Carlos Belmonte

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Los humanos hemos recurrido durante milenios al pensamiento mágico para explicar fenómenos naturales que el cerebro es incapaz de encajar en su concepción intuitiva y limitada del mundo; ésta se construye con la información proporcionada por los sentidos, que solo detectan una mínima fracción de los cambios energéticos que determinan tales fenómenos. De ahí que nuestros antepasados acabaran creyendo que dioses de toda índole arrojaban sobre sus cabezas rayos tonantes, plagas devastadoras o lluvias benéficas con la intención de ahormar su conducta a unos supuestos deseos divinos que los exégetas de turno se encargaban de descifrar. La ciencia nació a partir del momento en que unos pocos seres humanos se pararon a observar críticamente el mundo físico y a experimentar con instrumentos que ampliaban sus limitadas capacidades sensoriales, obteniendo gradualmente una información más realista del entorno natural y de las leyes fundamentales que lo rigen.…  Seguir leyendo »

La polvareda mediática levantada por James Watson con sus comentarios sobre posibles diferencias en inteligencia entre los miembros de las distintas razas humanas, ejemplifica la alarma que genera la extrapolación al cerebro de una posible variabilidad entre individuos, admitida sin problemas para otras características consideradas culturalmente como mas biológicas y también el creciente interés que la ciencia despierta en los ciudadanos de las sociedades modernas. El gran público se ha ido percatando de la importancia que la investigación y la tecnología tienen en la economía y el desarrollo colectivo y cómo sus efectos se extienden, cada vez más, hacia su vida personal.…  Seguir leyendo »