Aurora Nacarino-Brabo

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Corría mayo de 1937 y Azaña acabó de decidir el nombre de quien sería el último presidente del Gobierno republicano. Largo Caballero había dimitido tras los “sucesos de Barcelona”, que habían dejado 400 muertos y mil heridos. Eran tiempos difíciles para la República y Juan Negrín habría de lidiar con ellos.

El hasta entonces ministro de Hacienda se había formado principalmente en medicina, aunque posteriormente había estudiado química y economía. Negrín tenía claro que las opciones de victoria republicana pasaban por la maximización de los recursos del Estado, que habrían de garantizar la provisión de armas y municiones al ejército, pero también los suministros necesarios para el mantenimiento de la población civil en las zonas leales, menos productivas y más pobladas que las áreas bajo influencia sublevada.…  Seguir leyendo »

For many Europeans, it was impossible not to feel sympathy for Catalans when images of riot police suppressing an illegal election appeared all over the media at the beginning of October. Then came the dismissal of the Catalan government by Madrid after the Spanish senate approved the execution of article 155 of the constitution. Finally, a judge in Madrid ordered eight members of the deposed Catalan government to be remanded in custody pending possible charges of rebellion, sedition and embezzlement of funds, among others.

These events have aroused controversy in the sphere of European public opinion and garnered Madrid some criticism for its handling of the crisis.…  Seguir leyendo »

Las del 26-J han sido unas elecciones sin sorpasso y con sorpresas. Unidos Podemos había planteado la campaña como una batalla entre el cambio que ellos representaban y el PP. Como son muy buenos creando marcos, los medios de comunicación y las redes sociales compraron su relato. Convencieron a todos de que salían a ganar las elecciones y esa burbuja de expectativas, una vez ha estallado, se vive en las filas moradas como un descalabro.

La conjunción Unidos Podemos logró 71 escaños, exactamente los mismos que sumaban IU y Podemos por separado el 20-D. Con la diferencia de que han perdido 1,1 millones de votos desde entonces y se han quedado muy lejos de los 85 escaños que ha obtenido el PSOE, por no hablar de los 137 del PP, que casi dobla a su presunto competidor.…  Seguir leyendo »

Se podía esperar. Muchas nuevas candidaturas que han concurrido a comicios en nuestro país optaron por incluir en su denominación la fórmula “en común”, adherida al nombre de ciudad o comunidad correspondiente. Así, tuvimos Barcelona en comú, Cádiz en común o Bilbao en común. Hubo más acuñaciones y ninguna dejó de incluir en su lema el topónimo adecuado. Tal regla conoció una conspicua excepción. Cuando hubo que plantear una plataforma de ámbito estatal nunca estuvo en la mente de sus promotores denominarla España en común (la fórmula acabó siendo Unidad Popular en Común). Ciertamente, nada sorprendente. El nombre de España es impronunciable para un sector de la izquierda, que prefiere expresiones como “Estado español” o “este país”.…  Seguir leyendo »

Las elecciones del 20 de diciembre de 2015 arrojaron unos resultados históricos. Es seguramente una de las frases más manidas de los últimos meses, pero no por ello menos cierta. Los pasados comicios supusieron la derrota del bipartidismo y la irrupción de un nuevo eje político: a la tradicional división ideológica, izquierda-derecha, se sumó, espoleado por la crisis y las expectativas frustradas, un clivaje de carácter generacional. La llamada nueva política es también una política más joven, que ha recogido votos allá donde los provectos partidos tradicionales ya no llegan.

De estos resultados se derivaban dos consecuencias cuya lectura debía ser positiva.…  Seguir leyendo »

Si hace un año le hubieran dicho a Albert Rivera que Ciudadanos obtendría 40 escaños en las elecciones generales, el líder de la formación naranja habría encontrado buenos motivos para la satisfacción. Si tenemos en cuenta, sin embargo, que hace solo un mes las encuestas anunciaban el sorpasso de Ciudadanos al PSOE y su consolidación como segunda fuerza con cerca de 80 escaños, la sensación que deja el 20-D entre los seguidores de Rivera es agridulce. Objetivamente, 40 escaños es un resultado formidable para un partido emergente: el problema de Ciudadanos no ha sido de resultados, sino de gestión de expectativas.…  Seguir leyendo »