Bertrand Badré

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En 2015, la comunidad internacional lanzó un esfuerzo renovado para enfrentar los desafíos globales colectivos bajo los auspicios de la Agenda para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y la Convención Macro sobre el Cambio Climático (COP21). Pero después de una oleada inicial de interés, el progreso que se ha hecho para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible y enfrentar el cambio climático ha disminuido. En todo el mundo, muchos parecen haber desarrollado una alergia a las advertencias cada vez más sombrías de las Naciones Unidas y otros organismos sobre las crecientes extinciones de especies, el colapso de los ecosistemas y el calentamiento global.…  Seguir leyendo »

En diciembre de 2018, las bolsas estadounidenses registraron su mayor descenso mensual desde la crisis de las hipotecas basura. La abrupta caída reflejó inquietudes en torno a una desaceleración del crecimiento económico, un alza de tipos de interés, el Brexit, la posibilidad de una guerra comercial entre Estados Unidos y China, y la creciente incertidumbre geopolítica. Pero la reciente volatilidad bursátil se agravó porque el sistema financiero global sigue prácticamente sin reformas, cuando ya pasó más de un decenio desde la crisis de 2008.

Es verdad que evitar el derrumbe general del sistema financiero después de la crisis fue un éxito en sí mismo.…  Seguir leyendo »

En el decenio que pasó desde la crisis financiera global, mucho se discutió la forma de reforzar la resiliencia del sistema financiero. Pero pese a que se lograron algunos avances, es posible que la respuesta mayoritariamente fragmentaria siga resultando inadecuada para sostener la estabilidad financiera a largo plazo. Y el día de la prueba puede no estar lejos, dada la pérdida de fuerza de la tendencia alcista de los mercados.

No hay modo de saber cuándo estallará la próxima crisis, mucho menos cuánto durará o cuán dañina será. Pero es indudable que los riesgos que enfrentamos ameritan un enfoque más holístico, similar al que se reclamó inmediatamente después de la crisis de 2008 (aunque esos reclamos perdieron fuerza conforme se recuperaron los mercados).…  Seguir leyendo »

Construction workers ride in the bucket of a bulldozer. STEFAN HEUNIS/AFP/Getty Images

En abril, los gobiernos de todo el mundo acordaron un incremento de capital de 13.000 millones de dólares para el Grupo Banco Mundial, en una clara señal de que el multilateralismo está muy lejos de haber muerto. El financiamiento adicional fortalecerá la capacidad del GBM de respaldar proyectos de desarrollo a nivel global. Pero también plantea interrogantes críticos sobre la mejor manera de asignar los nuevos fondos y recaudar capital público en el futuro.

Cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la agenda de las Naciones Unidas para 2030, así como la propia meta del GBM de llevar el financiamiento para el desarrollo de “miles de millones a billones”, exige maximizar el potencial del último incremento de capital.…  Seguir leyendo »

La década posterior a la crisis financiera mundial ha sido, cuando menos, turbulenta. Es cierto, no ha estallado una gran guerra, y mal que bien hemos evitado los errores que se cometieron durante la Gran Depresión, mismos que, en la década de 1930, llevaron a un mayor proteccionismo, quiebras bancarias, austeridad severa y un entorno deflacionario. Sin embargo, las renovadas tensiones en el mercado indican que estos riesgos no se han erradicado, ni se han disimulado.

En cierto sentido, la historia de la crisis financiera de 2008 comienza el momento en que se creó el orden global a partir de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial.…  Seguir leyendo »

Consideren una simple estadística. En el mundo en desarrollo, cada mes son más de 5 millones de personas las que migran hacia áreas urbanas, donde suele ser más fácil encontrar empleo, escuelas y oportunidades de todo tipo. Pero cuando la gente migra, lleva consigo sus necesidades de servicios básicos –agua, energía y transporte–, lo que pone de relieve el boom en la demanda de infraestructura.

La realidad es evidente desde Kenia hasta Kiribati: dondequiera que hay urbanización rápida, la necesidad de apoyar al comercio y al espíritu emprendedor, y los esfuerzos por enfrentar los desafíos del cambio climático han expuesto un amplio déficit de infraestructura.…  Seguir leyendo »