Bertrand Piccard

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Derrochar menos, ganar más

Nuestro mundo es extraordinariamente ineficiente. Desperdiciamos enormes cantidades de energía, agua, materias primas y alimentos. Hasta desperdiciamos nuestros desechos y los recursos preciosos que contienen. Lo hacemos no necesariamente porque no tengamos conciencia ecológica, sino más bien porque la sociedad en la que vivimos está edificada sobre el mito de los recursos infinitos.

Sostener esta situación de falsa abundancia es moralmente inaceptable cuando una gran parte de la población mundial carece de lo que una pequeña parte desecha sistemáticamente. También tiene un costo financiero considerable ahora que existen tecnologías para poner fin a este derroche.

Si bien algunos consideran un decrecimiento económico como una opción para alcanzar las metas climáticas globales y otros objetivos ambientales, hay muchas más razones para adoptar tecnologías que nos permitan volvernos más eficientes.…  Seguir leyendo »

Los líderes empresariales se comprometen con la recuperación económica no contaminante

La crisis de la COVID-19 dista de haber terminado. Sin embargo, mientras la gente continúa transmitiendo el coronavirus sin piedad y la cantidad de muertes aumenta, la presión para regresar a la normalidad aumenta en algunas partes.

Resulta entonces apremiante aclarar qué entendemos por normalidad. Después de todo, la economía mundial se construyó sobre una base frágil, insostenible e inequitativa, que difícilmente podríamos llamar normal. Un sistema político, ecológico y socioeconómico que ya sufría una amenaza existencial por el cambio climático, ha sido derribado ahora por una némesis microscópica. ¿Es realmente ese tipo de sociedad el que queremos ver surgir de esta crisis?…  Seguir leyendo »

En el decenio que pasó desde la crisis financiera global, mucho se discutió la forma de reforzar la resiliencia del sistema financiero. Pero pese a que se lograron algunos avances, es posible que la respuesta mayoritariamente fragmentaria siga resultando inadecuada para sostener la estabilidad financiera a largo plazo. Y el día de la prueba puede no estar lejos, dada la pérdida de fuerza de la tendencia alcista de los mercados.

No hay modo de saber cuándo estallará la próxima crisis, mucho menos cuánto durará o cuán dañina será. Pero es indudable que los riesgos que enfrentamos ameritan un enfoque más holístico, similar al que se reclamó inmediatamente después de la crisis de 2008 (aunque esos reclamos perdieron fuerza conforme se recuperaron los mercados).…  Seguir leyendo »