Carlos Abella

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de junio de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La fecha del 23 de febrero acude este año de nuevo a la cita con la historia y con la memoria de quienes vivimos aquel lamentable episodio de nuestra democracia, que estuvo a punto de frustrar el esperanzador proyecto de convivencia entre nosotros, los españoles. En los cuarenta y un años transcurridos, sentimos mucho tiempo el zarpazo del terrorismo, mientras el fundamento democrático avanzaba con sus dificultades y la cierta armonía entre los dos grandes partidos del espectro político de centro izquierda y centro derecha con el apoyo de las dos formaciones nacionalistas, la vasca y la catalana.

Pero la conjunción visionaria en 2004 del presidente Zapatero, su aliento a las aspiraciones de Pasqual Maragall y Artur Mas, y su anuencia a pactar con la ya derrotada ETA su activa presencia en el escenario político, han creado un clima de inestabilidad que ha sido increíblemente respaldado por la insensata propuesta de su sucesor –Pedro Sánchez– de formar un Gobierno de absurda coalición con quienes detestan y quieren demoler la arquitectura de la Transición y su Constitución, devaluar sus méritos, haciéndola depender de la entonces cercana presencia de sectores próximos al ejército.…  Seguir leyendo »

Imposible olvidar que otro 30 de enero, pero de 1998, la banda terrorista ETA asesinó a dos inocentes más de la extensa lista de personas que cayeron muertas por la asquerosa voluntad de quienes planificaron y realizaron su «ejecución». Se llamaban Alberto Jiménez- Becerril y Ascensión García Ortiz. Tenían tres hijos de entre cuatro y nueve años, llevaban casados pocos tiempo y como miles de ciudadanos de España, Alberto se había comprometido para gestionar con diligencia y buen sentido los intereses de los sevillanos desde el Ayuntamiento de Sevilla, que entonces tenía de alcaldesa a Soledad Becerril, una de las muchas mujeres surgidas del deseo de que la democracia fuera ya para siempre el sistema de convivencia entre los españoles.…  Seguir leyendo »

En los primeros tiempos de la monarquía y la democracia española el entonces presidente de la República Francesa, Valery Giscard d’Estaing, pretendió erigirse en la tutela inicial del reinado de Juan Carlos I, encontrando en el presidente Suárez el adecuado interlocutor y representante de la soberanía española. Desde entonces, y notorio fue al apoyo que Mitterand siempre evidenció por el presidente González, ningún otro dirigente francés había tratado de inmiscuirse de modo tan evidente en la política española como lo ha hecho el actual presidente, Emmanuel Macron, en el que aprecio otras virtudes, pero cuya actuación en los últimos meses y semanas, demonizando a dos partidos políticos españoles, Cs y Vox -con distintas argumentaciones y calificaciones-, me animan con todo respeto a preguntarle:

¿Sabía el presidente de la República Francesa cuando se reunió el pasado 27 de mayo con el presidente del Gobierno español que su interlocutor accedió al cargo gracias a los votos de dos grupos separatistas, ERC y JxC, cuyos dirigentes habían sido los impulsores de un golpe de Estado contra la integridad del territorio español y contra la Constitución española?…  Seguir leyendo »

Ha pasado ya suficiente tiempo para poder establecer una sustancial diferencia entre el juicio del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 y el del golpe de Estado del 1 de octubre de 2017. Los militares acusados trataban de implicar en su defensa la supuesta complacencia de Su Majestad el Rey por mor de la acreditada presencia en la preparación del golpe del general Armada, antaño preceptor real. Los actuales «golpistas» argumentan su defensa en la inexistencia del derecho a decidir del pueblo catalán y en que la soberanía del Parlament de Cataluña está por encima de las leyes, y que no deben acatar los autos del Tribunal Constitucional que impidan promover la desconexión de la legalidad y la proclamación de independencia del resto del territorio español.…  Seguir leyendo »