Arman Basurto

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Marzo de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La salida de España de Don Juan Carlos, amén de representar el triste ocaso de una figura clave en la historia de España, muestra hasta qué punto nuestro país ha dependido en exceso del carisma de su primer rey democrático. Muerto el juancarlismo, numerosas voces lamentan la ausencia de una defensa monárquica más allá del mero pragmatismo.

Así, ante el evidente deterioro del mito fundacional del llamado régimen del 78, es necesaria una defensa de la institución basada en su contribución a los asuntos de Estado, desgajada del carácter y virtudes de quien porte la Corona. Si se asume que lo deseable es disponer de una jefatura del Estado apartidista, sin capacidad ejecutiva, que prime la visión a largo plazo y no se halle sujeta a los ciclos electorales que condicionan el ejercicio de otras magistraturas, son varios los argumentos que justifican que la monarquía es el mejor de los sistemas posibles para determinar la jefatura de un Estado democrático.…  Seguir leyendo »

El pasado martes, y ante la evidencia de que España se encaminaba hacia sus cuartas elecciones generales en menos de cuatro años, Carmen Calvo defendió la posibilidad de instaurar un sistema a doble vuelta para acabar con futuras repeticiones electorales como la que esta semana nos entretiene. En la entrevista, afirmó que «esta situación en cualquier país más fragmentado tendría una segunda vuelta», para añadir a continuación que «los ciudadanos (…) votan gobiernos, no votan coaliciones. Votan para que haya Gobierno y esperan que lo haya». A pesar de lo dicho por Calvo (y a pesar del hecho de que ésta sea doctora en Derecho Constitucional), no existen en los países de nuestro entorno que tienen un régimen parlamentario sistemas de doble vuelta.…  Seguir leyendo »

El ascenso al poder del excéntrico Boris Johnson (ex alcalde de Londres, ex ministro de Exteriores, y uno de los políticos más histriónicos y populares de la última década) supone el final de la etapa de Theresa May al frente del gabinete. Y, si algo llama la atención en los análisis y semblanzas que se han llevado a cabo es el poco interés que suscita el legado que deja May. El suyo ha sido un mandato determinado por una única cuestión -el Brexit-, y su incapacidad para sacarlo adelante condicionará sin ninguna duda el juicio que le reserva la historia.

Sin embargo, un análisis más reposado y menos centrado en el aspecto exterior arroja datos que sugieren que durante su mandato comenzaron a producirse cambios profundos (sobre los que seguramente May tuvo poca capacidad de influencia, cierto) que seguramente transformen la forma en la que se gobierna en el Reino Unido, haya o no Brexit.…  Seguir leyendo »