Anya Schiffrin

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El último par de años no han sido buenos para la libertad de expresión. Los gobiernos de Polonia, Hungría y Turquía se han vuelto cada vez más autoritarios y -como los líderes en los Balcanes, China y Rusia- están cada vez más ansiosos por controlar el discurso público. También en Estados Unidos el presidente Donald Trump es implacable en sus intentos por desacreditar a los medios, y no hay antecedentes de una administración tan inaccesible a la prensa.

La era de los censores que editaban físicamente los periódicos, como he visto en Vietnam y Myanmar, prácticamente terminó. Pero, como demuestran los acontecimientos recientes, la libertad de prensa sigue siendo sumamente vulnerable, en tanto los gobiernos y “los intereses creados entrelazados con la política”, según las palabras de la politóloga Alina Mungiu-Pippidi, ejercen una suerte de control blando que se puede describir como “captura de los medios”.…  Seguir leyendo »

Situada al medio entre Angola y Sudáfrica, Namibia sufrió muchísimo durante la larga lucha contra el apartheid. No obstante, desde que logró su independencia de Sudáfrica en el año 1990, este país de 2,4 millones de personas ha logrado enormes avances, especialmente durante el último par de años.

Una razón de gran peso para el éxito de Namibia ha sido el enfoque adoptado por el gobierno en cuanto a la educación. Si bien las personas en los países avanzados consideran la educación primaria y secundaria gratuita como algo normal y corriente, en muchos países pobres, la educación secundaria, e incluso las escuelas primarias, requieren del pago de una matrícula.…  Seguir leyendo »

In the new global digital media environment, there is no absolute line as to what information should be revealed and what should not. But I support the newspapers that censored/redacted the US embassy cables in order to protect sources whose lives would be endangered if they were known. There is enough interesting news in the cables without having to reveal names of people who did not consciously sign on (as people implicitly do when they are being interviewed by a journalist) for public disclosure of their names and opinions.

The WikiLeaks saga reminds us of something we already knew: there is no privacy anymore.…  Seguir leyendo »