Bill Emmott

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

¿El populismo todavía está en ascenso? Esa pregunta se cernirá sobre las elecciones en Israel, India, Indonesia, Filipinas, España y la Unión Europea en los dos próximos meses. Sin embargo, será inapropiada, ya que la verdadera contienda es entre nacionalismo e internacionalismo.

Sin duda, la división nacionalista-internacionalista está siendo impuesta por la fuerza por los propios populistas, particularmente el presidente norteamericano, Donald Trump, cuyo desdén instintivo por las leyes y las instituciones internacionales es claro desde ya hace tiempo. Pero también está siendo explotada por políticos más convencionales, incluidos algunos en la más multilateral de las instituciones, la Unión Europea, que está experimentando un cambio profundo en su dinámica política interna.…  Seguir leyendo »

El plazo del 29 de marzo de 2019 para que el Reino Unido abandone la Unión Europea está cada vez más cerca, pero todavía no está nada claro cómo será en realidad la partida. Pronto será inevitable tomar decisiones. Es decir, tras dos años y medio de ir a la deriva y criticarse mutuamente, ya es hora de que todas las partes del debate sobre el Brexit en el RU empiecen a hablar con honestidad.

Aunque la primera ministra Theresa May llegó a un acuerdo con la UE, las chances de que obtenga aprobación parlamentaria antes del 14 de enero (el plazo que fijó May) se ven cada vez más exiguas, incluso con el mes adicional que se dio May para tratar de mejorarlas.…  Seguir leyendo »

Casi nadie tiene en Europa buenas palabras para la coalición de gobierno de Italia, compuesta por el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el nacionalista partido la Liga. La única diferencia es entre quienes quieren castigar a Italia de inmediato por no cumplir las reglas presupuestarias de la eurozona y quienes están dispuestos a postergarlo, o al menos administrarlo más lentamente. Pero, ¿por qué no considerar la idea de olvidar del todo la necesidad de castigo y dar una oportunidad al gobierno italiano?

La razón no es que la coalición sea particularmente atractiva. No lo es. El M5S no se pierde ninguna oportunidad de insultar y amenazar a los periodistas críticos, y la Liga denigra a los inmigrantes y acosa a los gobiernos locales que se muestran hospitalarios con los solicitantes de asilo que han arriesgado sus vidas cruzando el Mediterráneo.…  Seguir leyendo »

El 4 de marzo se celebrará en Italia la próxima elección general, y los principales contendientes ya están precalentando para ocho duras semanas de campaña. Es probable que no haya un ganador claro; como sea, parece evidente que el ritmo no lo marcarán los velocistas de 31 y 42 años de edad que encabezan los dos partidos principales, sino un maratonista de 81 años.

Sí, por sorprendente que parezca, puede que la elección la termine definiendo el mismísimo Silvio Berlusconi, el tres veces primer ministro que popularizó el término “partido bunga-bunga”. Berlusconi, cuyo último gobierno tuvo un final deshonroso en 2011 (cuando la crisis del euro amenazaba engullir a Italia), no puede por el momento aspirar a un cuarto mandato (ni a ningún cargo público), debido a una condena por evasión fiscal dictada en 2013; pero la coalición de centroderecha que lidera llega a esta elección en los mejores términos.…  Seguir leyendo »

La mayoría de los expertos coinciden en que la forma menos mala de encarar la escalada nuclear con Corea del Norte es seguir aplicando una mezcla de contención rigurosa y diplomacia decidida. Pero no tantos se han dado cuenta de que la opción militar menos mala (implícita en la insistencia del presidente estadounidense Donald Trump en que China se haga cargo de su peligroso vecino) es una invasión china o un cambio de régimen forzado por la amenaza de tal invasión.

Esta salida, que implicaría un profundo cambio favorable a China en el equilibrio estratégico de Asia oriental, no es tan impensable como muchos creen.…  Seguir leyendo »

Vivimos una era de turbulencia política. Partidos con apenas un año de existencia ahora gobiernan Francia y la vasta región metropolitana de Tokio. Un partido de menos de cinco años lidera las encuestas de opinión en Italia. En la Casa Blanca se instaló un neófito de la política, para profundo malestar de los aparatos republicano y demócrata. ¿Dónde será pues el próximo terremoto político? La respuesta tal vez sea (en realidad, debería ser) el Reino Unido.

En momentos en que el RU enfrenta la conmoción del Brexit, nadie habla de recrear (y mucho menos reemplazar) los partidos políticos establecidos. Muchos se niegan capaces siquiera de pensar algo así.…  Seguir leyendo »

Si todo lo demás falla, inténtese lo que antes era impensable. La mayor parte de las veces no es un mal principio de política económica, y puede que sea justo lo que se necesite hoy: muchos países occidentales (ciertamente Estados Unidos, Japón y Alemania, y probablemente el Reino Unido, y pronto gran parte del resto de la eurozona) deberían impulsar la intervención directa del Estado en las negociaciones salariales, especialmente para quienes ganan menos.

Japón ha destinado los últimos 15 años a luchar con un débil crecimiento, una demanda interna anémica (especialmente entre las familias de menores recursos) y la cada vez mayor desigualdad y pobreza.…  Seguir leyendo »

Marine Le Pen, líder del ultraderechista Frente Nacional francés, asegura que la gran batalla del siglo XXI será entre el patriotismo y el globalismo. El presidente de los EE. UU., Donald Trump, aparentemente cree que será entre “los medios de prensa mentirosos” y él mismo, apoyado por “el pueblo” al que dice representar. Ambos se equivocan.

La batalla que realmente definirá este siglo enfrentará al pensamiento a largo plazo contra el pensamiento a corto plazo. Los políticos y gobiernos que hagan planes para el largo plazo derrotaran a los que no puedan (o no quieran) ver más allá del ciclo electoral inmediato.…  Seguir leyendo »

Si los países desarrollados actuaran con racionalidad y en el interés de electorados que comprendieran cómo se gasta el dinero que pagan en impuestos, fijarían la edad de jubilación para sus pensiones públicas a los 70 años o más. Pero la mayoría tiene edades de jubilación por debajo de esta marca y, a pesar de ciertos avances, tomará décadas antes de que lleguen a ella. Mientras tanto, los estados de bienestar occidentales seguirán siendo inviables en lo financiero y propensos a sufrir dificultades económicas y tensiones políticas.

El envejecimiento demográfico es el equivalente social y económico del cambio climático: un problema que todos sabemos que hay que enfrentar, pero de cuya solución preferiríamos que se encargaran las futuras generaciones.…  Seguir leyendo »

Todos saben que sin dolor no hay ganancia. Pero también puede haber dolor sin ganancia -una lección que las poblaciones occidentales han venido aprendiendo a fuerza de golpes desde por lo menos 2012-. Años de austeridad fiscal en Estados Unidos, Europa y Japón no han logrado nada, así que es hora de que los gobiernos empiecen a gastar otra vez.

La propuesta será recibida con indignación por muchos gobiernos, especialmente, pero no exclusivamente, el de Alemania, y será descartada por los muchos candidatos políticos que consideran la deuda soberana, acumulada por los funcionarios a los que intentan derrocar, como una obra del diablo.…  Seguir leyendo »

Amigos y aliados de Estados Unidos observan con estupor la perspectiva casi segura de que la elección presidencial de noviembre sea una competencia entre Hillary Clinton y Donald Trump. Pero con la ansiedad no se gana nada. Hay que esperar lo mejor y empezar a prepararse para lo peor.

El hecho central de esta elección de 2016 no es que un magnate inmobiliario y estrella de los reality shows, que nunca fue elegido para cargo alguno, de repente se haya convertido en el candidato más probable por el Partido Republicano, sino la enorme diferencia que supondría una victoria de Trump para el resto del mundo, en comparación con una de Clinton.…  Seguir leyendo »

Variaciones de precios tan grandes y rápidas como las que vienen alterando el mercado del petróleo desde junio de 2014 no pueden sino perjudicar a algunos y beneficiar a otros. Generalmente se habla más de los perjuicios, pero los beneficios son igual de importantes, o más. El 70% de caída del precio del barril de crudo representa una colosal transferencia de 3 billones de dólares de ingresos anuales de los productores de petróleo a los consumidores.

De modo que aunque la turbulencia bursátil y el abaratamiento del petróleo (y otros commodities) hayan alentado oscuras predicciones de otra recesión global, es probable que resulten excesivamente pesimistas y erradas.…  Seguir leyendo »

La nueva gran divisoria en política, según Marine Le Pen, líder del partido francés de extrema derecha Frente Nacional, es entre los globalistas y los patriotas. El argumento es similar al que hacen los euroescépticos en el Reino Unido y el precandidato presidencial republicano Donald Trump en Estados Unidos. Pero es falso y peligroso a la vez.

También es un argumento que, a juzgar por los resultados de la segunda y definitiva vuelta de las elecciones regionales del 13 de diciembre, los votantes franceses (al menos) rechazan de plano. Dieron el 73% de sus votos a los rivales del Frente Nacional, que no consiguió ni una sola victoria.…  Seguir leyendo »

Algo ha ido muy mal en las economías emergentes que se suponía iban a dar forma al futuro del mundo, e incluso dominarlo. Ya se está buscando culpables: entre otros, los precios de los productos básicos, el fracking, los tipos de interés de EE.UU., El Niño y China. La respuesta es más sencilla y tradicional: es la política.

Pongamos de ejemplo a Brasil, donde una economía que parecía dirigirse a un auge perpetuo apenas ha crecido en más de dos años y  hoy está en contracción. Poco ha ayudado el que los precios de los productos básicos que exporta estén a la baja, pero se suponía que su economía era mucho más que cosechas e industrias extractivas.…  Seguir leyendo »

En el transcurso del pasado año, las relaciones entre las tres economías más exitosas del este de Asia -Japón, Corea del Sur y China- han estado mejorando, lenta pero sostenidamente. Es algo notable, ya que sus vínculos entre sí nunca han sido fáciles o tranquilos. La historia del siglo XX y sus rivalidades de más larga data dan cuenta de ello.

Este agosto, cuando el primer ministro japonés, Shinzo Abe, brinde un discurso importante en la celebración del 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, tiene la oportunidad de acelerar el acercamiento o bien de interrumpirlo. Considerando su pedigrí derechista y sus opiniones revisionistas sobre la historia en tiempos de guerra de Japón, la región se está preparando para un nuevo episodio de turbulencia diplomática en torno a su discurso.…  Seguir leyendo »

Las elecciones de los demás suelen resultar desconcertantes y aburridas; ese ciertamente es el caso de la próxima votación del 7 de mayo en el Reino Unido, e incluso muchos británicos comparten esa sensación. La campaña electoral más prolongada en la historia del RU muestra una sorprendente cortedad en su foco. Sin embargo, es una campaña que ofrece tres ideas importantes para otras democracias occidentales.

El famoso eslogan de la campaña de Bill Clinton en 1992 –«Es la economía, estúpido»– es en sí mismo estúpido o, al menos, insuficiente. Si las elecciones británicas se decidieran por la economía, el primer ministro David Cameron llevaría adelante su campaña con mucha más confianza.…  Seguir leyendo »

Todos los líderes políticos se preocupan por su legado. Lee Kuan Yew, quien dirigió Singapur directa o indirectamente durante más de medio siglo – y seguía teniendo influencia hasta su muerte a los 91 años – pasó más tiempo en el poder que muchos otros, que le hace pensar en su legado. Varios volúmenes de memorias dan fe de la preocupación de Lee por su legado, aunque el extraordinario éxito de Singapur bajo su liderazgo habla por sí mismo. Él puede ser o no del agrado de las personas – y para muchas no lo era – pero no se puede negar la notable y duradera prosperidad y estabilidad de la ciudad-Estado.…  Seguir leyendo »

Desde que estalló la crisis económica de Europa hace más de cuatro años, los políticos y los analistas han reclamado una gran solución, invocando muchas veces el ejemplo del Plan Marshall de postguerra de Estados Unidos que, desde su inicio en 1948, ayudó a reconstruir las economías destruidas y oprimidas por la deuda de Europa Occidental. Pero el momento político nunca llegó a madurar. Eso podría estar a punto de cambiar.

La situación de Europa hoy tiene algunas similitudes con los años 1940. Agobiados por deudas públicas que son consecuencia de errores pasados, los gobiernos de la eurozona saben lo que tienen que hacer pero no cómo hacerlo.…  Seguir leyendo »

¿Odian los votantes británicos a los extranjeros, o solo a los aprovechados? Esa es la pregunta que planteó el primer ministro británico, David Cameron, en su tan esperado discurso sobre la inmigración a otros países miembros de la Unión Europea, pronunciado el mes pasado en las oficinas generales del fabricante de equipo pesado para la construcción, JCB.

La apuesta de Cameron es que a los votantes no les importa si los polacos o lituanos operan las máquinas JCB en obras de construcción por todo Reino Unido. Lo que afecta a los británicos son los inmigrantes que llegan a Reino Unido a aprovecharse de las ayudas sociales.…  Seguir leyendo »

Once again the euro has been saved, but the eurozone continues to stumble towards disaster. The distinction matters, even if European finance ministers emerged from their late-night negotiations talking proudly of having kept Cyprus inside the euro and – though they didn’t say this explicitly of course – of having stiffed Russian fatcats. For while southern European debtors are the problem for the euro, it is northern European creditors who are the problem for the eurozone.

In technical terms, the ministers have reason to be pleased. With the Cyprus deal, they have achieved two things. They have proved that member countries will do almost anything to stay inside the single currency, rather than suffer the ignominy and economic cardiac arrest that an exit would bring.…  Seguir leyendo »