Armando Zerolo

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

No nos faltan ganas de vivir en paz, nos faltan imágenes. A muchos nos gustaría vivir juntos, pero nos cuesta imaginarlo. Estoy seguro de que si hacemos un experimento y preguntamos a muchas personas con qué imagen asocian a la democracia, la mayoría lo haría a una urna o a uno de los leones de bronce del Congreso de los Diputados. Pocos lo harían a una plaza o a una calle, y casi ninguno a una fiesta. Por esto propongo un ejercicio de imaginación y memoria, y ver si la historia reciente nos ofrece alguna imagen que nos sirva para actulizar algunos métodos de presencia pública que a todas luces se manifiestan ineficaces.…  Seguir leyendo »

El precio de la democracia

Muchos se preguntan si la democracia liberal se ha olvidado de sí misma, o si el liberalismo ha perdido la capacidad de explicarla. Yo creo que no y que, muy al contrario, se está dando un proceso generacional de profundización en los principios liberales. Podría parecer que el armazón ideológico del iliberalismo es más sólido que los argumentos que salen en defensa de la política liberal. Mientras que los primeros dicen asentarse sobre principios morales, los segundos suelen parecer meramente formalistas, con un trasfondo relativista e individualista. Veamos si esto es así. Lo que decían los primeros liberales es que si una forma política, cualquiera que sea, no tiene un fundamento moral, pierde su legitimidad.…  Seguir leyendo »

Nadie aborta pensando que lo que tiene es un pedo atravesado, una mala digestión o conjuntivitis.

Cuando una mujer va al médico y quiere abortar, lo hace porque sabe perfectamente que de su tripa saldrá un niño. Por la razón que sea esa mujer que ha acudido al médico no quiere tener a ese hijo. Habrá muchas cosas que no sepa, pero hay una, solo una, que no admite discusión para ella: lo que le pasa es que está embarazada. Es decir, que va a tener un hijo.

No necesita que nadie le explique lo que lleva dentro, lo sabe de sobra.…  Seguir leyendo »

Qué será lo que esconde esa España de barrio, coche diésel, perro vacunado y partido del niño el sábado por la mañana.

Esa España que atesora un porcentaje suficiente de votos como para provocar un cambio de gobierno, y que lo encierra con candado de siete llaves. Que pida lo que quiera, porque se le dará. En ella está el cambio y en su silencio, su poder.

Sueñan los líderes políticos con escuchar la voz del pueblo como Samuel escuchó de noche a su Señor, como los padres leen la carta de los Reyes Magos para acertar en la noche mágica.…  Seguir leyendo »

Dejar morir una ley por aburrimiento es peor que hacer una mala ley. Es obligarla a languidecer, dejarla expuesta al escarnio público, humillarla en la picota, ponerla de rojo en un escaparate de Ámsterdam.

Es hacer leña del árbol caído, sacar a una vieja gloria en el minuto 80 de partido en campo contrario, es Norma Desmond en El crepúsculo de los dioses.

Cuando se deja morir a una ley por aburrimiento, se pierde el respeto por esa ley y, en consecuencia, por todas las demás. Por eso, cuando se gobierna con desidia y no hay atrevimiento para derogar una medida, se incurre en una gran irresponsabilidad.…  Seguir leyendo »

Se suele definir el linchamiento como la violencia que provoca la turba desatada. Pero no es así. Charles Lynch, que dio su nombre a la Ley de Lynch, era un juez de Carolina del Norte, acaudalado granjero independentista, que emprendió una lucha política contra la causa lealista. Es decir, contra los leales al rey de Inglaterra.

Como las leyes no le amparaban, Lynch decidió aplicar su propia ley, la Ley de Lynch, contra unos pobres desgraciados. Lynch creía que lo importante era la causa y que la ley y el procedimiento debían sacrificarse a ella. Más tarde, usando su poder político, Lynch se ocupó de convalidar la ley para que todo volviese a estar en orden.…  Seguir leyendo »

Twitter es la plaza pública de nuestro tiempo y tiene nuevo dueño. Aún deseamos que las redes sociales hablen de lo que dicen los periódicos, y no que los periódicos hablen de las redes sociales.

Pero el hecho imponente, aterrador, es que un tuit de Donald Trump minutos antes de una rueda de prensa dejó sin montura a los corresponsales y la opinión cabalgó desbocada por otros cauces. Nada valía ya lo que escribiesen los cronistas parlamentarios, ni los teletipos de las agencias, ni las portadas. Porque, publicasen lo que publicasen, ya llegarían tarde. Por eso creyeron que lo mejor era cerrarle la cuenta al expresidente.…  Seguir leyendo »

La izquierda está intelectualmente muerta. Es el adversario cultural derrotado, y esto no es una buena noticia. La derecha necesita una izquierda sana, como un pulmón necesita al otro, Madrid a Barcelona, Europa a Rusia, o el Barça al Madrid.

Algunos sueñan con el fin de la polaridad. La tensión que generan los extremos les pone nerviosos y preferirían resolver el problema del griterío imponiendo una única voz, la suya.

Yo, al contrario, me lamento del dominio de la derecha. Y no porque no me gusten las ideas de derechas, sino porque no me gustan las ideas que acaban imponiéndose, aunque sean las mías.…  Seguir leyendo »

Con Isabel II muere la última protagonista del mundo occidental de posguerra, y con ella mueren también los éxitos y los fracasos de un siglo. No hay ninguna época que sobreviva a las personas, porque los tiempos de la cultura y de la política son los de sus protagonistas.

A ella no le tocó ganar la guerra, pero aprendió de su padre a ganar la paz. En una Europa vencedora contra el totalitarismo, pero perdedora moralmente por no haber sabido evitar la "guerra civil" en la que se convirtieron los dos grandes enfrentamientos bélicos de la primera mitad del siglo XX, Isabel II tuvo que soportar el peso de una corona que no parecía encontrar su lugar.…  Seguir leyendo »

El sanchismo es ese nombre satírico que la opinión pública de derechas ha dado a un fenómeno. Es la bandera del mal, la insignia con la que se reconoce al enemigo, el saco roto donde cabe todo lo que no es "lo nuestro". Funciona de modo análogo al fascismo para la izquierda. Fascismo es Mariano Rajoy, Santiago Abascal, la bandera, el Valle de los Caídos, la heterosexualidad, la cruz y la conquista de América. Fascismo es todo lo que no es izquierda, como sanchismo es todo lo que no es derecha.

Los italianos, que nos llevan 30 años de ventaja, llamaron a esto factor K.…  Seguir leyendo »

A algunos les molesta que el rey sea irresponsable penal. No entienden que la Constitución reconozca al jefe del Estado inviolabilidad y que no comparezca como cualquier otro ciudadano ante los tribunales ordinarios. Que si el rey mata o viola a alguien, que por qué no va a ir a la cárcel, dicen.

Pero ¿qué es más probable? ¿Que el rey mate a alguien o que el presidente del Gobierno se extralimite en sus funciones? La democracia es una red muy fina tejida con los hilos de lo simbólico. Una red que aguanta las caídas y que impide las fugas. Es una red que protege en un doble sentido.…  Seguir leyendo »

Casi todos los grandes acontecimientos que han marcado el inicio del siglo XXI han conspirado para hacer progresar el populismo. Desde los atentados del 11-S, la guerra de Irak, la crisis financiera de 2008, las primaveras árabes, la crisis de refugiados, el 15-M en España o la Covid-19, todo nos llevaba en una única dirección: la del miedo, el repliegue, el soberanismo y, en definitiva, el viejo nacionalismo del siglo XIX.

Pero la guerra de Ucrania ha venido para cambiarlo todo, y no es una exageración. Le ha dado la vuelta a demasiadas cosas en apenas un mes. Aunque es pronto para valorar todas las consecuencias, ya son visibles algunas muy relevantes.…  Seguir leyendo »

Para muchos votantes de la derecha española, la pregunta no es tanto si es posible una ruptura PP-Vox, sino si es creíble. ¿Qué está dispuesto a sacrificar el PP? ¿Y qué quiere defender? ¿De verdad el PP de la moción de censura y el del discurso del 15 de febrero son la voz de un proyecto? ¿O era sólo su canto del cisne?

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, recibe los aplausos de varios de los diputados de su partido en el Congreso.

Preguntarse por esa posibilidad es necesario porque los brindis al sol no conducen a nada. Si una declaración grandilocuente tuviese como consecuencia la perpetuación del Gobierno de Pedro Sánchez, entonces sería insensata.…  Seguir leyendo »

No sé si Teodoro García Egea es el único, pero desde luego que sí que fue el primero, en comprender que Vox, Cayetana Álvarez de Toledo e Isabel Díaz Ayuso no son la solución para la derecha española, sino el problema, el mismo y único problema. ¡Son lo mismo! Y no sé si la derechona española termina de comprenderlo, porque tenemos una derecha que hace bueno al zurdo más torpe.

Al nuevo Partido Popular le pesa la corrupción del viejo partido. Por lealtad o por tibieza, Pablo Casado no rompió con ellos inmediatamente después de ser elegido presidente de la agrupación.…  Seguir leyendo »

Cada época tiene su riesgo y cada forma política su debilidad. Si la tiranía estatalista era percibida como el gran peligro durante las últimas décadas del siglo XX, ¿será hoy la anarquía la nueva amenaza? Con mayor frecuencia se van imponiendo, incluso entre sectores sociales tradicionalmente conservadores, los argumentos contra un sistema que se percibe como incapaz de conservar los consensos sociales que permitieron la convivencia tras la Segunda Guerra Mundial.

Asalto al Capitolio de enero de 2021.

Los 80 y los 90 fueron la decantación de un liberalismo que venía sedimentándose desde el gran conflicto entre los ejes socialista y liberal.…  Seguir leyendo »

La política de hoy tiene algo de excéntrica y necesita que los excéntricos tengan también su parte de representación. Había que buscarles un lugar y se ha conseguido. Hemos tardado cien años, que en los plazos de la historia humana no son tantos. Cien años para aprender que la política es aburrida y las masas no tienen ni tiempo ni ganas para encontrarle la gracia.

Ya lo vio Ortega, y dijo que el niño mimado de la historia no soporta el aburrimiento. Por eso la política de los años 30 fue tan divertida, tan llena de espectáculo, de desfiles, grandes discursos y fenomenales performances.…  Seguir leyendo »

Madrid es un agujero negro con una fuerza atractiva irresistible. Absorbe con facilidad las energías de las poblaciones periféricas y convierte ciudades históricas como Toledo, Ávila o Segovia en ciudades dormitorio.

La enorme fuerza gravitacional que todo lo atrae no sólo responde a un modelo de éxito, sino a un proceso histórico. La fascinación por las ciudades y sus aires de libertad obedece a un fenómeno universalmente extendido. No hace falta ninguna planificación para ello, se da de un modo casi mecánico.

Para lo que sí hace falta planificación es para corregir los movimientos que se dan de modo aparentemente inevitable.…  Seguir leyendo »

Alegoría sobre el buen gobierno, de Ambrogio Lorenzetti.

Algo nos pasa cuando cada vez que aparece la palabra perdón en el debate público se monta un circo. Parece que la izquierda perdona siempre contra alguien, y la derecha contra todo. EH Bildu perdona contra las víctimas del terrorismo, Pedro Sánchez contra los constitucionalistas y Andrés Manuel López Obrador contra España, mientras que a muchos en la derecha les parece que el perdón va contra la lógica jurídica y política. El perdón ha pasado a ser algo a la contra: contra unos, contra otros y contra todos, y deja más víctimas por el camino que el mal que se pretendía perdonar.…  Seguir leyendo »

“Todos cierran los ojos. La mafia abre los ojos y se reconoce. La mafia cierra los ojos. Todos abren los ojos”. Así empezaba un perverso juego psicológico, inventado en los 80 por un profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de Moscú, en el que una mayoría desinformada debía luchar contra una minoría informada.

Comenzaba con una fase nocturna en la que se hacía la oscuridad para todos. Se cerraban los ojos. Momento de incertidumbre, de desconfianza, quién está contigo, y quién contra ti. El narrador ordenaba a los dos mafiosos que abriesen los ojos y se reconociesen. Bastaba un leve asentimiento.…  Seguir leyendo »

Con ocasión de los cien años del Partido Comunista, se reedita El manifiesto comunista y se abren otros cien años de esperanza. A ver si por fin alguien lo lee. El hecho de que esta vez, en una buena y cuidada edición, venga prologado por la viceministra Yolanda Díaz nos ha hecho albergar cierta ilusión de que alguien del Partido aprenda algo del mancillado Marx. Pero al bueno de Carlos le pasa lo mismo que a la tercera consulta médica: todo el mundo la utiliza para autodiagnosticarse, y nadie le hace caso.

La lectura del prólogo, no obstante, deja poco espacio para la esperanza.…  Seguir leyendo »