Christine Chemnitz

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Abril de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Carne es caos

El sistema de producción industrial de carne está fuera de control. Además de su aporte a la destrucción del clima, la biodiversidad, el suelo y los bosques, también es una amenaza directa a la salud de las personas. Antes de la pandemia de COVID‑19, casi nadie prestaba atención a las advertencias de la Organización Mundial de la Salud sobre las enfermedades zoonóticas (causadas por patógenos que se transmiten de animales a humanos). Lo mismo ocurre con la resistencia a antibióticos, otra amenaza sanitaria global muy vinculada con la producción de carne.

La Organización Mundial de Sanidad Animal calcula que el 60% de las enfermedades infecciosas en seres humanos son zoonóticas.…  Seguir leyendo »

Hace tiempo que el sector agroindustrial es blanco de críticas por sus prácticas que contribuyen al cambio climático, la destrucción del medioambiente y la pobreza rural. Y sin embargo, no ha hecho casi nada para mejorar la calidad y la sostenibilidad o promover la justicia social.

No es sorprendente. En todo el mundo hay más de 570 millones de agricultores y siete mil millones de consumidores, pero la cadena de valor mundial de la agroindustria, desde el campo hasta el mostrador de la tienda, está bajo control de un puñado de empresas, que con sus grandes ganancias e inmenso poder político, no tienen interés en que cambie el statu quo.…  Seguir leyendo »

La producción ganadera al estilo fabril es un elemento crucial de la industrialización agrícola. Su incontenible expansión produce cambio climático, deforestación, pérdida de biodiversidad y violaciones de los derechos humanos. Todo para satisfacer el insalubre apetito de carne barata de las sociedades occidentales.

Europa y Estados Unidos fueron los mayores consumidores de carne del siglo XX, con un consumo anual promedio de entre 60 y 90 kilogramos (132 a 198 libras) por persona: mucho más de lo necesario para satisfacer las necesidades nutricionales de los seres humanos. Si bien las tasas de consumo en Occidente han dejado de crecer, e incluso están disminuyendo en algunas regiones, todavía son mucho más altas que en la mayor parte del resto del planeta.…  Seguir leyendo »