Antonio Elorza (Continuación)

La respuesta de un seguidor del Gobierno, sea ciudadano o medio de comunicación, frente a alguien que exprese preocupación por el futuro del Estado español consiste siempre en advertir que si hay algún problema, ello se debe a la irritación suscitada por la política de Aznar en el pasado y que además no hay que ser alarmista. Ejemplo: el Estatuto de Cataluña ha entrado en vigor, y España no se ha roto. Prácticamente todo sigue igual. Si Josu Jon Imaz tuvo que irse a su casa por ser razonable, ahí está Urkullu. Si Ibarretxe sigue adelante con su propuesta de consulta popular, puro electoralismo.…  Seguir leyendo »

De cara a una inminente manifestación convocada en Madrid por la Asociación de Víctimas del Terrorismo, un conocido profesor sistematizó lo que viene siendo la doctrina oficial sobre el tema: su lugar nunca debe ser la política en cualquiera de las dimensiones de la misma. Por su propia condición carecen de imparcialidad. Fueron «heridas por un daño cruel», ya que el Estado no estaba ahí para impedirlo, y en razón de esa ausencia ha de compensarlas, material y afectivamente, de forma subsidiaria al no hacerlo quien las perjudicó. Lo mismo que en cualquier otra clase de accidente susceptible de ocurrir en la vida social.…  Seguir leyendo »

Nadie dudó desde un primer momento que el incidente de Santiago de Chile iba a hacer correr ríos de tinta. Resultaba menos previsible, sin embargo, que también desde un primer momento las crónicas incluidas en prestigiosos medios de comunicación, españoles y europeos (ejemplo, La Repubblica), fueran a alterar el relato que las imágenes de televisión transmitían nítidamente, y que de un hecho puntual fueran a extraerse lecturas políticas de tanto alcance como pensar en un punto de inflexión para la valoración de la Corona. En este mismo diario, y a modo de remate de una bien trazada trayectoria histórica, Santos Juliá advertía acerca de la disipación del aura que desde los inicios de la transición ha rodeado a la figura de Juan Carlos I, arrancando de una comparación entre el monarca actual y su abuelo Alfonso XIII, "expuesto desde niño a los bandazos de la opinión".…  Seguir leyendo »

Una visita necesaria, mal preparada y en un tiempo poco propicio, por aquello del aniversario de la Marcha Verde, ha dado lugar a una reacción desaforada, pero por desgracia cargada de significación, a cargo del Gobierno de Mohamed VI. En principio, la reivindicación marroquí de los 'presidios' corría vías paralelas a la española de Gibraltar, hasta que Moratinos resolvió la cuestión a su modo, es decir, cediendo sin reservas a la perpetuación deseada por el Gobierno del Peñón y por Tony Blair. Aunque no existiera esperanza alguna de sacar otra cosa que concesiones de forma, el mantenimiento de la reivindicación tenía una virtud: poner ante la mirada de Marruecos una situación paralela, con el añadido de que la conquista de Gibraltar era mucho más reciente y además tuvo lugar cuando ya el reino de España se encontraba del todo consolidado en el plano institucional.…  Seguir leyendo »

En su libro El nacimiento de Dios, Jean Bottéro advertía que en el estudio de las religiones era aconsejable un cierto grado de simpatía, sin por eso olvidar las reglas del análisis histórico. La lectura y la interpretación de la Biblia o del Corán requieren otros conocimientos que la comprensión del Leviatán de Hobbes o la Fenomenología del espíritu de Hegel, por citar dos obras particularmente complejas, pero en modo alguno cabe aceptar que pertenezcan a una esfera inaccesible a una razón humana que no sea la de los "hombres de religión". Lógicamente, los portavoces de éste o aquel credo tenderán a rechazar esa propuesta, ofensiva para quienes se consideran a sí mismos los transmisores autorizados de la voz de Dios.…  Seguir leyendo »

En el debate celebrado anteayer en el Congreso sobre el tema de la obligatoriedad de las banderas, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega expuso ante las críticas del popular Ángel Acebes la peculiar filosofía del Gobierno en caso de conflicto entre la norma y su cumplimiento. Sin duda sus palabras le debían mucho al ya políticamente difunto Josu Jon Imaz. Sólo que en vez de 'no imponer, no impedir', ahora se trataba de 'no imponer, convencer'.

Suena bien. Sólo que esa filosofía entra en abierta contradicción con la esencia del funcionamiento del Estado, que consiste en estar dispuesto a imponer, llegado el caso, mediante el monopolio de la violencia legal, la ejecución de aquellas disposiciones que de otro modo pudieran ser objeto de incumplimiento por parte de ciudadanos e instituciones.…  Seguir leyendo »

Tanto por la proximidad de las elecciones generales como por la habitual rigidez mental de muchos publicistas, los comentarios en torno al nuevo partido impulsado desde ¡Basta Ya! se han centrado en el espinoso e intelectualmente estéril tema de su impacto sobre el mercado político. Lo importante entonces no es ver si tiene sentido emprender este trabajo de Sísifo, sino especular acerca de cuál de los dos grandes partidos va a ser el más perjudicado por su entrada en la competencia electoral. Si va a convertirse en un "cortafuegos" que impide el deseable trasvase de votos de socialistas hacia el PP, o si por el contrario su labor de captación será suficiente para poner en peligro la formación de un nuevo gobierno de la izquierda reformadora, léase PSOE, de José Luis Rodríguez Zapatero.…  Seguir leyendo »

En entrevista concedida hace poco a un diario madrileño, Fátima Mernissi confesaba que "cada vez que oigo hablar de esta prenda el velo o hiyab, me dan ganas de reír". A su juicio, "son los europeos los que han hecho un problema de ese trozo de tela", que al parecer las mujeres usan o no con plena libertad en casi todos los países árabes. En Francia o el Reino Unido, estaría en cambio "prohibido en nombre del Estado laico" (sic). En relación al integrismo islamista, responde: "No me gustaría estar en la piel de un terrorista, porque tiene que decidir qué hace para sobrevivir".…  Seguir leyendo »

Cuando hace un par de años publiqué un estudio sobre la omnipresencia de Sabino Arana en la historia posterior del nacionalismo vasco, es muy posible que muchos interesados en el tema pensasen que tal preocupación carecía ya de sentido. Nadie lee ya a Sabino en el mundo nacionalista, y no sólo porque los nacionalistas vascos lean poco, hoy como ayer, sino porque la izquierda abertzale se las da de progresista, tercermundista, y entre los jelkides, hoy jeltzales, prevalece la intención de que el fundador, además de ser un retrato en los batzokis suyos y en los de Eusko Alkartasuna, no cuente en su ideario supuestamente moderno.…  Seguir leyendo »

En algo acertaron los comentarios socialistas al abandono por Rosa Díez de su viejo partido: era una decisión anunciada desde hace tiempo. Sería preciso añadir que necesaria, desde el punto de vista de la democracia, y la renuncia simultánea al escaño en el Parlamento europeo refuerza este aspecto. No es que Rosa Díez se haya convertido en el clásico enemigo del partido al que abandona, sino que es la restricción de la vida democrática en el interior del PSOE lo que ha impedido e impide que el pensamiento crítico actúe en el interior de sus filas. Fue Alfonso Guerra, después de la crisis del 'marxismo', quien impuso el famoso principio de 'el que se mueva no sale en la foto', o dicho de otro modo, que la política trazada por la dirección era indiscutible y que la información y el debate internos, por muy estatutarios que fuesen sus modos, resultaban excluidos, de manera que al disconforme, convertido en disidente, le tocaba sólo elegir entre irse o esperar la expulsión.…  Seguir leyendo »