), René Levésque, reconociendo la derrota en 1980 ante una audiencia desolada, entre la que madres y padres jóvenes abrazan a sus hijos pequeños como si quisieran salvarlos, y ya no pudieran, de un naufragio histórico: otra derrota y otra humillación.…  Seguir leyendo »

En su magnífica historia de la II Guerra Mundial (All Hell Let Loose), Max Hastings cuenta el comentario de un ama de casa británica que se sorprendía de que su Gobierno tenía en 1939 todo el dinero necesario para hacer la guerra cuando hasta entonces había estado diciendo que no podía endeudarse para reactivar la economía, o para ayudar a los pobres. Liderado por el laborista Ramsay MacDonald (entre 1931 y 1935), el National Government que gobernó Reino Unido durante toda la década de los treinta fue una coalición de los principales partidos británicos, pero en realidad estuvo controlado por los conservadores.…  Seguir leyendo »