Antonio Escohotado

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Segunda carta abierta a la vicepresidenta

Meses atrás, le rogaba que precisase qué tipo de concurso público adjudicaría los 200 millones de euros en propaganda contra la violencia de género, porque quiero aportar algunos eslóganes. No tuvo la bondad de contestar, al estar ya adjudicado el tema, y el otro día la citaba su periódico diciendo que los restos de Franco serán evacuados a corto plazo, “pues un dictador no puede tener tumba de Estado en una democracia”. Nada parejo le he oído decir de Castro, aunque fusilar disidentes y convertir Cuba en un economato crónicamente desabastecido palidezca ante los genocidios inducidos por ejércitos suyos (Fidel los llamaba “misiones”) en Guinea-Bissau, Angola, Mozambique y Etiopía.…  Seguir leyendo »

La virtud no existe

Entrevistado en este periódico por Cayetana Álvarez de Toledo, el psicólogo canadiense Jordan Peterson se arriesga al despido -y al linchamiento moral-dedicando un ensayo a los valores que promueve el radicalismo feminista, tan aliado hoy con la corrección política en el ámbito académico. Es de agradecer que evite la simpleza añadiendo antropología cultural, psicología y biología a su perspectiva, y perfile el nexo del asunto con el rechazo posmoderno de la objetividad.

De hecho, la entrevista puede ampliarse consultando Doce reglas para la vida, donde Peterson entra a fondo en el «todo son interpretaciones» del constructivismo, y elabora hallazgos paralelos los de su compatriota Stephen Pinker en Los ángeles que llevamos dentro (2011), a mi juicio y por ahora la investigación más extraordinaria y concluyente del siglo XXI, junto con The Great Escape (2013) del economista y demógrafo Angus Deaton.…  Seguir leyendo »

Iván Petróvich Pávlov (1849-1936), que había recibido el premio Nobel de 1904 por sus estudios sobre fisiología de la digestión, era uno de los principales aspirantes al paseíllo desde el golpe de Estado bolchevique, dada su condición de burgués acomodado y una viva oposición al nuevo régimen. Sin embargo, Lenin -y luego Stalin- se ocuparon de que su Instituto de Medicina Experimental siguiese recibiendo subvenciones generosas, y al firmar su Decreto sobre Raciones (1919) el primero estableció que tanto él como su esposa recibirían “una ración igual en caloricidad a dos raciones académicas”. Lenin le otorgó el privilegio añadido de retener derechos de autor en Rusia y el resto del mundo, explicando que sus estudios sobre acciones reflejas involuntarias eran la mejor prueba de que “todo depende de la organización”.…  Seguir leyendo »

Me pareció la última pusilanimidad de Rajoy pasarle la patata caliente de Cataluña al joven monarca, que por lo demás habló claro y firme, como esperaban las gentes de buena voluntad, demostrando madurez para lo requerido de un rey constitucional, que no es para nada gobernar, sino añadir un mediador al resto de las instituciones estatales. Algún analfabeto seguirá confundiendo la Corona de países como los escandinavos, Holanda, Bélgica, Inglaterra y España con el imperio de algún autócrata, pero allá él.

Sea como fuere, el paso se ha dado y solo cabe esperar que el temor al qué dirán -por ejemplo autoridades como Assange, Maduro y Sánchez- no prolongue el paripé con una insurrección de pandereta, cuyos líderes rezan por algún derramamiento de sangre capaz de desdibujar lo esencial del asunto.…  Seguir leyendo »

Del siglo llamado de Las Luces, el XVIII, nos llega la idea de que los humanos resultan esencialmente manejables, al ser su entendimiento una hoja en blanco y el espíritu en general «un cajón vacío». Los convencidos de ello -que por cierto no fueron todos los ilustrados, y en ningún caso los más cultos-, cifraron el progreso en dejar atrás una libertad equivalente a la responsabilidad, y el sistema tan lento como azaroso ensayado hasta entonces para transmitir valores y costumbres.

Kant se opuso, alegando que ese atajo confundía las relaciones entre personas con la gestión de maquinaria, cuando la regla ética es tratarnos unos a otros «como fines en sí, nunca como medios», pero el progresismo respondió fundiendo educación con propaganda.…  Seguir leyendo »

Cuando le faltaba un mes para cumplir 86 años, el matemático Benoit Mandelbrot confió su figura al recuerdo, quizá imaginando que la memoria separaría como acostumbra la cáscara del fruto, habilitándole un lugar de honor entre los maestros del género humano. Por lo demás, fue alguien lo bastante poco notorio para el gran público como para justificar algunas aclaraciones.

Empezó irritando a su gremio por su obstinación en estudiar figuras técnicamente conocidas como aberraciones o monstruos, y se adelantó a todos en aprovechar la potencia de cálculo del ordenador para hacerlas visibles. Basta teclear la palabra fractal en cualquier buscador para situarse ante ellas, que podrían parecer simples variantes de la espiral y la filigrana si no fuesen paisajes insondablemente profundos.…  Seguir leyendo »