Borja Monreal Gainza

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Como cuando saboreas un tinto y en los primeros instantes satisface su sabor entre amargo y dulzón pero acaba por secarte la boca dejando un regusto ferroso. Y no sabes muy bien cómo pasaste en unos instantes de una sensación agradable al asco. Así debieron sentirse ayer en el Gobierno cuando vieron la dedicación de la Gendarmería marroquí en frenar el intento de salto a la valla de Melilla. Misión cumplida. “Extraordinario trabajo”. Y entonces vieron a qué sabía ese éxito: a cuerpos amontonados, cabezas rotas y pechos sin vida.

A eso sabe nuestra política migratoria de externalización de las fronteras.…  Seguir leyendo »

Ni tocarse ni abrazarse. Y hablar mirando casi hacia otro lado. Como si no nos importasen. Como si les temiéramos. Y temblar con cada tos nuestra o ajena. Y verlo todo desde la distancia. Encerrados en casa con toda esa mierda que un día compramos y coge polvo en las estanterías. Abandonada ahora de significado. Y con mucho tiempo para pensar sobre ese mundo que está ahí afuera y no podemos ni tocar. Tan ajeno ahora que no parece que hace unos días fuera el nuestro. El mundo que conocimos se ha agotado. Y el nuevo se puede parecer a muchas cosas.…  Seguir leyendo »

Tres minutos. Cuéntalo en tres minutos. Súbete al escenario y mira a todo el mundo a los ojos. Usa los silencios para generar drama. Que prevalezca la emoción sobre los datos. Que las imágenes en la pantalla produzcan impacto. Y habla solo de ti, de tu compromiso, de tu valor, de tu pasión. Y di paso a paso todo lo que quieren escuchar. Y cuando los tengas cautivados guarda silencio, mira al suelo, eleva levemente tu rostro y mantén la mirada fija en el infinito para acabar con un rotundo: “Efectivamente, vamos a cambiar el mundo”. Y el anfiteatro romperá en aplausos alimentando hasta el desborde el vaso infinito de tu ego.…  Seguir leyendo »

Voy a escribir una rabieta personal. Un arranque de esos que salen del estómago pero se conducen con la cabeza directamente sobre el papel. Y os voy a contar la historia de un cooperante (ni yo mismo me reconozco en esta palabra) que ha dedicado el mismo tiempo a “hacer” cooperación que a “pensarla”. El debate sobre el funcionamiento de la cooperación le ha acompañado desde su nacimiento. Y lo hace porque desde sus orígenes institucionalizados (cuando la ayuda se hizo política pública) mentía en su semántica: ni necesariamente era cooperación, entendiendo esta como una relación de iguales que trabajan conjuntamente para la consecución de un fin, ni mucho menos para el desarrollo: imposible de conceptualizar en dos cabezas como para hacerlo universalizable.…  Seguir leyendo »