César Gaviria

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Se estima que el mercado delictivo de las drogas asciende a entre 425.000 y 650.000 millones de dólares. Cada vez más recursos ―más de 100.000 millones de dólares al año― se destinan a la aplicación de la ley en un intento de erradicar este mercado, pero su expansión tenaz no desfallece. En el mejor de los casos, se ha logrado interrumpir de forma localizada, marginal y temporal la producción y el suministro de drogas. Los costos humanos han sido incalculables y se han constatado en una letanía de corrupción, violaciones de los derechos humanos, encarcelamiento en masa y derramamiento de sangre y muertes en la guerra contra las drogas.…  Seguir leyendo »

Las drogas ilegales son un asunto de seguridad nacional, pero la guerra en su contra no se puede ganar nada más con las fuerzas armadas ni los organismos de justicia. Enviar más soldados y policías contra los consumidores de drogas no solo es una pérdida de dinero, sino que además puede empeorar el problema. Encerrar a los delincuentes no violentos y a los adictos casi siempre resulta contraproducente, ya que se acaba por fortalecer a la delincuencia organizada.

Tal es el mensaje que me gustaría enviar al mundo y, en especial, al presidente Rodrigo Duterte de Filipinas. Créame, aprendí a la mala.…  Seguir leyendo »

Illegal drugs are a matter of national security, but the war against them cannot be won by armed forces and law enforcement agencies alone. Throwing more soldiers and police at the drug users is not just a waste of money but also can actually make the problem worse. Locking up nonviolent offenders and drug users almost always backfires, instead strengthening organized crime.

That is the message I would like to send to the world and, especially, to President Rodrigo Duterte of the Philippines. Trust me, I learned the hard way.

We Colombians know a thing or two about fighting drugs. Our country has long been one of the world’s primary suppliers of cocaine.…  Seguir leyendo »

Mexican soldiers stand guard outside Chilapa in the state of Guerrero, a combat zone for drug gangs, in May 2015. (Pedro Pardo / AFP/Getty Images)

Outdated drug policies around the world have resulted in soaring drug-related violence, overstretched criminal justice systems, runaway corruption and mangled democratic institutions. After reviewing the evidence, consulting drug policy experts and examining our own failures on this front while in office, we came to an unavoidable conclusion: The “war on drugs” is an unmitigated disaster.

For nearly a decade, we have urged governments and international bodies to promote a more humane, informed and effective approach to dealing with “illegal” drugs. We saw a major breakthrough a few years ago, when the United Nations agreed to convene a special session of the General Assembly to review global drug policy.…  Seguir leyendo »

Colombia tiene una larga historia de características diferentes a la de otros países de América Latina. Ha sido un país libertario, con un Estado débil, donde ha sido difícil aclimatar la autoridad y el monopolio del uso de la fuerza por parte del Estado.

A lo largo de la segunda mitad del siglo XX el Estado se fue fortaleciendo pero la Guerra Fría se interpuso para justificar la presencia de guerrillas de orientación marxista. Luego, la actividad del narcotráfico le ha dificultado a la fuerza publica ejercer su total predominio en la defensa de nuestras instituciones democráticas. Esto nos ha llevado a frecuentes indultos y amnistías para desactivar el alzamiento armado.…  Seguir leyendo »