Brigitte Granville

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La primera oración del Tratado de Roma de 1957, el documento fundacional de lo que se convertiría en la Unión Europea – llamaba a sentar las bases de «una unión cada vez más estrecha entre los pueblos europeos».  Sin embargo, últimamente ese ideal se ha visto amenazado, minado por su propia élite política que adoptó una moneda común e ignoró completamente las deficiencias subyacentes.

Hoy en día, esas fallas quedaron expuestas y amplificadas por la crisis griega que parece no tener fin. Y en ningún lugar son más evidentes que en la relación de Grecia con el Fondo Monetario Internacional.

Cuando la crisis del euro estalló en 2010, los funcionarios europeos se dieron cuenta de que no poseían la habilidad necesaria para enfrentar la amenaza que representaba la suspensión de pagos de las deudas soberanas y la potencial disolución de la unión monetaria.…  Seguir leyendo »

En enero, Chris Williamson, director de investigaciones económicas de la firma Markit, dijo que Francia es “el nuevo enfermo de Europa”. En vista del crecimiento casi nulo de su PIB y el aumento del desempleo y la deuda pública (por no hablar de las contraproducentes políticas de austeridad) es difícil sostener lo contrario. Dada la profunda importancia que para la estabilidad económica y política de Europa tiene Francia, su situación plantea una seria amenaza a todo el proyecto europeo.

Las últimas novedades confirman el diagnóstico de Williamson. En diciembre, la actividad fabril francesa se hundió a su nivel más bajo en siete meses.…  Seguir leyendo »

¿Cuál de los siguientes acontecimientos es más probable para este año: que en el referendo de septiembre Escocia vote por separarse del Reino Unido o que al menos un país miembro de la eurozona decida abandonar la moneda común? Todo parece indicar que la independencia escocesa es algo posible pero bastante improbable, mientras que el abandono del euro por parte de algún país no sería una hipótesis creíble.

Lo que es probable en cualquier caso es que en los próximos dos años algunos países de la eurozona se enfrenten a decisiones de política monetaria similares a las que tendría que tomar Escocia en los primeros meses de su eventual independencia.…  Seguir leyendo »

Con todos los problemas que aquejan a la economía mundial en la actualidad, la inflación parece ser la menor de nuestras preocupaciones. Al abordar el malestar económico posterior al año 2008, que surge del exceso de endeudamiento, los responsables del diseño de políticas están en lo correcto al centrarse en la amenaza de la deflación de la deuda, que puede conducir a la depresión.

Sin embargo, descartar a la inflación como “un problema del pasado” podría socavar los esfuerzos de los bancos centrales para hacer frente a los problemas más acuciantes de la actualidad – y, por último, facilitar el resurgimiento de la inflación.…  Seguir leyendo »

(See 1st part)

France played a decisive role in shaping not only the euro system but the entire European project. This history has predisposed French leaders to the goal of preserving the euro at all costs. Those costs, as we explained in Part 1 of this article, have become quite insupportable. A new strategy is needed, and France’s role in shaping it will once again be pivotal.

France sits on the fault line between the euro system’s deficit and surplus countries. It runs a large and costly welfare system with high-quality public services, often referred to as the French model, founded on a deep and dearly held national consensus.…  Seguir leyendo »

(See 2nd part)

On the eve of the American Civil War, Abraham Lincoln famously said that “a house divided cannot stand.” Today, the European Union — committed for decades to the quest for “ever closer union” — must confront an agonizing truth. Lincoln’s maxim must be inverted. For the EU to survive, the euro must divide.

Between the Treaty of Rome in 1957 and the Single European Act in 1986, Europe’s governments brought about the one great peaceful revolution the continent has seen in its long and troubled history. The creation of a single European currency would build on this remarkable success.…  Seguir leyendo »

Una situación desesperada puede la inclusión, otrora impensable, de ciertos temas en el debate público. En Francia, la idea que ahora se atreve a pronunciar su nombre en público es que el país se hundirá en un malestar económico cada vez más profundo, a menos que recupere su soberanía monetaria.

Dos llamativas declaraciones sobre la política económica por parte de los líderes franceses en las primeras semanas de este año han resaltado la fuerza de esta lógica. En primer lugar, el presidente François Hollande, preocupado por la apreciación del euro frente a otras de las principales monedas del mundo, llamó a fijar metas para el tipo de cambio.…  Seguir leyendo »

Cuando Moody’s anunció en noviembre que había bajado la calificación AAA de la deuda soberana de Francia, un bloguero se burló de la tendencia de las agencias calificadoras a equivocarse por completo o a reconocer súbitamente una crisis que existía desde hace tiempo. «Si este reconocimiento por una agencia calificadora de que Francia tiene problemas es un ejemplo de la primera falla, entonces ya debe haber comenzado una recuperación; si es un ejemplo de la segunda falla, entonces el país se enfrenta a un serio problema”, bromeó el bloguero.

El gobierno del presidente François Hollande afirma que ya se ha dado cuenta de la amenaza.…  Seguir leyendo »

El nuevo presidente de Francia, François Hollande ha logrado una impresionante serie de victorias políticas – tanto en el país como en Europa – desde que fue elegido el pasado mayo. Desafortunadamente, su racha de éxitos conducirá inevitablemente a llevar a cabo un ajuste de cuentas en lo económico que conmocionará a los aparentemente inocentes ciudadanos de Francia y condenará al fracaso al enfoque que tiene la elite francesa sobre la “construcción de Europa”.

Desde que ganó la presidencia, Hollande ha ganado una mayoría parlamentaria y ha empujado a Alemania para que se incline por aceptar responsabilidad compartida por las deudas de los países de la eurozona.…  Seguir leyendo »

Cuando falta poco para que se celebren las elecciones presidenciales en Francia, este país está acercándose a una situación límite. Durante tres decenios, con gobiernos tanto de derechas como de izquierdas, el país ha perseguido los mismos fines incompatibles, si no contradictorios. Como la crisis de la deuda soberana está empujando los bancos franceses –y, por tanto, la economía francesa– contra la pared, algo habrá que hacer y pronto.

Cuando llegue la hora de la verdad –casi con toda seguridad un año o dos después de las elecciones–, causará un cambio radical y doloroso, tal vez más incluso que el golpe de Estado de Charles de Gaulle, que condujo al establecimiento de la Quinta República en 1958.…  Seguir leyendo »

Cuando hablaba en los tiempos económicos más felices de 2005, Mervyn King –entonces y ahora gobernador del Banco de Inglaterra- acentuaba la importancia de afianzar las expectativas públicas de una inflación baja y estable. Advertía que “si uno deja que las expectativas inflacionarias se alejen demasiado del objetivo, se puede terminar en serias dificultades y con un proceso costoso para retrotraerlas”. King ahora debe ser un hombre preocupado.

Las propias encuestas trimestrales encargadas por el Banco de Inglaterra sobre las actitudes públicas revelan que la credibilidad de su Comité de Política Monetaria (MPC, por su sigla en inglés) hoy está debilitada.…  Seguir leyendo »