Carlos Sánchez de Pazos

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Los regímenes políticos complejos en general -y las democracias, en particular- han sido conscientes, desde antiguo, de sus evidentes carencias en los momentos históricos excepcionales en que la anormalidad sustituye a la normalidad. No en vano ya la República romana preveía la figura del dictator, como mando único necesario para aquellos momentos, como la invasión de Aníbal, en que el ordinario funcionamiento de las instituciones republicanas se mostraba insuficiente para superar la crisis.

Nuestra prudente Constitución no es excepción en la materia, reservándose distintos mecanismos para afrontar las situaciones de crisis. Uno de ellos es ese "estado de alarma" decretado el pasado sábado y que, merced a la crisis sanitaria provocada por el virus covid-19, nos mantiene a los españoles en un confinamiento domiciliario sin precedentes.…  Seguir leyendo »

¿Alguna vez han entrado en un restaurante chino? Los que lo hacemos de cuando en cuando estamos familiarizados con una sensación sin nombre; aquella abrumadora y descorazonadora noción de lo inabordable a la se expone cualquier persona que ve frente a sí no menos de un centenar de platos distintos entre los que elegir. ¿Por dónde empezar? Es la antítesis del minimalismo de aquellos restaurantes en los que se nos ofrecen dos únicas alternativas que no terminan de convencernos.

Bien pudiéramos rescatar a Aristóteles a este respecto para afirmar que la virtud se encuentra en el término medio entre ambos extremos, como bien han asimilado todos los restaurantes con un razonable grado de éxito.…  Seguir leyendo »

“El eficiente secreto de la constitución inglesa descansa en la cercana relación, la casi completa fusión, entre los poderes ejecutivo y legislativo”. (Walter Bagehot).

Más de cien días sin gobierno invitan a la reflexión. Si van acompañados de la certeza de que, tan pronto como el lunes, los citados cien días se duplicarán para abocarnos a un nuevo proceso electoral, la reflexión se convierte en obligatoria. Si marchamos hacia las citadas elecciones envueltos en la certidumbre de que, más que probablemente, no arrojarán un resultado sustancialmente distinto, tenemos un problema.

No es la primera vez que ocurre algo parecido en una democracia europea.…  Seguir leyendo »