Carol Pires

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Marzo de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Un líder comunitario entrega donativos a residentes de Rocinha, en Río de Janeiro, en abril. Credit Ricardo Moraes/Reuters

El 30 de marzo, la noticia sobre la muerte de una mujer de 70 años con síntomas de la COVID-19 en una unidad de salud pública de emergencia en Rocinha, la mayor favela de Brasil en Río de Janeiro, hizo escalar el temor de que la enfermedad pudiera devastar a la comunidad a tal grado que el número descomunal de visitas al sitio Fala Roça, que publicó la noticia, hizo colapsar su sistema. Fala Roça es un portal de noticias hecho por comunicadores de la favela con un promedio de 400 visitas diarias. Pero ese día, antes de congelarse, había llegado a 5618.…  Seguir leyendo »

A la izquierda, Jair Bolsonaro; a la derecha, Sérgio Moro, en octubre de 2019Credit...Adriano Machado/Reuters

En medio a la pandemia del coronavirus y con Brasil señalado como la próxima zona caliente de infecciones, el presidente Jair Bolsonaro ha decidido hundir al país en una crisis política.

Cuando su ministro de Salud era evaluado positivamente por la opinión pública, Bolsonaro lo despidió y hace una semana forzó también la renuncia de su ministro más popular, el exjuez Sérgio Moro, conocido por su actuación frente a la histórica operación anticorrupción Lava Jato, responsable por la condena de, al menos, seis expresidentes latinoamericanos.

Su renuncia —que vino acompañada de un sorprendente mensaje televisado— disputó la atención con la noticia de que las víctimas por el coronavirus seguían aumentando de manera vertiginosa en Brasil.…  Seguir leyendo »

Una residente de la favela Alemão en Río de Janeiro el 22 de marzo de 2020. Credit Ricardo Moraes/Reuters

Distanciamiento social, lavarse las manos continuamente, capacidad de hacer pruebas masivas de diagnóstico y aislamiento de los infectados: las recomendaciones para detener el avance del coronavirus son relativamente simples. Pero no para las 13 millones de personas que viven en favelas de Brasil: con una alta densidad demográfica, con servicios básicos —como agua y luz— deficientes y, muchas veces, sin ningún sistema de alcantarillado.

“Aquí en la favela llega agua dos veces por semana. Economizamos agua no solo por conciencia, sino también por supervivencia. Lavarse las manos todo el tiempo no es una posibilidad”, escribió el activista Raull Santiago, quien vive en el complejo Alemão en Río de Janeiro.…  Seguir leyendo »

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva fue liberado de prisión el 8 de noviembre de 2019.Credit...Henry Milleo/Agence France-Presse — Getty Images

Después de estar preso 580 días, el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva fue puesto en libertad el viernes 8 de noviembre.

Aunque la decisión del Supremo Tribunal Federal no impide que Lula regrese a prisión por otra condena (aún está vinculado a otros procesos), la liberación del político más amado y odiado del país tendrá repercusiones significativas, especialmente ahora, en el momento de mayor impopularidad del presidente, Jair Bolsonaro.

La libertad de Lula le permitirá al Partido de los Trabajadores (PT), la fuerza opositora más importante del país, pasar página de la intensa campaña para sacar a Lula de prisión y centrarse en algo más importante: ser el contrapeso de Bolsonaro, el exdiputado de extrema derecha que llegó al poder el año pasado.…  Seguir leyendo »

Un policía durante una operación en la Maré, una favela de Río de Janeiro, en julio de 2019CreditCreditLeo Correa/Associated Press

Los habitantes de las favelas de Río de Janeiro, en Brasil, conocen bien el sonido de los vehículos militares blindados de la policía militar. Los tanques son conocidos como caveirão (gran calavera) porque llevan el símbolo del Batallón de Operaciones Policiales Especiales: un cráneo atravesado por una daga, adornada con dos armas cruzadas. La llegada de los caveirões al arsenal policial, en 2002, significó un nuevo nivel de presión policial en las áreas más pobres de la ciudad.

Este año, sin embargo, hemos dado un paso más rumbo a la deshumanización como política de Estado. Ahora, la muerte llega también de los cielos.…  Seguir leyendo »

Sérgio Moro, ministro de Justicia y Seguridad Pública de Brasil, el 11 de junio de 2019 Credit Adriano Machado/Reuters

Sérgio Moro se había convertido en el símbolo definitivo de la justicia brasileña. Fue el juez que dirigió la operación Lava Jato, la investigación judicial que reveló una red de corrupción sistémica entre empresarios y políticos. La investigación ha condenado a 159 personas y tuvo repercusiones en casi toda la región: seis expresidentes latinoamericanos han sido condenados por casos de corrupción, entre ellos el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

La operación Lava Jato rompió un pacto de silencio entre políticos corruptos y corruptores y aceleró un proceso de renovación política en Brasil. La velocidad y destreza de la investigación —además de los 3000 millones de dólares recuperados— convenció a buena parte de los brasileños de que iniciaba una nueva era de rendición de cuentas y que los tiempos de impunidad habían terminado.…  Seguir leyendo »

Seguidores de Jair Bolsonaro, candidato a la presidencia de Brasil, en Río de Janeiro el 9 de septiembre de 2018 CreditAntonio Lacerda/EPA, vía Shutterstock

Si en Brasil tuviéramos una democracia funcional y estable, el Partido de los Trabajadores (PT) no merecería regresar al poder tan pronto. Su figura principal, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien gestionó el mayor crecimiento económico y social del país, se encuentra en la cárcel cumpliendo una pena de doce años por corrupción y Dilma Rousseff, su sucesora, fue destituida por recurrir a maniobras contables para ocultar déficits en el presupuesto nacional, una práctica que ha sido utilizada también por otros presidentes. Que estos castigos sean controversiales porque se dieron en medio de una guerra jurídica y política en su contra, no exime al PT de su participación en la corrupción institucionalizada y en el estancamiento de la economía en el gobierno de Rousseff.…  Seguir leyendo »

Jair Bolsonaro, the presidential candidate of the Brazilian Social Liberal Party, in Sao Paulo this month.CreditCreditNelson Almeida/Agence France-Presse — Getty Images

The political firestorm ignited by a huge anticorruption investigation and the impeachment of former President Dilma Rousseff should have generated a new wave of Brazilian political leaders. But instead the two main contenders in this year’s presidential election — Brazil’s former president, Luiz Inácio Lula da Silva, and the retired military officer Jair Bolsonaro, a veteran congressman in Brazil’s Chamber of Deputies — represent the past.

Mr. da Silva, who is running his campaign from his jail cell following a conviction on corruption charges, appeals to voters’ nostalgia for the bygone days of political civility and economic boom that are unlikely to return soon.…  Seguir leyendo »

Jair Bolsonaro, ha sido apodado como "el mito" por su irreverencia, es muy popular entre el electorado menor de 34 años. Seguidores del candidato diseñaron algunas camisetas que lo retratan. Credit Nacho Doce/Reuters

Las elecciones suelen ser un ejercicio de futurología: los candidatos proponen futuros posibles para el país. Pero la campaña electoral en Brasil está mirando al pasado. La crisis política y la convulsión social que generó la investigación Lava Jato contra la corrupción y la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff podrían haber originado una nueva ola de líderes brasileños en la disputa por la presidencia de este año. Sin embargo, los dos aspirantes punteros son dos viejos conocidos: el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva y el militar retirado y actual diputado Jair Bolsonaro. Ambos proponen un futuro muy parecido al pasado.…  Seguir leyendo »

Testing Brazil’s Democracy

On Saturday, the former president of Brazil, Luiz Inácio Lula da Silva, surrendered to the federal police to start a 12-year one-month prison sentence for corruption. Judge Sergio Moro had ordered Mr. da Silva to turn himself in to the police by 5 p.m. on Friday. But before doing so, Mr. da Silva had laid down a few rules of his own.

He would surrender only after attending an ecumenical service in honor of the birthday of his deceased wife, Marisa Letícia. Flanked by his political allies, among them two other presidential candidates, Mr. da Silva celebrated his wife at the same union headquarters where he first met her in 1973 and where he mourned her death last year.…  Seguir leyendo »

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, al centro, llega a los cuarteles de la policía federal donde cumplirá su sentencia de doce años de cárcel, en Curitiba, Brasil, el 7 de abril. Credit Heuler Andrey/Agence France-Presse — Getty Images

Nadie en Brasil domina los símbolos de la política mejor que Luiz Inácio Lula da Silva. El expresidente se entregó el sábado a la Policía Federal para empezar a cumplir su condena de 12 años por corrupción, pero no sin antes pasar dos días rodeado de seguidores que lo acompañaron toda la noche en la sede del sindicato metalúrgico de São Bernardo do Campo, donde él empezó su carrera política como líder sindical. En 1980, también en un mes de abril, la dictadura militar lo encarceló por primera vez.

El juez Sergio Moro le ordenó presentarse a la policía antes de las cinco de la tarde del viernes 6 de abril.…  Seguir leyendo »

El 18 de marzo de 2018, hubo una manifestación en París, Francia. Algunas personas se reunieron con carteles de la concejala brasileña Marielle Franco asesinada cuatro días antes junto con su chofer. Credit Etienne Laurent/Epa-Efe/Rex/Shutterstock

El 16 de febrero, el presidente Michel Temer anunció una intervención federal, de carácter militar, en el estado de Río de Janeiro para “mejorar la sensación de seguridad”. Casi un mes después de la llegada de los militares a Río, el 14 de marzo, Marielle Franco, la quinta concejala más votada de la cámara municipal de Río, fue ejecutada con cuatro balazos en la cabeza en el centro de la ciudad mientras viajaba en un coche con chofer, quien también fue asesinado. Un día antes de su muerte, Franco publicó en sus redes sociales: “¿Cuántos más tendrán que morir para que esa guerra se acabe?”.…  Seguir leyendo »

El regreso de América Latina a 1989

Cuando en marzo Sebastián Piñera asuma la presidencia de Chile, América Latina reforzará su giro político a la derecha tras casi dos décadas de gobiernos de izquierda, que comenzaron con la elección de Hugo Chávez, en 1998, y siguieron con Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Chile, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, El Salvador y Perú. Hoy, cinco de ellos ya cambiaron de orientación política. El zigzag ideológico no es un retroceso en sí, pero el horizonte político en la región parece un déjà vu: hasta aquí, 2018 se parece mucho a 1989.

En la memoria, 1989 parece un tiempo distante. Venezuela era sacudida por la revuelta popular del Caracazo, Carlos Menem gobernaba Argentina y Fernando Collor de Mello ganaba las elecciones en Brasil.…  Seguir leyendo »

Cuando en 1970 se inauguraron los “Op-Ed” (abreviatura de Opposite Editorial) en The New York Times, la idea era agregar una página que ofreciera un contrapunto a los comentarios del comité editorial del periódico, incorporar voces nuevas y diversas. Desde entonces, la consigna fue invitar a escritores, pensadores, analistas, artistas y activistas con perspectivas variadas y a menudo contrastantes que contribuyeran a la creación de un punto de reunión, un espacio para la conversación plural, abierta, clara e inteligente.

Es eso lo que hacemos en The New York Times en Español: promover en nuestro idioma una conversación de interés público que sea provocadora, muchas veces controvertida y siempre fundamentada en hechos.…  Seguir leyendo »

Parece una ironía cabalística que 2017 —año del avance conservador en Brasil y en el mundo— coincida con el 50.º aniversario del Tropicalismo, un soplo de irreverencia y liberación en la cultura brasileña de fines de los años sesenta y que fue encabezado por artistas que aún hoy se mantienen en la vanguardia musical como Caetano Veloso y Gilberto Gil. Según el antropólogo Luis Eduardo Soares, esa corriente de contracultura ayudó a que Brasil se volviera “menos provinciano y racista que hace medio siglo”. ¿Pero podemos en verdad estar seguros de que Brasil ya no es un país atrasado?

Cuando Veloso cuenta en su libro Verdad tropical sobre sus meses preso en los sótanos de la dictadura, describe Brasilia, la capital, como “casi desde siempre el centro del poder abominable de los dictadores militares”.…  Seguir leyendo »

Un viernes reciente, tres amigas y yo nos montamos en un taxi para ir por primera vez a un baile funk en el legendario club Emoções, en Rocinha, la mayor favela de Brasil. Rocinha está enclavada en la zona sur de Río de Janeiro entre los barrios ricos de Gávea y São Conrado. Después de años con una tendencia a la baja, el número de muertes violentas en Río se ha disparado a índices similares a los de 2009, antes de la bonanza de los años del Mundial y los Juegos Olímpicos: siete personas son asesinadas por día. Hace poco, un bebé fue alcanzado por una bala dentro en el vientre de su madre.…  Seguir leyendo »

La cruzada de la Operación Lava Jato contra la corrupción dejó a la política brasileña acéfala. En los últimos tres años hemos asistido a la caída, uno a uno, de los principales liderazgos políticos. La presidenta electa Dilma Rousseff fue destituida y ha sido decretada una solicitud de encarcelamiento contra su rival electoral de 2014, Aécio Neves, por quien había votado la otra mitad del país. El presidente que la sustituyó, Michel Temer, se ha convertido en el primer presidente en ejercicio denunciado, y el político más favorecido en las encuestas para la elección de 2018 es Luiz Inácio Lula da Silva, quien de expresidente más popular de Brasil pasó a ser su primer expresidente condenado por corrupción.…  Seguir leyendo »

Los grupos de presión ruralista de Brasil ya no necesitan presionar tanto al gobierno. En buena medida, han conseguido lo que tanto han buscado: ocupar importantes cargos de poder en Brasilia. En 2014, los brasileños eligieron no solo el congreso más conservador del país desde el fin de la dictadura, sino también el más dominado por el frente parlamentario agropecuario –suma 230 de los 513 diputados–, la más eficiente de las agremiaciones legislativas.

Tras apoyar el proceso de destitución de Dilma Rousseff y con Michel Temer como presidente, ese sector conservador dominó por completo el gobierno. Desde entonces, hemos asistido a una ofensiva contra las conquistas sociales –y ahora ambientales– de la última década.  …  Seguir leyendo »

Miles de manifestantes tomaron la avenida Paulista de Sao Paulo, el 21 de mayo, exigiendo la renuncia del presidente Michel Temer. Credit Fernando Bizerra Jr/European Pressphoto Agency

La agonía que asfixia a Brasil desde el controvertido proceso que culminó con la salida de la presidenta Dilma Rousseff, en agosto de 2016, ha llegado a su punto más alto. El miércoles 17 de mayo, el diario O Globo reveló una grabación en la que Joesley Batista —dueño del mayor frigorífico del mundo, JBS—, le contó al presidente Michel Temer en un encuentro personal que pagaba una mensualidad al exdiputado Eduardo Cunha en la cárcel. Cunha, aliado de Temer, es el extodopoderoso presidente la Cámara de Diputados que lideró el proceso de destitución de Rousseff y terminó preso por corrupción.…  Seguir leyendo »

Cientos de personas conmemoran el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, en la avenida Paulista de Sao Paulo. Credit Nelson Almeida/Agence France-Presse -- Getty Images

Eran fines de 2015 y el juicio político a la presidente Dilma Rousseff ya era una amenaza, aunque el proceso no había sido sancionado. Yo estaba en la cafetería de la Cámara de Diputados para una entrevista con un diputado, cuando otro parlamentario me llamó desde el lado opuesto del salón. Pensé que podía querer pasarme una información, pero solo quería contar lo que para él era un chiste: “¿Sabes que ahora Dilma es la mujer más deseada del país?”, me dijo. “¿Sí? ¿Por qué?”, pregunté con prisa. “Porque todos la quieren joder”, concluyó, y estalló en carcajadas.

Ya en casa, llamé a una amiga para quejarme: “¿Cómo se le ocurre pensar que yo, una mujer, encontraría gracioso ese comentario?”…  Seguir leyendo »