Barbara Probst Solomon

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Mientras el Gobierno griego piensa en vender algunas de sus islas para ayudar a pagar sus deudas, dos grandes constructoras españolas —Dragados y Judlau, su socio en esta operación conjunta— han obtenido un jugoso contrato en Nueva York para reconstruir el sistema de transportes de la ciudad. Por supuesto, no se puede generalizar, y dividir el Mercado Común Europeo sotto voceen países del norte (industriosos) y países del sur (inestables) es una sórdida forma de prejuicio geográfico. Y, de todas formas, España no es verdaderamente un país del sur, igual que Alemania no siempre fue en el siglo XX, por decirlo con palabras suaves, un modelo de moralidad.…  Seguir leyendo »

En el agitado otoño de Manhattan, con sus embotellamientos, el décimo aniversario del 11-S se observó de manera sombría y muy propia de Nueva York: es decir, sin presencia oficial de ninguna religión concreta. Después de la conmemoración, las reuniones de la ONU y la semana de la moda de Nueva York, de pronto llegaron las manifestaciones de Wall Street. Pero todavía permanece en mi memoria la clara mañana azul en la que me llamaron por teléfono desde EL PAÍS, después de que el tercer avión se estrellara contra el Pentágono, para pedirme que enviara un artículo antes de que las redes de Internet se cerraran.…  Seguir leyendo »

Primero intentamos salvar y mejorar el mundo con la guerra de Irak, ahora estamos intentando exportar al mundo musulmán otra abstracción: nuestra tolerancia y superior libertad religiosa al acoger la construcción de una mezquita a menos de dos manzanas de la zona cero. Toda política es local, como suele decirse, y, yo añadiría, la libertad también tiende a ser local.

Fue horrible ver cómo de la noche a la mañana se transformaba el cementerio de las Torres Gemelas en una Torre de Babel, cuando piquetes de activistas foráneos llegaron a la ciudad enfurecidos. Mi ciudad fue invadida por extremistas políticos nacionales, la misma multitud de teapartistas (mucha de la gente que insiste en que Obama no es un norteamericano y que es musulmán) que, a finales de agosto, en número todavía mayor, abarrotó el Lincoln Memorial de Washington.…  Seguir leyendo »

La absurda idea de que el largamente demorado juicio de Khalid Sheikh Mohammed debería tener lugar en una de las zonas más populosas de Manhattan, concretamente en el juzgado próximo al World Trade Center, ha demostrado lo equivocado del pensamiento de Obama.

El antiguo profesor de Derecho Obama se pronuncia a favor de un escenario conceptualmente altisonante en el que la justicia y la transparencia norteamericanas se convertirían en un estimulante teatro ante el mundo. Pero el coste anual del juicio, que fácilmente podría durar cuatro años, se estima en más de 200 millones de dólares. Las complicadas medidas de seguridad provocarían la paralización del comercio y de la vitalidad del atestado lower Manhattan, de manera que la zona acabaría siendo doblemente castigada: primero por los ataques del 11-S y ahora por un juicio engorroso y equivocadamente ubicado.…  Seguir leyendo »

Mientras a Obama le concedían el Premio Nobel de la Paz, en Estados Unidos el presidente se metía en un lío con sus votantes progresistas por su inactividad en los grandes problemas y por cortejar demasiado a los republicanos. Durante un apasionado discurso en el Congreso, el joven abogado de Florida Alan Grayson fascinó a la Cámara con un estilo cinematográfico realmente parecido al de James Stewart en Caballero sin espada. En primer lugar, rechazó la desagradable reacción de los republicanos ante el Nobel concedido al presidente: “Si Obama llevara la paz al mundo, los republicanos le acusarían de arruinar al sector de la defensa; si Obama se comiera un sándwich de beicon con tomate, prohibirían el beicon”.…  Seguir leyendo »

Al ser escritora, y no política, voy a pasar por alto las evidentes connotaciones políticas que conlleva el hecho de que Mark Sanford, gobernador de Carolina del Sur, desatendiera sus obligaciones como tal al no informar a su equipo de su paradero cuando estaba con su “querida amiga”. En este texto me centraré sobre todo en cómo retratan los medios a las mujeres al airear escándalos sexuales. Ya llevo algún tiempo pensando en qué pasará cuando, en nuestra cultura de entrometida transparencia, los medios saquen a la luz una aventura extramatrimonial de una de las mujeres que ya comienzan a ocupar importantes puestos políticos en Estados Unidos.…  Seguir leyendo »

Una de las numerosas razones por las que apoyé desde muy pronto a Obama -y aún sigo haciéndolo- fue mi convicción de que ayudaría de forma excepcionalmente eficaz a reparar el daño causado por la era de Bush respecto a la posición de Estados Unidos en el mundo. Y su interés por ganarse la buena opinión de los moderados en el mundo musulmán parece verse reforzado por la elección de los prooccidentales en Líbano, la pérdida de popularidad (e inevitablemente de poder) de Ahmadineyad en Irán y la rápida respuesta verbal de Bin Laden a sus discursos. Sin embargo, me desespero cuando mis amigos españoles y EL PAÍS me piden que exprese la reacción de mis hermanos judíos estadounidenses a los discursos de Obama en Oriente Próximo, porque donde hay dos judíos, hay 30 opiniones.…  Seguir leyendo »