Borja Sémper Pascual

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Abril de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En el prólogo de A Sangre y Fuego. Héroes, bestias y mártires de España, Manuel Chaves Nogales consigue eclipsar los nueve relatos que contiene la obra que prologa. Su propio libro. Ese prólogo es un desgarro lúcido y sereno, un legado de compromiso político con la libertad e independencia personal del que nos conviene tomar nota. Y recordar. Porque hoy, aunque suene desconcertante, su descripción de la España que derivó en enfrentamiento civil es un necesario recordatorio de la estupidez humana y de la capacidad colonizadora del totalitarismo. Que conviene no infravalorar. Su firmeza humanista, republicana y liberal, constituye una referencia intelectual sólida e ineludible.…  Seguir leyendo »

La tentación de la radicalidad

Al principio fue desconcierto y tribulación. Hoy no, hoy ya es miedo y enfado. Esta tormenta de época es uno de los fenómenos políticos más relevantes de nuestro tiempo y amenaza ya las democracias liberales. La pregunta es: ¿qué vamos a hacer?

Si tiempos no tan lejanos fueron testigos de encendidos debates ideológicos de fondo —también de acuerdos fundamentales que, desde las renuncias, permitieron el avance de las libertades y el progreso—, hoy se instaura poco a poco el convencimiento de que el debate político se construye a golpe de inmediatez y carece de recorrido. Aquel armazón ideológico y discursivo desplegado en tiempos mejores parece ahora impotente ante el Amazon aplicado a la inmediatez política.…  Seguir leyendo »

Sin miedo al cambio

El Partido Popular siempre ha hecho suyo el sentido común. Podría parecer como apropiarse del agua, de la electricidad o tomar por suyo el aire, incluso hay quienes afirman con desdén que esa no es una posición política; y obviamente sólo con sentido común no se puede hacer política. Pero lo que nadie puede negar es que es una manera eficaz de decir que nos esforzamos en encarnar ese punto medio que el español reconoce como suyo más allá de ropajes ideológicos: no gastar más de lo que se tiene, gestionar con respeto el dinero público, poner en marcha el país y proteger un sistema de libertades que funciona, defender lo que nos une y entender España sin sectarismo… Ese sentido común que tan bien encarnaba nuestro ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y que, a su imagen, representan miles de alcaldes, presidentes regionales, cargos intermedios y miles de afiliados y simpatizantes del PP.…  Seguir leyendo »

Probablemente la raíz del problema secesionista al que asistimos en España sea triple: por un lado, la existencia de una élite nacionalista que no acepta que la diversidad de identidades en una comunidad política es tan variada y numerosa como las personas que la conforman. Están obsesionados en homogeneizar algo que por propia definición es imposible. La identidad es individual y nadie tiene derecho a manipularla. Por el contrario, insisten como si los ciudadanos fueran un rebaño: «Cataluña se siente agredida por España», «Euskadi está oprimida por España».

Por otro lado, un oportunismo político que se concreta en aprovechar una situación económica inédita para proyectar interesadamente la idea de que «solos, estaremos mejor».…  Seguir leyendo »

Unas declaraciones del presidente del PP de Guipúzcoa en las que aseguraba que el futuro del País Vasco «se tiene que construir también con Bildu» le supusieron una lluvia de críticas que ha motivado este artículo.

Es metafísicamente imposible ser del Partido Popular y al mismo tiempo «cómplice de ETA». Es una formulación que por absurda y descabellada no merece ni respuesta. Pero desde que la revista cultural JotDown publicó una entrevista que me hizo el pasado diciembre, alguno que otro se ha permitido acusarme de tamaño absurdo, también es cierto que antes ya lo hicieron con otros compañeros de partido.…  Seguir leyendo »