Beth Erin Jones

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de agosto de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Cuando los complacidos líderes europeos se reunieron con Biden en su primera visita al continente en junio, las sonrisas, aunque genuinas, eran también un reconocimiento de la posible especie de prórroga. Es como si los líderes mundiales hubieran tomado una bocanada de aire fresco en medio de la calma del mar para apartar de su pensamiento por un instante la tormenta que se avecina. Aun así, esa tormenta se alza como una nube lejana en el horizonte, y con ella la posibilidad real de otra retirada estadounidense de lo que muchos consideraban el orden mundial liberal regido por normas.

La expresión ‘orden mundial liberal’ la acuñó G.…  Seguir leyendo »

La muletilla del día en todo el espectro político de las democracias actuales es ‘populismo’. Sí, el populismo representa un verdadero peligro para la salud a la larga de cualquier sistema democrático, aunque sea la propia estructura de ese sistema la que permita su existencia. Por ello, verse enfrentado a la insistencia ilógica del populista en la legitimidad superior que le otorga ‘el pueblo’, o para ser más exactos, ‘su pueblo’, puede resultar comprensiblemente frustrante. El desprecio absoluto de un populista por la diversidad política, y en consecuencia, por la naturaleza pluralista del sistema democrático liberal, puede ser incluso exasperante.

Incluso así, limitarse a recurrir a la táctica del insulto, una estratagema que los propios populistas utilizan sistemáticamente, definitivamente deja los intereses de la sociedad en el aire.…  Seguir leyendo »

Trump sigue insistiendo en que solo unas elecciones amañadas podrían explicar su derrota, algo que ya tenía claro incluso antes de que se celebrasen los comicios. Para él, la única explicación verosímil de por qué ha perdido la Casa Blanca es que se la han robado. Si el «pueblo» hubiese tenido la oportunidad de reelegirlo limpiamente, lo habría hecho. Da igual que su propio fiscal general haya declarado que no hubo fraude electoral generalizado, que el Tribunal Supremo de Estados Unidos no haya fallado a su favor para anular los votos electorales o que, afortunadamente, hasta las Cámaras republicanas de los estados, cuando se las presionó para que secundasen las denuncias de fraude, se negaran a hacerlo.…  Seguir leyendo »