Antonio Torres del Moral

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Las herencias de la Constitución Española de 1978

Se suele decir que la Constitución española es poco original y que no hace ninguna aportación al Derecho constitucional comparado. Son dos apreciaciones academicistas y triviales. Las constituciones no tienen por qué ser originales, incluso es mejor que no lo sean porque las originalidades en este ámbito son tan fáciles de introducir como peligrosas de aplicar.

Es cierto que los modelos políticos francés y británico han influido fuertemente en las constituciones de los países de sus antiguos imperios, pudiéndose decir que encabezan sendas “familias constitucionales”. Igualmente muchas constituciones iberoamericanas han seguido el modelo federal y presidencialista del norte. Recordemos a su vez la estricta similitud entre las constituciones de las denominadas hasta hace poco democracias populares, todas ellas inspiradas en el modelo soviético, ejemplo irrefutable de la relación existente entre la originalidad constitucional y el poder hegemónico así como entre la similitud constitucional y la dependencia política.…  Seguir leyendo »

La moción de censura al Gobierno está regulada de modo similar en la Constitución vigente, que la toma de la Constitución alemana, y en los Estatutos de Autonomía. Se la suele adjetivar ideológica y enfáticamente como constructiva. En cambio, Solé Tura la caracterizó como una suma de debilidades porque puede llevar a una situación en la que el Gobierno no pueda gobernar y la oposición no pueda relevarlo. La actual legislatura es un ejemplo perfecto de este diagnóstico: por una parte, al Gobierno le cuesta Dios y ayuda gobernar porque dista mucho de tener mayoría absoluta en el Congreso y el presidente ha rechazado gobernar al frente de una coalición; y, por otra, la oposición, muy dividida, no tiene fuerza suficiente para vencerlo en ninguna votación.…  Seguir leyendo »

A media tarde de anteayer, dos días después de la triste jornada conocida como 1-O y sin previo aviso al común de los ciudadanos hasta dos horas antes (parece que ni siquiera los medios de comunicación estaban al corriente), el Rey pronunció un discurso en el que describió la situación política creada por las decisiones separatistas adoptadas por las autoridades de la Comunidad Autónoma de Cataluña. Situación ensombrecida en la jornada de celebración del referendo, en la cual hubo desajustes, digámoslo así, en la actuación de las Fuerzas de Seguridad, con el deplorable resultado que conocemos y que ha sido aireado a todo el mundo y magnificado por los medios de comunicación, con el consiguiente deterioro de la imagen de la democracia española.…  Seguir leyendo »

Hace unos días publiqué en este mismo medio un artículo en el que reflexionaba sobre la responsabilidad política de los ministros. En unos párrafos iniciales hacía a grandes trazos una caracterización de la moción de censura llamada constructiva como una suma de debilidades y ponía como ejemplo la actual legislatura, en la que el Gobierno se ha visto muy dificultado para sacar adelante la Ley de Presupuestos y le cuesta Dios y ayuda gobernar. Es así porque el Gobierno no tiene mayoría absoluta en el Congreso y el presidente no ha sabido o no ha querido gobernar al frente de una coalición, fórmula bien acogida en países socios de España y todavía inédita entre nosotros.…  Seguir leyendo »

Parece que se han reactivado los mecanismos de responsabilidad política de los miembros del Gobierno: de una parte, el grupo parlamentario Unidos Podemos ha registrado una moción de censura contra el Gobierno; de otra, en una reciente sesión del Congreso de los Diputados se ha aprobado la reprobación de un ministro y de otros varios titulares de cargos públicos.

El constituyente español, siguiendo el modelo alemán, incorporó a nuestra norma fundamental un tipo de moción de censura bautizado en su día, muy ideológicamente por cierto, como censura constructiva. Dicha denominación quiere dar a entender que con tal mecanismo constitucional no se derriba un Gobierno, sino que se construye uno nuevo, salvándose así la continuidad del Ejecutivo y, por tanto, la atención a las demandas de los ciudadanos.…  Seguir leyendo »

Después de más de dos siglos de vigencia, de muchos ríos de tinta vertidos sobre el principio del mandato representativo y de la unanimidad con que, salvo rara excepción, lo asumen expresamente las Constituciones democráticas, dicho principio emerge a la polémica cada vez que el Parlamento se presta a votar sobre una cuestión delicada. Con frecuencia, la sección de cartas al director se llena de enfáticas protestas de lectores que se rasgan las vestiduras cuando un diputado rompe la disciplina de voto. ¿Cómo un individuo que tiene acta parlamentaria no por sus propios méritos, sino por haber sido cooptado para ello por un partido, se atreve a desoír sus instrucciones?…  Seguir leyendo »

Anda la ciudadanía preocupada por la solución que haya de tener la formación del nuevo Gobierno. Hasta este año siempre un partido estuvo en condiciones de gobernar bien con escaños propios suficientes, bien con pactos de legislatura acordados con fuerzas políticas menores. La hipótesis constitucional de que hubiera un rechazo parlamentario de las propuestas regias para formar Gobierno era considerada por todos (políticos y expertos) una simple cautela del constituyente extremadamente improbable. Sin embargo, se ha hecho realidad y el país se ve sumido en una crisis política preocupante, a la que seguimos sin verle término. Por tanto, como el anterior proceso de investidura terminó fracasando pero hay otro abierto, parece útil repasar lo actuado y extraer las enseñanzas pertinentes.…  Seguir leyendo »

Laguna en la investidura presidencial

Cuando Herri Batasuna decidió que sus parlamentarios electos se incorporaran al Congreso de los Diputados, éstos prestaron el juramento de la Constitución alterando la fórmula reglamentaria mediante el añadido “por imperativo legal”. La Cámara lo rechazó y no consolidaron su condición de diputados, pero el Tribunal Constitucional los amparó entendiendo que dicha expresión no desdecía el juramento (STC 119/1990, de 21-VI). Posteriormente y de nuevo con Herri Batasuna en el Congreso, fue llamado su representante Jon Idígoras a consulta regia dentro del procedimiento de investidura de presidente del Gobierno. Don Juan Carlos empleó intencionadamente la misma fórmula: “Lo recibo a usted por imperativo legal”.…  Seguir leyendo »

Ideas para reformar la Constitución

Hace 37 años, tras el período constituyente más dilatado de nuestra historia, la clase política se sintió tan ligada a su paciente obra, la Constitución, que cerró un acuerdo tácito, con magras excepciones, de prolongar todo lo posible su vigencia intacta por temor a que sus posibles modificaciones no suscitaran un similar consenso al alcanzado en su gestación. Por eso, los pocos que nos atrevimos a hablar de reforma constitucional fuimos calificados de aventureros por los intelectuales orgánicos. Ni siquiera se reformó el Senado, que, a juicio de todos, incluidos los celosos defensores del texto, había salido con notables defectos de los talleres constitucionales.…  Seguir leyendo »

La facultad de otorgar honores y distinciones (palabras en las que hay que entender incluidos los títulos nobiliarios) ha sido una prerrogativa regia desde los oscuros siglos del Medievo y está reconocida en el artículo 62.h de la Constitución. Don Juan Carlos ha hecho un uso frecuente, pero no pródigo, de esta facultad y en su virtud otorgó a su hija el Ducado de Palma. Ayer, Felipe VI, Rey y hermano de ésta, revocó dicha concesión por motivos que, aunque no se hacen muy explícitos en el correspondiente Real Decreto, no son otros que la situación procesal de la Infanta, imputada por dos delitos de fraude fiscal y próxima a comparecer como acusada ante la Audiencia de Palma.…  Seguir leyendo »

El discurso es un género autónomo: no es tan breve y recio como una orden o la lectura de un comunicado, ni permite un desarrollo argumental acabado como una conferencia. El discurso es una pieza oratoria en la que se marcan unas líneas o áreas de interés a fin de que se conozca, aunque sólo sea aproximadamente, la hoja de ruta sugerida por el orador. Sólo requiere el enunciado de los asuntos, su breve explicación y una relación plausible de unos con otros, de manera que el conjunto sea una pieza coherente y no un mero puñado de ocurrencias.

Durante el proceso constituyente, algún borrador incluía la facultad del monarca de dirigir mensajes, que desapareció ulteriormente, pese a lo cual se han pronunciado discursos regios en la Pascua Militar, en la apertura del Año Judicial y de las legislaturas, en Navidad y en otras ocasiones.…  Seguir leyendo »

Retrato. Don Juan Carlos compareció ayer bajo el cuadro de Felipe I de Parma (1720-1765), infante de España como hijo de Felipe V, el primer Borbón español, y fundador de la dinastía Borbón-Parma.

Desde antes de su instauración a la muerte de Franco Bahamonde, en momentos nada fáciles, hasta ayer, en que el Rey hizo pública su resolución de abdicar, la Monarquía no ha dejado de suscitar el interés de la opinión pública. Podría considerarse normal puesto que se trata de la forma política del Estado español. Pero es notorio que en Francia no se habla gran cosa de la república, sino que se da por sobreentendido que es la forma política propia; ni en Estados Unidos se habla demasiado del federalismo, una vez que la Guerra de Secesión, hace siglo y medio, liquidó el asunto.…  Seguir leyendo »

Mi opinión es favorable a la extensión de la inviolabilidad del Rey a todas las ramas del ordenamiento jurídico y, de modo muy especial, al Derecho de familia. Esta afirmación puede causar sorpresa, pero hemos de reparar en que la monarquía es una forma política que, reducida a su más sintética expresión, consiste precisamente en la adscripción de la jefatura del Estado a una familia, lo cual es una excepción exorbitante del principio democrático sólo aceptable si ha sido así dispuesto en una Constitución democrática. Esta singularidad requiere un tratamiento jurídico específico que afecta tanto al Derecho público como al privado.…  Seguir leyendo »