Carlos Martín Urriza

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El Gobierno no es responsable del alza de los precios de la energía y otras materias primas. Esta inflación nos viene impuesta desde fuera y nace de nuestra dependencia en energías fósiles. Pero esto no significa que no puedan adoptarse medidas para reducirla fomentando el ahorro energético a corto plazo. Abaratar el abono transporte para incentivar el transporte colectivo apunta en esa dirección, pero pueden hacerse muchas más cosas en la movilidad como apuntó la Agencia Internacional de la Energía: aumentar su frecuencia, reducir la velocidad en las autovías, mejorar la ocupación del transporte privado, fomentar el teletrabajo, domingos sin coches, desincentivar el aparcamiento gratuito de empresas, construir carriles bus y para bicis o suprimir trayectos cortos en avión para los que existe alternativa de transporte público.…  Seguir leyendo »

En este momento en el que se escriben muchos artículos sobre la crisis financiera internacional conviene señalar que quizás tengamos el sistema financiero más sólido del mundo, pero también las familias más endeudadas. En Estados Unidos quiebran los bancos con importante estruendo mediático; aquí lo hacen las familias -pero esto no es noticia, al menos de primera página-. Las quiebras estadounidenses se explican en el fondo porque se concedieron hipotecas valorando las viviendas a precios inflados que no iban a poder pagarse a no ser que el precio creciera indefinidamente y los tipos de interés se mantuvieran siempre muy bajos. Pero si en España se ha actuado igual, ¿por qué aquí no quiebran los bancos?…  Seguir leyendo »

Tema: La irregularidad ha marcado el fenómeno inmigratorio en España y ha alimentado un modelo de crecimiento poco productivo e intensivo en mano de obra que ha debilitado la cohesión social.

Resumen: El modelo de crecimiento basado en la construcción y los servicios de bajo valor añadido que se desarrolló en España a partir del año 2000, ha generado muchos puestos de trabajo precarios y con poco futuro que, en gran parte, ha rechazado la población española. Muchos de estos empleos son atendidos por trabajadores extranjeros que se encuentran, en muchos casos, en situación irregular, una irregularidad que no es producto de la economía sumergida –como habitualmente se piensa–, sino de la ausencia de mecanismos par asegurar el cumplimiento de las leyes.…  Seguir leyendo »