Bassem Awadallah

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

On the face of it, Jordan must seem to the rest of the world like a welcome refuge from the violence engulfing many of the countries around it.

But if you scratch at the surface a little, you will find a country that is facing major, even unprecedented challenges from all sides.

Jordan’s resilience speaks volumes about its leadership and its people — but in reality, regional instability and continued domestic pressures mean the country has serious weaknesses and vulnerabilities.

ISIS: The calm before the storm?

The conflict and deep changes across the region — particularly in Syria and Iraq, historically Jordan’s two main regional trading partners — have made the Middle East’s future seem bleaker than ever.…  Seguir leyendo »

El mundo árabe y sus vecinos están atrapados en un círculo de violencia. Los conflictos en Libia, Siria, Yemen e Irak, aunado a las depredaciones de grupos como el estado islámico, están destruyendo las relaciones económicas necesarias para asegurar la estabilidad política de largo plazo. De hecho, con el rediseño de las fronteras económicas de la región, la última ola de violencia ha propiciado una verdadera sacudida comercial, cuyas dimensiones y significado reales han pasado casi desapercibidos.

Incluso cuando la proliferación de grupos armados hace las fronteras más permeables al conflicto, con todo se están acorazando contra el comercio. Las consecuencias se sienten más  en el Levante, donde el transporte mejorado y las reformas comerciales habían fortalecido las relaciones económicas entre Irak, Jordania, Líbano y Siria.…  Seguir leyendo »

La oleada de rebeliones que barrió el mundo árabe hace dos años resultó avivada por las reclamaciones de libertad, pan y justicia social, pero, aunque las revoluciones derrocaron a dictadores y transformaron sociedades, esos objetivos fundamentales siguen tan distantes como siempre. En realidad, los problemas económicos que afrontan los países de la “primavera árabe” han llegado a ser más apremiantes y representan una pesada carga para sus perspectivas económicas.

En Túnez y Egipto casi se ha duplicado el desempleo y en todo el mundo árabe la inversión extranjera directa ha quedado reducida a cero. Si bien se mantienen los ingresos por turismo, están reduciéndose y sigue habiendo considerables dificultades fiscales, pero la urgencia económica no se refleja en la reacción normativa, que ha sido tremendamente lenta o inexistente.…  Seguir leyendo »