Antonio López Vega

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de enero de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Calle comercial en La Altagracia, en Punta Cana, República Dominicana.

El mar de plantaciones de yuca, cacao, azúcar o café, que acompañan al viajero que cruza de sur a norte República Dominicana por la colorida carretera que une las dos grandes ciudades del país, Santo Domingo con Santiago, sumen al viajero en un bucólico estupor de admiración ante la proverbial generosidad de la naturaleza con la isla. Frente a tanta belleza, resulta difícil siquiera imaginar el estremecimiento y terror que recorrió el país cuando Rafael Leónidas Trujillo persiguió con saña y minuciosidad a sus opositores. Transcurridas tres cuartas partes del camino entre ambas ciudades, cuando se abandona la carretera para iniciar un último tramo hacia Salcedo, el frondoso y bello paisaje tropical, hace suponer de dónde llegó la inspiración del alias con el que serían llamadas entre los disidentes las célebres hermanas Mirabal: Patria, Minerva y María Teresa.…  Seguir leyendo »

Para escuchar música contemporánea, donde la experimentación reduce el lenguaje musical a su forma más elemental –los doce semitonos que conforman una octava completa– y en la que prima lo estructural y matemático sobre lo melódico –Arnold Schönberg y Alban Berg, entre otros–, es necesario saber leer música. Así pasa también con la historia donde, para comprender «el sistema vital» que compone cada tiempo, su cultura –por decirlo con Ortega y Gasset–, es necesario ahondar en la vida de aquellos que la hicieron y la entretejieron.

En las Memorias de luz y niebla que nos acaba de brindar Gregorio Marañón y Bertrán de Lis se abre paso el relato de una vida en la que la feliz conjugación de los ingredientes orteguianos de toda biografía –vocación, circunstancia y azar–, permiten al lector comprender «desde dentro» muchos de los pasajes y paisajes esenciales de nuestra historia más reciente.…  Seguir leyendo »

«Delenda est Monarchia!» fue la sentencia con la que Ortega y Gasset terminó su famoso artículo de noviembre de 1930, considerado como la puntilla al reinado de Alfonso XIII que algunos están recordando de manera intencionada estos días. Sin embargo, olvidan que la frase tenía un comienzo que decía: «¡Españoles, vuestro Estado no existe! ¡Reconstruidlo!». Aquí radica el nudo gordiano del asunto que hoy nos ocupa. Mientras en 1930 se asistía al final de un proceso de descomposición del Estado, cuyo último capítulo había sido el amparo real al pronunciamiento de Primo de Rivera de 1923 –para Raymond Carr, «la fecha decisiva en la historia de la España moderna, la gran divisoria»–, la Monarquía parlamentaria y constitucional que encarnó Juan Carlos I a partir de 1975, ha legado a España un Estado fuerte y eficaz, como nunca antes ha tenido en su historia.…  Seguir leyendo »

El seísmo que ha sacudido México es una nueva ocasión para que España visibilice su compromiso con esta nación hermana y dar un nuevo impulso a la especial relación entre ambos países. La coyuntura es propicia: Madrid es la ciudad invitada a la Feria Internacional del Libro que se celebrará en Guadalajara en noviembre –la más importante del mundo en español– y, justo antes del verano, el Ayuntamiento de Madrid cedió un espacio privilegiado donde se ubicará la Casa de México, dando viabilidad a un acuerdo suscrito hace ya más de 25 años para abrir espacios culturales en ambas capitales –el Centro Cultural de España se abrió en Ciudad de México en 2002–.…  Seguir leyendo »

«La mayor aportación política de Marañón fue sin duda haber levantado la bandera del liberalismo, de la libertad, en una época en que pocos o ninguno podían hacerlo». Miguel Artola.

A finales de octubre de 1942, Marañón regresó de su exilio. Fernando Valera, último presidente del Gobierno de la República en el exilio, describió así el tiempo que habían compartido en París durante la ocupación alemana: «Ambos desterrados, yo además perseguido, pude comprobar su alto sentido humano y liberal. Él no había hecho la guerra con los republicanos; no se solidarizaba con sus heroísmos ni con sus crueldades, pero sí con sus desventuras, y siempre hizo cuanto estuvo a su alcance para remediarlas».…  Seguir leyendo »

Recientemente se ha celebrado en Madrid la Semana Marañón en la que se ha reflexionado sobre El humanismo en la práctica médica con la obra Vocación y ética del célebre médico como trasfondo. La figura de Gregorio Marañón (1887-1960) nos permite abordar la evolución del intelectual desde comienzos del pasado siglo; la irrupción del intelectual como sujeto histórico, su acceso a la vida pública, su papel en la política y, en definitiva, plantear su función en nuestras complejas sociedades tan llenas de valores pero escasas de referentes.

Existe cierto consenso en situar el origen de la voz intelectual sustantivada en torno al conocido affaire Dreyfus y a la carta que Émile Zola escribió en enero de 1898 al presidente de la III República Francesa, Félix Faure, subtitulada por Clemenceau con el célebre J'accuse!…  Seguir leyendo »