Blanca Garcés Mascareñas

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de septiembre de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

“Una gota en el Océano”. Así describía Alexis Tsipras, Primer Ministro griego, las primeras reubicaciones de refugiados desde Grecia en noviembre de 2015. Y añadía: “esperamos que se convierta en una corriente, y después en un río de humanidad y responsabilidad compartida”. ¿Dónde estamos dos años después, ahora que se dan por terminados los programas de reubicación desde Grecia e Italia?

De los 160.000 refugiados que los estados miembros de la Unión Europea acordaron reubicar en septiembre de 2015, han llegado menos de 30.000, esto representa un vergonzoso 18%. A 20 de septiembre de 2017, España ha reubicado 1.279 refugiados de los 15.888 comprometidos, con lo que caemos en un todavía más escandaloso 8%.…  Seguir leyendo »

Primero fue Donald Trump, prometiendo la expulsión de millones de inmigrantes sin papeles. Ahora es el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, instando a los estados miembros a deportar con mayor celeridad. El mensaje de uno y otro es el mismo: “mano dura” contra los sin papeles. En el contexto europeo, dos argumentos son esgrimidos: esta política permite restablecer el orden tras la mal llamada “crisis de los refugiados” y es condición necesaria para garantizar la protección de los otros, aquellos que finalmente sí recibirán el estatuto de refugiado. ¿Por qué tanto énfasis en las expulsiones, llamadas eufemísticamente retorno, si los datos muestran que es una política de difícil aplicación?…  Seguir leyendo »

Primero fue Trump, prometiendo la expulsión de millones de inmigrantes sin papeles. Ahora es el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, instando a los Estados miembros a deportar con mayor celeridad. El mensaje de uno y otro es el mismo: “Mano dura” contra los sin papeles. En el contexto europeo, dos argumentos son esgrimidos: permite restablecer el orden tras la mal llamada “crisis de los refugiados” y es condición necesaria para garantizar la protección de los otros, aquellos que finalmente sí recibirán el estatuto de refugiado. ¿Por qué tanto énfasis en las expulsiones, llamadas eufemísticamente retorno, si los datos muestran que es una política de difícil aplicación?…  Seguir leyendo »

Los centenares de miles de manifestantes que llenaron el centro de Barcelona el pasado 18 de febrero salieron a la calle para exigir que los gobiernos europeos cumplieran con sus obligaciones. Exigían el cumplimiento de las cuotas de reubicación desde Grecia e Italia. Pero exigían más: exigían garantizar el derecho de asilo con vías seguras de entrada, procedimientos de asilo justos y acordes con las leyes internacionales y una acogida digna. A fecha de hoy, el gobierno español ha reubicado tan sólo 900 de los casi 16.000 solicitantes de asilo acordados en septiembre de 2015. Muy lejos pues de donde deberíamos estar.…  Seguir leyendo »

La Unión Europea (UE) lleva años promoviendo la externalización del control migratorio, es decir, que los países vecinos colaboren con nosotros en la regulación de los flujos. A efectos prácticos, lo que interesa es que trabajen con nosotros (o por nosotros) para que lleguen menos inmigrantes. ¿Cómo? Readmitiendo a los inmigrantes en situación irregular, controlando sus fronteras para evitar que salgan hacia Europa y acogiendo a los refugiados que nosotros ya no queremos recibir. Recordemos el acuerdo con Turquía (marzo del 2016) y más recientemente con Níger, Nigeria, Senegal, Mali y Etiopía (junio del 2016). Ahora ha llegado el turno de Libia.…  Seguir leyendo »