Bernard-Henri Lévy

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La primera lección del alucinante caso Khashoggi es que la realidad tiene, definitivamente, más imaginación que la ficción. ¿Qué John le Carré, Somerset Maugham o Gérard de Villiers hubiera podido imaginar un escenario tan atroz e improbable? O, ¿en qué novela de espionaje se ha visto al soberano de un país con ambición mundial decapitar, en uno de sus consulados, a un opositor porque le estorbaba?

Y, qué decir de estas preguntas que nos acechan, porque, aunque son reales, parecerían un sinsentido en una película de terror: ¿Le cortaron los dedos antes que la cabeza?, ¿lo habían colgaron incluso antes?, ¿lo estrangularon?, ¿por cuánto tiempo gritó?, ¿lo hicieron, como se ha dicho, entre doce o quince personas?, ¿guardaron una grabación de sus gritos?, ¿se dieron estos placeres como el más cruel de los doce Césares de Suetonio?, ¿lo cortaron en rodajas o fue a tiras, como en El suplicio de los cien pedazos que tanto fascina a Georges Bataille?…  Seguir leyendo »

Un hombre lee una Biblia mientras camina por Herald Square en Nueva York. Credit Christopher Lee para The New York Times

¿Qué significa ser humano? La inmensidad de esta pregunta puede reducirse a un viejo principio propuesto por el filósofo alemán Hegel, que atribuyó a su colega filósofo Baruch Spinoza: “Toda determinación es negación”.

Pero ¿negación de qué?

Primero, de Dios. En el principio estaba Dios, la fuente de la acción infinita. En la tradición occidental, un hombre no tiene propósito sin Dios. Para los cristianos, el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios; para los judíos, Dios es un buen trabajador que nos da una mano. Para los ateos (quienes, no lo olvidemos, son judeocristianos a su manera), el propósito del hombre es en parte destronar a Dios.…  Seguir leyendo »

Las faltas de Alexandre Benalla, un ex colaborador de máxima seguridad del presidente francés, Emmanuel Macron, que fue capturado en un video golpeando a un manifestante el 1 de mayo, son inexcusables. Y está bien claro que Macron cometió varios errores de criterio al confiar durante demasiado tiempo en un matón joven, inexperto y aparatoso que se creía un policía o un patotero. Hay que reconocer el mérito de los periodistas que obligaron al Palacio del Elíseo a poner fin a dos meses y medio de silencio culpable y cortar vínculos con Benalla.

Sin embargo, más allá de este escándalo, reside una secuencia de acontecimientos más estremecedora.…  Seguir leyendo »

El mayo del 68 ahora

El 50º aniversario de mayo del 68 se aproxima a galope tendido.

¿Y si la celebración eludiera las previsibles fanfarrias, los doctos estudios y los relatos de los antiguos luchadores? ¿Y si —aunque solo fuera por una noche, o una hora, o el tiempo que dura una ensoñación— acudiera a beber en las fuentes de la conmemoración, en la cascada de la impertinencia, la furia irónica y la fraternidad erudita que presidieron, hace cincuenta años, aquellas barricadas mágicas, aquellos anfiteatros rebeldes y aquellos días de locura completa en los que París recuperó una atmósfera de educación sentimental?

La insumisión dejaría de ser privativa de un partido y los inquilinos de la vieja izquierda, la de las ideas de plomo, se exiliarían, de manera definitiva, a Baden-Baden.…  Seguir leyendo »

¿Qué mejor despedida para un rockero que el gran y silencioso concierto del sábado sobre los escalones de una iglesia? ¿Y qué mejor adiós a un gran intérprete que el efectuado por la inmensa multitud que cantaba alrededor de un cuerpo que parecía haber organizado desde el más allá esta última demostración de entusiasmo y amor?

Aquí reside el rasgo cautivador del funeral de Johnny Hallyday, el cantor nacional de Francia: su capacidad de escenificar su destino hasta la hora final, y la potencia estelar que su ser retuvo incluso en la muerte.

Eligió para su última actuación un traje alargado y blanco.…  Seguir leyendo »

C’est avec une joie remplie d’amertume que je viens ce soir montrer le courage, la vaillance et l’abnégation de ces combattantes et combattants qui faisaient l’admiration du monde et qui, il y a un an, ouvrirent les portes de Mossoul aux forces irakiennes avec lesquelles ils combattaient, alors, au coude à coude.

Ce grand petit peuple a défendu, contre Daech, sa liberté et la nôtre – mais, à l’heure de la victoire, au terme d’un siècle de luttes et de souffrances, a eu l’audace de se rêver souverain et qui a payé ce rêve au prix le plus fort : blocus ; attaque et dépeçage de son territoire ; humiliation sans précédent de ses dirigeants dont les représentants, soit dit en passant, ont été empêchés de se trouver, ce soir, comme ils l’auraient souhaité, parmi nous ; image stupéfiante des armes lourdes que leur allié de toujours, les Etats-Unis d’Amérique, avait fournies à l’Irak dans le cadre de la lutte commune contre Daech et que l’Irak retournait soudain contre eux ; et, face à ce spectacle désolant, l’abandon, pardon de le dire, ici même, par la communauté des nations.…  Seguir leyendo »

Lundi matin, 16 octobre, ce que l’on redoutait s’est produit : des unités paramilitaires, appuyées par des éléments de l’armée irakienne, ont attaqué dans la zone de Kirkouk. L’armée prétendument « fédérale » de Bagdad a mis ses menaces à exécution et, au risque de ruiner pour toujours les chances d’une coexistence avec les Kurdes, a répondu au référendum pacifique du 25 septembre par une stupéfiante et vengeresse action de force.

Hier, c’était Saddam Hussein opérant par le gaz et les déportations. Aujourd’hui, ce sont eux, ses successeurs chiites à la solde de Téhéran, qui font donner les chars, les howitzers [canons] et les katiouchas [roquettes] contre les champs pétrolifères et, donc, le poumon du Kurdistan.…  Seguir leyendo »

Como suele suceder, la alarma la dio un artista. Se llama Barbet Schroeder, y su llamado de atención fue en la forma de un film, estupendo, sobrio, titulado The Venerable W., que hace un retrato del monje budista birmano Ashin Wirathu. Conocido como “W”, Wirathu es la otra cara de una religión generalmente vista como arquetipo de paz, amor y armonía. Y tras su faz de racismo, se esconde una orientación budista violenta más amplia que quita el aliento.

El film de Schroeder se presentó en el Festival de Cannes 2017 y concitó enorme atención de los medios. En una aparición posterior en la televisión, Schroeder alertó que los rohinyás, la minoría musulmana del estado birmano de Rakáin, estaban en la mira del sanguinario “Movimiento 969” de Wirathu.…  Seguir leyendo »

Venezuela era uno de los países más prósperos de Latinoamérica.

Se encontraba, según las cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), entre las mayores reservas petrolíferas del mundo.

Aunque nunca haya sido, ni mucho menos, un ejemplo de democracia, sí se estaba dotando de instituciones sólidas.

Llega la elección del excomandante de paracaidistas Chávez.

Luego la nominación, seguida de una elección fraudulenta, de Maduro, su triste y sangriento clon.

Y el sueño se convierte en pesadilla; una mezcla de incompetencia y estupidez, la sumisión del país a una “burguesía” bolivariana, codiciosa y a sueldo una de Cuba desangrada y que ya no cree en su propio modelo, lo echa todo por tierra; y un nuevo liberador de pacotilla, agotando la bomba de dinero de la empresa petrolera nacional para nutrir su clientelismo y alimentar los fondos opacos gestionados sin supervisión por los sátrapas de su régimen, mete al país en el pelotón de cola de los países que se dirigen a la pobreza masiva (a título indicativo, una inflación equivalente a la de Zimbaue o a la de la Alemania de la década de 1920).…  Seguir leyendo »

Tengo siempre presente una imagen de Simone Veil, la política francesa (y más tarde europea) fallecida la semana pasada. Es una foto en blanco y negro, tomada en septiembre de 1979, entre Rosh Hashanah y Yom Kippur (el período que la tradición llama “días temibles”); es en París, delante de la tumba del mártir judío desconocido. Un joven, con la cabeza descubierta, detrás del atril, habla en honor de los muertos del Holocausto. Simone Veil está de pie en primera fila, una mujer atractiva, perdida en sus pensamientos pero a la vez atenta. Se la ve escéptica y seria. Incrédula y vigilante.…  Seguir leyendo »

“Todo se ha consumado…” En los años en que escuchaba música sin parar, el pasaje marcado por esas palabras era para mí uno de los más enigmáticos de La pasión según San Juan de Bach.

En un soprano lastimero acompañado por el lamento de un cello, persistiendo entre canción y silencio, me vino a la cabeza el recuerdo el lunes por la mañana, el día después de la segunda ronda de la elección parlamentaria de Francia. El hecho que se ha consumado, por supuesto, es el plan del presidente Emmanuel Macron de obtener una mayoría en la Asamblea Nacional.

Sin embargo, nos guste o no, el hecho no se limita a eso.…  Seguir leyendo »

El pueblo estadounidense tiene tres formas de escapar del mal trago de la presidencia de Donald Trump. Pero que lo haga, y cuándo, es una cuestión irreductiblemente política, no una que dependa de posibilidades legales.

En primer lugar, está el método nixoniano, donde el presidente, desgastado por la lucha, asustado y deseoso de evitar el proceso legal en su contra que empieza a organizarse, renuncia al cargo. Pero ¿elegiría Trump esa salida? ¿Comparte con su distante predecesor republicano una predisposición suficientemente fuerte a la melancolía? ¿Es imaginable que un hombre pueril, compulsivo y narcisista entregue sin luchar el juguete superlativo del cargo más alto en el país más poderoso del planeta?…  Seguir leyendo »

La victoria de Emmanuel Macron en la elección presidencial francesa podría confundirse con el argumento de una novela que ningún editor aceptaría. Y, de pronto, el que finalmente lo hace descubre que tiene en sus manos un bestseller arrollador.

Un presidente en funciones, François Hollande, decide, por primera vez en la historia moderna francesa, no buscar la reelección. Un grupo de líderes conservadores, entre ellos un ex presidente, se eliminan mutuamente, abriéndole el camino a un candidato, François Fillon, a quien todos consideran irreprochable, hasta que su pasado le pasa factura.

Los socialistas en el gobierno, después de asestarle un golpe bajo a su primer ministro, Manuel Valls, dividen su apoyo entre un burócrata, Benoît Hamon, que logra un resultado de un solo dígito en la primera ronda, y un izquierdista radical, Jean-Luc Mélenchon, que se presenta como revolucionario y adora a los dictadores y a su propio holograma, pero tropieza en el umbral de la segunda vuelta.…  Seguir leyendo »

Para empezar, tenemos dos grandes cadáveres. El del Partido Socialista ya se anunció hace 10 años, pero el partido ha necesitado todo este tiempo para tomar nota de su propia debacle. Y también, en la misma medida, el de Los Republicanos, o la Agrupación por la República, o la Unión por un Movimiento Popular, que uno se pierde ya con tantos nombres; al fin y al cabo, ¿no han sido todos ellos salvavidas que se han intentado lanzar en un mismo naufragio interminable?

En cualquier caso, estamos viviendo un cambio de época, el final de un periodo que comenzó con la formación, hace dos siglos, de la gran división francesa entre la derecha y la izquierda.…  Seguir leyendo »

El aspecto de “juegos del hambre” de este ciclo electoral francés comenzó en la izquierda. El presidente François Hollande fue aniquilado por su propio Partido Socialista. El primer ministro de Hollande, Manuel Valls, se convirtió en el segundo plato en el banquete de los caníbales.

Para entonces, el cadáver de uno de los dos principales partidos de Francia, ya no simplemente supino, había alcanzado un estado avanzado de descomposición. Ahora, en el preciso momento en que uno podría esperar que un candidato presidencial le dijera al país qué piensa de Donald Trump, Vladimir Putin y los radicales islámicos, el candidato socialista, el lánguido Benoît Hamon, no encuentra nada mejor de qué hablar que la marihuana legal, el lodo rojo y los disruptores endócrinos.…  Seguir leyendo »

Es posible que Obama abandonara a Israel.

Pero lo que es indudable es que Trump lo va a traicionar.

¿Cómo es posible? ¿No está dando múltiples señales de buena voluntad? ¿Acaso la designación de un embajador amigo, el anuncio del traslado de la embajada a Jerusalén, el nombramiento de su yerno, Jared Kushner, como asesor, no son gestos enérgicos de los que Israel debería alegrarse?

Sí y no.

Existe una ley formulada por Gershom Scholem cuando, durante el proceso de Eichmann, reprochó a Hannah Arendt que carecía de Ahavat Israel, “el amor al pueblo judío”.

Arendt respondió que, cuando se trata de Israel, las pruebas de amor son menos importantes que el amor en sí.…  Seguir leyendo »

Según el populismo (primer teorema), el pueblo sabe lo que quiere. Y, cuando quiere algo (segundo teorema), siempre tiene razón. Falta (postulado) que realmente sea él quien lo quiere. Falta también (corolario) que nada obstaculice esa legítima pretensión.

En otros términos, el populismo dice al mismo tiempo: confianza ilimitada en los recursos y en la capacidad del pueblo, y desconfianza hacia todo aquello que podría interpretar, desvirtuar, diferir la justa expresión de ese pueblo que, librado a sí mismo, libre de obstáculos, tiene buen criterio por naturaleza.

¿Interpretar? Los intelectuales, las élites. Y por eso el populismo es siempre un antintelectualismo, una reacción contra las élites.…  Seguir leyendo »

« La pyramide des martyrs obsède la terre. » Ce vers de René Char me revient comme une gifle, ce matin, face aux nouvelles d’Alep. Et j’ai honte. Je n’ai pas vraiment honte de Vladimir Poutine, ce petit tsar vulgaire, ce chef d’Etat voyou, qui, entre deux shooting photos et étalages de testostérone, envoie ses avions bombarder les ruines de la ville : Alep n’est rien, pour lui, qu’un théâtre parmi d’autres de son narcissisme furieux et il est, au fond, dans son rôle.

Je n’ai pas vraiment honte d’Assad, avec sa grande silhouette terne où se vautre l’âme la plus vile, la plus noire, la plus lâche, des salauds de notre temps : ce type de personnage s’est, depuis longtemps, retranché du rang des humains ordinaires et c’est de crimes contre l’humanité qu’il aura à répondre, le moment venu, devant la justice des hommes.…  Seguir leyendo »

¡Ah, la rabia de los vejestorios cuando se anunció el Nobel de Bob Dylan! ¡Qué escándalo hizo la academia; no la sueca, claro, sino la iglesia mundial de la literaturología!

El pánico de la burocracia literaria, atada a sus certezas, inmersa en cálculos mezquinos, en pronósticos errados, en astutos cambios de opinión, fue palpable. ¿Elección política o apolítica? ¿Por qué un estadounidense? ¿Por qué no una mujer? ¿O representante de alguna minoría visible, la que sea? ¿Qué tal este, que lleva veinte años esperando? ¿O aquel, que ya perdió la esperanza?

La verdad, por más que moleste a los carcamales, es que dar el Premio Nobel de Literatura a un autor que sólo escribió un libro no es más extraño que dárselo a Dario Fo o Winston Churchill.…  Seguir leyendo »

Président Petro Porochenko, mesdames et messieurs les présidents et les ambassadeurs, rabbins et dignitaires religieux, mesdames, messieurs.

Il y a toujours un moment, dans le destin des peuples, où les pages les plus sombres du grand livre des morts et des vivants viennent dans la lumière de la connaissance et du remords. Ce moment, pour l’Ukraine, est arrivé. Soixante-quinze ans après le massacre, à Babi Yar, de tant de Juifs d’Ukraine, trois quarts de siècle après la destruction, dans ce ravin à jamais maudit et à jamais sacré, de 34 000 hommes, femmes et enfants dont le seul crime était d’être nés juifs, le temps est venu pour la contrition, la repentance et l’intégration du crime dans le mémorial de la conscience universelle.…  Seguir leyendo »